El Gobierno presiona a las clases medias porque no pueden evitar eludir impuestos, los ricos sí

Fuente: Porantonomasia.

La capacidad de las rentas medias para eludir impuestos es muy limitada, ya sea por desconocimiento de los métodos fiscales o porque no disponen de la capacidad de sacar sus ahorros del país. Por contra, las grandes fortunas sí disponen de medios para eludir (forma legal de no pagar impuestos pero sin dejar de realizar el hecho imponible del gravamen) el pago de sus tributos para con el Estado o las diversas Administraciones Públicas. Un aumento de impuestos sobre las clases medias se repercutirá casi por completo a ellas sin embargo uno sobre aquellos individuos de rentas altas no tiene por qué ser efectivo simplemente por el hecho de la posibilidad legal de no pagarlo, sea por el método que sea.
Establecer aumentos de impuestos que graven las rentas o el consumo de las rentas medias es más o menos fácil. Así funcionan en su mayoría impuestos como el IVA (un 16% no es igual de elevado para todo los ciudadanos) o el IRPF (con sus tramos máximos). Sin embargo recaudar a costa de quienes más tienen no es tan fácil. Por ejemplo, establecer un impuesto sobre el ahorro o la inversión puede provocar una fuga de capitales como está sucediendo en el País Vasco (aumento del gravamen del 1% al 28%), gravar con un tipo más altolos bienes de lujo no conlleva, per se, a un aumento de la recaudación pero sí puede conllevar a una reducción del empleo, etc. en ese segmento del mercado (afectando de nuevo negativamente a las clases medias), un nuevo impuesto sobre las propiedades, por ejemplo, sería gravar dos veces lo mismo (una propiedad inmobiliaria ya pagó sus impuestos pertinentes en su día y sería volver a gravarla de nuevo) y además no todas las propiedades de las grandes fortunas se encuentran en el país de aplicación del impuesto, y por último aumentar el Impuesto de Sociedades provocaría una pérdida de competitividad y acabaría trasladándose el sobre coste del impuesto mayoritariamente al consumir final por lo que de nuevo acabarían pagando los de siempre.

Por tanto la decisión de eludir dependerá de los tipos marginales del impuesto o del coste marginal de la elusión (Alm). Es decir, de lo elevado del impuesto y de lo que cueste evitar su pago (si el ahorro es grande, pagar por evitarlo no es problema, pero si el ahorro es pequeño “no sale a cuenta”). Aplicar un impuesto (aumentar o inventar una nueva figura fiscal) no es fácil en función de a quien vaya dirigido.
*En este artículo no se habla de lo que es lícito o ilícito sino de elusión de impuestos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: