6×17/18: The End (La review de Aelin)

“6×17 y 6×18: The End”  (Versión en Word aquí)

Bueno, ya estamos aquí, como diría Frodo, al final de todas las cosas. Un aviso: se me ha ido un poco la mano (bastante) y esto es más largo que los Presupuestos Generales del Estado… de cualquier estado. Así que no intentéis leerlo en un día ni directamente de la pantalla. Acabaréis viendo códigos de barras para toda vuestra vida, en serio. Que os aproveche.

Y antes de empezar, voy a responder a las tres dudas que vi más repetidas la semana siguiente a la emisión de este capítulo:

1.         No, no están todos muertos desde el principio. Según Papá Shephard, todo ha sido real y todos han sido reales. Únicamente los flashalternativos son… invención.

2.         No, no es todo un sueño de Jack. Supongo que la gente que dice esto se referirá a que los flashalternativos han sido un sueño de Jack, ahí tirado en el bosque de bambú. No pueden serlo, porque hemos visto muchos flashes en los que Jack no ha aparecido y con detalles que Jack no conoce… así que no los ha podido soñar. Además, estos flashes se relacionan demasiado bien con muchos detalles de la vida de los personajes que los protagonizan, y Jack no conoce todos esos detalles. Por poner el ejemplo más claro, Jack nunca llegó a saber que Locke iba en silla de ruedas antes del accidente, por tanto no puede soñar con un Locke en silla de ruedas semejante al preaccidentado.

3.         Y la más repetida. Os juro que acabé hasta las narices de oír a la gente “¡no han respondido nada!” y a continuación preguntar por el oso polar… justo lo que sí tiene respuesta. El oso polar llegó a la isla traído por la Iniciativa Dharma para sus experimentos en la estación Zoológica Hidra. Probablemente buscaban, entre otras cosas, aclimatar un animal a un territorio hostil para él. Además, las jaulas de la estación Hidra sugieren que hacían experimentos de inteligencia con ellos, resolver mecanismos y esas cosas. Cuando Dharma despareció, los osos quedaron libres en la isla. A parte de que esto se responde bien en la tercera temporada, ¿realmente alguien se ha visto una serie de más de ciento veinte capítulos para encontrar respuesta a un detalle insignificante que aparece en tres? ¿Acaso la procedencia del oso polar nos iba a dar la respuesta a todo? Fue un detalle para añadir misterio, coñe.

En fin, comencemos. En la crítica del último capítulo, con las prisas por acabar el comentario a tiempo, me olvidé de comentar mis expectativas de cara al final. Os las resumo ahora: no esperaba mucho. Desde luego que no esperaba que me respondieran todas las dudas y preguntas sin responder que pueden quedar en la serie, porque entonces las dos horas de capítulo se convertirían en una especie de “Quieres ser millonario” en versión tropical. Me hubiera parecido mal que dedicaran las dos últimas horas de serie a responder preguntas a mansalva, para eso tendrían que haber usado el resto de la temporada y las temporadas anteriores. Tampoco esperaba que fuera un capítulo excepcionalmente bueno que se saliera del ritmo que ya llevaba la temporada. Los finales de temporada anteriores no suelen hacer eso, y este capítulo, por muy final de serie que sea, también es un final de temporada. Yo podría empeñarme en que este iba a ser el capítulo decisivo y genial que daría sentido a todo, pero la experiencia de los años anteriores hacía que eso fuera muy poco probable. Y no me gusta empeñarme en cosas que son muy poco probables. Lo único probable en estos casos es que me decepcione.

Así se explica porqué no esperaba mucho: porque este capítulo también es un final de temporada y los finales de temporada no me gustan mucho. Se inclinan por soluciones más tópicas, por arreglar todo a guantazos, por desprender más testosterona de la necesaria, por ser más fantasiosos y más obvios de lo común en los capítulos de la temporada y por ir demasiado rápido como para dejar un buen hueco a los personajes y a sus reacciones. También tienen sus cosas buenas, pero los finales de las temporadas dos, cuatro y cinco se han visto lastrados en mayor o menor medida por una mezcla de todo lo que contaba anteriormente que hace que me parezcan un Lost exagerado. A mí me gusta el Lost normal, el de los buenos capítulos de mediados de temporada. No el que acaba con el personaje A liándose a ostias con el personaje B en una batalla épica que se puede ver en muchas otras series y películas. Sé que es una opinión poco popular, y sé que finales como el de la quinta temporada entusiasmaron a la mayoría de los seguidores de la serie. Para mí el final de la quinta temporada es un claro exponente de lo que no me gusta de los finales de temporada lostianos.

Al igual que me preguntaba el año pasado por estas fechas: ¿quiere esto decir que “The end” no me ha gustado? Como entonces, quiere decir que me ha parecido irregular, que ha habido partes que me han gustado mucho, partes que simplemente me han gustado, y partes que me han gustado más bien poco. Si queréis saber cuales, poneos cómodos. Este es el capítulo más largo de toda la serie, es el último y además las últimas críticas de un solo capítulo alcanzaban las dieciséis páginas. No respondo de lo largo que pueda ser esto.

Como en los últimos capítulos, tenemos realidad clásica y alternativa entremezcladas.Y al fin descubrimos qué es esa realidad alternativa, algo que ha generado ríos de tinta, marejadas de bits y muchas confusiones. Para no liar más las cosas, voy a comentar el capítulo siguiendo el orden sin dividir realidades, y al final explicaciones y teorías. Empecemos.

Y empezamos con un montaje musical en el que se entremezclan la realidad clásica y la alternativa al ritmo del tema con el que aterrizaba el vuelo 815 en la realidad alternativa del capítulo 6×01. La primera vez que lo vi pensé que muy bien, muy bonito, pero que estos montajes son más propios del final del capítulo… además, sí me lo ponían al final del capítulo a lo mejor me asomaba una lagrimilla, al principio aún estoy muy fresca. En visionados sucesivos, me ha parecido una buena apertura de capítulo, enfrentando a algunos personajes en sus realidades clásica y alternativa y metiendo en escena el ataúd de Papá Shephard que al fin, después de seis años de serie, parece que puede llegar a su entierro.

Momentos destacables: el primer plano, con símbolos de Oceanic por todas partes,  recordándonos que todo empezó con esta compañía ficticia y todo acabará con ella. El plano de Jack al borde del río, lavándose la cara y mirando sus manos como si buscara encontrar algo cambiado después de su conversión a Nuevo Jacob. El plano de Ben colocando las balas en la pistola con esa expresión de no estar muy seguro de lo que hace, Locke dejando su silla de ruedas atrás y dirigiéndose hacia el quirófano y hacia esa operación que puede devolverle la movilidad de las piernas, o ese plano de Sawyer en la realidad alternativa, reflejándose en el mismo espejo que rompió en el capítulo 6×08, todos entremezclados con el trayecto que sigue el ataúd de Papá Shephard, como si todo ello estuviera relacionado.

Una curiosidad: en el embalaje del ataúd se ven varias etiquetas que supongo que pertenecen a los aeropuertos por los que ha pasado el cargamento. Está Los Ángeles, pero también están como mínimo, Hong Kong y Guam. Si esta realidad fuera real, menudo paseillo que se habría dado.

Empezamos con el capítulo y lo hacemos en la realidad alternativa y en la misma iglesia bajo la que se encuentra la estación Farola, aquella que calculaba la localización más probable de la Isla en un momento determinado. Desmond es el encargado de recoger el ataúd de Papá Shephard. En el capítulo pasado, Desmond llamaba a Jack fingiendo ser alguien de Oceanic y le decía que habían encontrado a su padre. Entonces pensé que mentía para reunirse con Jack, pero no. Es cierto, su padre ha aparecido y Desmond lo sabe. ¿Cómo? Partiendo del hecho de que Desmond parece saberlo todo…

Desmond está en la iglesia con Kate, que no entiende nada de lo que está pasando.Frases importantes: Desmond le dice a Kate que nadie puede decirle porqué está “ahí”. Y por ahí no se refiere a la iglesia, sino a “ahí”, a esa realidad. ¿Qué quiere Desmond? Marcharse. ¿Dónde? No lo dice, pero yo pensé que quería volver a la realidad clásica, teniendo en cuenta que es la otra realidad que tenemos en juego. Y la verdad es que me preguntaba porqué. Las cosas en la realidad clásica tampoco es que pinten muy bien… es más, pintan fatal. En todo caso, buena escena y buen comienzo. Y por cierto, nunca me había dado cuenta del juego de palabras de Christian Shephard. Si escribimos shepherd (pastor) en vez de “shepard”, tenemos a un pastor cristiano monísimo. Descacharrante Kate diciendo “ha muerto un tío llamado Pastor Cristiano, ¿estás de broma?”.

Pasamos a la Isla, donde Jack está asumiendo aún eso de haberse convertido en un nuevo Jacob. Dos cosillas a destacar: la primera, esa Kate mirando desde lejos sin atreverse a acercarse, como si Jack hubiera pasado a otro nivel, hubiera dejado de ser el Jack de toda la vida, y Kate le impusiera respeto o le diera miedo. Segunda, Sawyer, que se deja de ceremonias y sí que se atreve a acercarse y a decir que todos estos líos de traspasos de poderes místicos le están preocupando un poco. Sawyer le pregunta a Jack si se siente diferente, y Jack responde que no pero, ¿eso es cierto? Porque por su cara y por su forma de mirar a su alrededor, yo diría que Jack está algo diferente, o por lo menos que ve la Isla de forma diferente.

Jack se reúne con el resto para contarles “lo que la zarza ardiendo le ha dicho” y viene una de esas escenas demasiado expositivas que no me gustan especialmente. Jack, Kate, Sawyer y Hurley empiezan a enlazar las piezas para concluir que Humo-Locke quiere Apagar la Luz de la Isla y que Desmond es importante para evitarlo, pero lo hacen de forma demasiado automática, casi como si fuera un “Previously on Lost”. Me quedo con la segunda parte de la escena, con ese “este tío es peor que Yoda” de Hurley hablando de Jacob, o con “te pediría que vinieras pero te estropearía la diversión de protestar” de Sawyer a Kate, recordando una de las manías más irritantes de la pecosa: no hacer caso a nadie. Finalmente, la escena termina con otro guiño a “La guerra de las galaxias” por parte de Hurley en ese “Tengo un mal presentimiento” que precede a los últimos títulos de crédito de Lost. Adiós a las letras giratorias.

Volvemos a la realidad alternativa, en la que Hurley lleva a Sayid al motel en el que se escondía el odioso Anthony Cooper en el flashback del capítulo 2×17. Hurley le da a Sayid una pistola de tranquilizantes y le pregunta si la situación no le resulta familiar, “tú, yo, una pistola de tranquilizantes”. ¿A qué se refiere? A aquella vez antes de volver a la isla (5×01) en la que Sayid sacó a Hurley del psiquiátrico y lo llevó a un piso franco en el que les esperaban unos tipos armados con pistolas de tranquilizantes que acabaron disparando a Sayid.

Sayid no recuerda nada y le dice a Hurley, en un tono muy gracioso, que está loco. En esa escena del primer capítulo de la quinta temporada que recordaba arriba, si a Hurley le hubieran dicho algo parecido le hubiera provocado una crisis de ansiedad. En este momento y en esta realidad, ni le importa que le llamen loco. Sayid le dice que se va a largar, y Hurley le responde que si se queda con él, será feliz. Hurley tiene el mismo plan que Desmond y el plan de Desmond es “marcharse”. Si es a la realidad clásica, ¿realmente Sayid va a ser más feliz? No es por tocar las narices, pero en la realidad clásica Sayid murió hace tres capítulos. ¿Eso es ser más feliz?

¿Para qué es la pistola de tranquilizantes? Hurley ha ido al motel a buscar a un buen amigo: Charlie, que está borracho como una cuba. Charlie no reconoce a Hurley, pero el bueno de Hugo sí. Atención a esa sonrisa, esas lágrimas contenidas y esa voz quebrada al ver a su amigo perdido hace tanto tiempo. Muy bonito, y muy bien Jorge García.

Charlie no quiere ir al concierto, igual que no quería en el 6×11 cuando el que intentaba llevárselo era Desmond. Ha estado al borde de la muerte, ha visto a su rubia y desde entonces su vida no tiene sentido. Hurley se recupera de la emoción de ver a su colega de aventuras selváticas y le dice que tiene que ir al concierto, que es lo más importante que hará nunca. Eso suena a algo que diría Eloise. Y como Charlie dice que no, Hurley recurre al plan B: dispararle con la pistola de tranquilizantes y cargarlo en el maletero del coche. Me gusta la reacción de Sayid a todo esto, mirando desconcertado a Hurley con cara de preguntarse dónde se ha metido. Que un torturador que estaba en la cárcel por matar a tres mafiosos se desconcierte de tal manera no deja de tener gracia.

Un detalle: sobre esta escena empiezan a salir los títulos de crédito de la serie.Confieso que la primera vez que vi el capítulo los estaba tapando con un brazo para no ver a los actores que iban a aparecer. Una vez visto el capítulo y vistos todos los que aparecían, destaco un detalle que me ha parecido muy bonito. Todos los actores que aparecen en este capítulo y que han sido más o menos constantes a lo largo de las temporadas aparecen como reparto principal, incluso actores como Sam Anderson (Bernard) y L.Scott Caldwell (Rose) que siempre aparecían en el apartado de estrellas invitadas. Un buen detalle por parte del equipo de la serie.

Volvemos a la Isla. Jack, Kate y Hurley se dirigen hacia el Corazón de la Isla, y Kate quiere saber porqué Jack se ha ofrecido voluntario. Y como Kate no es de las que acepten el clásico “porque estaba destinado a hacerlo”, Jack tiene que decir la verdad: porque la Isla es lo único que le queda, lo único que no ha conseguido arruinar. Todo lo demás ha acabado en desastre pero la Isla aún está ahí. Por cierto, ¿qué le dice que no puede meter la pata como Guardián? ¿Que no puede destrozar la Isla también? ¿Quizás un recién desarrollado sentido del Destino… o es que la Isla está por encima de las meteduras de pata de sus Guardianes?

En todo caso, atención a la respuesta de Kate. “No has arruinado nada. Nada es irreversible”. Dos cosas sobre esta frase. Kate debe estar refiriéndose a su etapa juntos fuera de la Isla. Algo así como “eh, lo nuestro no está arruinado, cabezón, podemos volver a empezar. Haz el favor de reconocerlo y vámonos a casita a criar a Aaron”. Algo que ya surgió en el final de la quinta temporada y que tuvo el mismo resultado, porque Jack podrá ser Hombre de Ciencia u Hombre de Fe… pero siempre será un Cabezón. Segundo detalle, la frase con la que acaba Kate: “nada es irreversible”. Es la misma frase que Jack le dice a Locke en la escena del aeropuerto en el 6×01, y que parecía tan rara en boca de Jack en ese momento. ¿Un eco de experiencias pasadas?

Hurley rompe la tensión con un “esto sería fantástico si no estuviéramos a punto de morir” muy apropiado. Me quedo con las caras de Kate, mirando a Jack preocupada como si temiera que en algún momento le surja una estupenda oportunidad de sacrificarse y Jack acepte encantado para acabar con esa ruinosa vida de la que habla, y esa medio sonrisa falsa de Jack con la que intenta fingir que esa preocupación de Kate no tiene razón de ser.

Mientras tanto, Sawyer ha llegado al pozo donde cayó Desmond y donde Humo Locke está recogiendo la cuerda… cuando Ben lo descubre. Y como Sawyer no es de los que se dejan cazar, le arrea un codazo a Ben (que sería de un final de temporada sin Ben apaleado), y se escapa sin muchas dificultades. Detalles: Humo Locke no intenta deshacerse de Sawyer. Al principio se podría pensar que no lo hace porque cree que es un candidato y las normas dicen que no lo puede matar. Sin embargo, Sawyer le deja claro al estilo Lost que ya hay un nuevo Guardián con ese “ya no somos candidatos”, que implica que uno de ellos ya ha aceptado el puesto, que la Isla tiene nuevo Guardián y que a Humo Locke solo le quedan dos salidas: o empieza una nueva partida para matar al recién nombrado Guardián y poder escapar de la Isla… o destruye la Isla, los guardianes, los candidatos y a la Madre que los Parió a Todos.

Una duda de la semana pasada: si Humo Locke destruye la Isla, ¿él también muere? Al parecer, eso no entra dentro de sus planes, y como la destrucción de la Isla no es automática, piensa coger el barco de Desmond y largarse con viento fresco mientras pueda. Ben no podrá gobernar la Isla, a menos que quiera gobernarla como el cangrejo de La Sirenita, pero Humo Locke, para compensarle, le invita a salir de la Isla con él. No sé si aceptaría esa invitación.

Según dice Ben en esta escena, lo de destruir la isla se lo había tomado en un plano más espiritual y no tan físico. Es decir, cuando Humo Locke dijo en el capítulo pasado aquello de “voy a destruir la Isla”, Ben pensó que se refería a todos sus poderes y toda su Mística, pero que lo que es físicamente la isla, el conjunto de rocas y cocoteros, iba a seguir allí y él podría crearse su propio reino. Sin embargo, Humo Locke deja bien claro en este capítulo cómo va a destruir la Isla: la va a hundir en el océano… que es la imagen que teníamos de la Isla en la realidad alternativa al principio del 6×01. Recordando esto, parecería que Humo Locke consiguió llevar a cabo sus planes. ¿Lo consiguió realmente?

Una cosa que no me convence: ¿cómo deduce Sawyer, y Jack antes que él, que Humo Locke necesita a Desmond para destruir la Isla? Lo único que saben es lo que Sayid les dijo: que Humo Locke quería a Desmond muerto. De ahí se puede deducir que Desmond es un peligro para Humo Locke, que puede matarle o chafar sus planes, pero no veo tan clara la deducción de que Desmond pueda servirle a Humo Locke para destruir la Isla. Un ejemplo de diálogos y deducciones apresurados típicos de finales de temporada.

Mientras Humo Locke se prepara para ir en busca de Desmond, descubre unas huellas cerca del pozo, huellas que no tienen nada de humanas y que pertenecen a un personaje de dudosa sexualidad y húmedo hocico: Vincent. Sinceramente, al principio pensé que Vincent, él solito y con una cuerda, había sacado a Desmond del pozo y me quedé con cara de “¿qué me estáis contando?”. Afortunadamente, todo tiene un poco más de sentido y Vincent solo es uno de los eslabones que sacan a Desmond del pozo, siendo los otros Rose y Bernard. Y a Rose y Bernard me los imagino más fácilmente echando una cuerda al fondo del pozo y sacando a Desmond a pulso.

Desmond ha salido del pozo gracias a la ayuda de Rose, Bernard y Vincent, y no por Jack y compañía como pensaba la semana pasada. Mi reacción al primer visionado fue, curiosamente, la misma que tuve el año pasado cuando Rose y Bernard aparecían en medio de la trama y se encontraban con Juliet y Sawyer: ¿para qué aparecen ahora? Sin embargo, tanto entonces como ahora me han llegado a gustar, y en esta ocasión más por el uso que hace el Humo Negro de ellos para chantajear al bueno de Desmond. Vamos por partes.

Una de las preguntas de fondo de armario que me hice esta temporada es ¿qué ha pasado con Rose y Bernard? En el 5×16 los veíamos viviendo en 1977, tranquilos, felices y no-intervencionistas… ellos de verdad, no como Jacob. ¿Habían saltado con la Isla o se habían quedado en 1977? Aquí vemos que saltaron con la Isla y me gusta la explicación tranquila y pasotista de Rose: “construimos esta casa en 1975 y llevábamos dos años viviendo aquí cuando un día el cielo se volvió violeta. A saber en que año estamos ahora”. Es decir, el mundo está como una chota, pero aquí estamos Bernie, Vincent y yo, y llevamos vidas tranquilas sin querer descubrir el secreto de nada ni querer matar a nadie por el camino. Lo que importa es que estamos juntos. Una filosofía de la que ya podían aprender otros.

Pero para conservar esa tranquilidad, tienen que mantenerse alejados de los demás supervivientes que sí están empeñados en descubrir secretos místicos y matar a gente por el camino. Rose le pide a Desmond que se marche cuando que esté recuperado. Ni les interesa porqué estaba Desmond en el fondo del pozo ni quieren verse envueltos en todo lo que pueda venir después. Me gusta esta conversación entre Rose y Desmond.

Rose dice que en 1977, un gran flash violeta les llevó al tiempo en el que están ahora.Ese gran flash violeta sería la consecuencia del estallido de la bomba atómica en el lugar de construcción de la estación Cisne, que provocó un oportuno salto en el tiempo y devolvió a todos a la misma línea temporal en 2007. Hasta ahora no se había dado ninguna pista de qué había pasado. Tampoco es que esto sea una pista, pero ya hemos visto otros flashes violetas que mueven la Isla en el espacio-tiempo.

Mientras Rose y Desmond están conversando tan apaciblemente, Bernard aparece en escena… seguido de Humo Locke y Ben. Humo Locke se lo deja muy claro a Desmond: o te vienes conmigo o mato a estos dos delante de ti y de forma muuuuy dolorosa. Hay que ser muy malo para hacer amenazas de ese tipo a un Desmond que parece tan tierno como un osito de peluche. Con lo majo que es, lo desvalido que está… si es Jack el receptor de la amenaza no me toca tanto la fibra sensible, en serio. Jack tiene un aire chulesco cuando le amenazan, no lo puede evitar y la reacción que me suele provocar es “olé tus huevos, chaval”. En cambio Desmond parece que esté pensando “no les hagas nada, por favor, no soportaría que les pasara algo por haberme ayudado”. No se puede ser tan bueno, tan adorable, tan… emm, perdón… esto pretendía ser una crítica racional.

Volvamos al hilo. Muy bien conseguida la presión sobre Desmond en esta escena, con detalles muy sencillitos: Humo Locke saluda cortésmente y al segundo desenfunda el cuchillo caminando hacia Desmond como si fuese a clavárselo en cuanto le alcanzara. Esa amenaza sin rodeos de Humo Locke “lo voy a simplificar. Vente conmigo o los mato” mientras vemos a Rose y Bernard al fondo para que nos quede bien claro la consecuencia que va a tener que Desmond diga que no. O ese detallito de montaje: Desmond tiene las dos soluciones ante si, “vente conmigo o los mato” y plano de Humo Locke, “no tienes que ir a ningún sitio con él” y plano de Rose… y plano del cuchillo de Humo Locke para dejar claro lo que pasará si Desmond no acierta con la respuesta. Y si no queda suficientemente claro, Humo Locke se pone en plan cabrón y dice que se ensañará con Rose y Bernie, seguido de una imagen de la pareja “atravesada” por el cuchillo en primerísimo plano. Pequeños detalles de una escena muy bien planificada en la que cada plano sirve a las palabras de los personajes.

Evidentemente, Desmond acepta. Es demasiado majo para dejar que Humo Locke descuartice a Rose y Bernard delante de él. Además, le pide a Humo Locke que prometa que nunca les hará daño. Humo Locke acepta y Desmond le dice “entonces haré lo que quieras”. Antes de nada, aviso para navegantes: ¿Humo Locke ha cumplido su palabra alguna vez? Este tipo es menos fiable que los “expertos” de los debates de la tele. En todo caso, Desmond consigue lo que quiere, que es alejar a Humo Locke de Rose y Bernie, y Humo Locke consigue lo que quiere, que es llevarse a Desmond para destruir la Isla. Inquietante ese “haré lo que quieras”, “desde luego que lo harás”.

Mientras caminan por medio de la selva, y Desmond y Humo Locke hablan de luces brillantes y corazonadas, a Ben empieza a sonarle el walkie talkie… que tiene escondido y que Humo Locke desconoce. ¿Quién está al otro lado? Miles, que acaba de encontrar a Richard… vivo. Por tanto, Richard era esa falsa muerte de finales de temporada que se ha adelantado un capítulo. En todo caso, menudo leñazo se debió pegar el buen hombre. Comprendo que tuvieran que quitar a Richard de en medio para dejar a Ben solo con Humo Locke, pero la forma de hacerlo ha sido poco épica y su vuelta también un poco patatera. Al menos, Richard está vivo y puede solucionarlo. Pero Richard no se despierta con idea de solucionar su poco épica no-muerte. No, Richard sigue queriendo volar el avión. Se está volviendo más cansino que el Humo Negro.

Volvamos a la realidad alternativa, y lo hacemos con Miles, que acaba de llegar al famoso concierto benéfico y ve a Sayid subido al coche de Hurley. De este modo, Hurley mata una bandada de pájaros de un tiro: por un lado deja a Charlie en el concierto, listo para encontrarse con Claire, y por el otro hace que Miles vea a Sayid y avise a Sawyer para que vaya al hospital a ver si Sun, una de sus presuntas víctimas, está bien. Y allí Sawyer se encontrará con más gente y etc, etc.

En el hospital, Sun está a punto de despertar a la realidad clásica. Mientras tanto, se plantea una pregunta interesante. Jin le dice que podrán escaparse juntos, pero ¿cómo van a escapar del todopoderoso y mafioso padre de Sun? La respuesta más adelante, porque interrumpe la escena uno de los personajes que tenían que aparecer y que ya estaban tardando: Juliet. Esta vez no se llama Juliet Burke sino Juliet Carson. Recordemos que Burke era el apellido de su repugnante ex-marido. ¿Carson era su verdadero apellido?

Juliet está ahí para hacer lo que ya hizo una vez por Sun: una ecografía. Me gusta esa Juliet que entra en la habitación parlanchina y amable, y se da cuenta de que está ante dos personas que no entienden ni palabra de inglés. Juliet empieza a hacer la ecografía… y Sun empieza a recordar su vida clásica en technicolor, a cámara lenta y con música de Michael Giacchino, como Lost manda. Jin tiene su propia ración al ver a su vástago en la pantalla de la ecografía y de repente, gracias a los recuerdos, empiezan a hablar en inglés.

Esta escena no me empezó a gustar hasta que vi el final y entendí porqué de repente les salía a los dos un inglés digno de Oxford. Como ya dije en el capítulo 6×12, la frase obvia “estoy recordando” o sus variantes no me gusta mucho, prefiero otras fórmulas que usan otros personajes más adelante y el megamix de flashbacks recordatorios me parece un poco largo de más. Por lo demás, esta es una escena que ha ido mejorando con los visionados, y ahora me gusta, sobre todo por la reacción de Jin y por lo que me dice de los personajes. Aunque eso incluye comentario sobre el final y lo trataré cuando acabe de revisar el capítulo.

Dos cosas más, las dos sobre Juliet: me gusta su confusión cuando Jin y Sun empiezan a hablar en inglés, le dicen el sexo de su hija y además le ponen nombre. Me sobra un poco el“por cierto, hablan inglés perfectamente”. Es bastante obvio que hablan inglés, y ellos lo saben.

Volvemos a la Isla con Sawyer corriendo como alma que lleva el diablo, y encontrándose con Jack, Kate y Hurley camino del Corazón de la Isla. Sawyer cuenta las nuevas (Humo Locke quiere destruir la Isla, Desmond no está en el pozo, aún tenemos una oportunidad) y Jack reacciona como un Guardián, respuesta misteriosa incluida: no importa lo que ocurra porque todos vamos al mismo sitio. Emm, ¿y no importa tener el Arma Definitiva, también conocida como Desmond, de tu parte? Otra cosa que refuerza mi idea de que este Jack ve las cosas más claras de lo normal desde que se bebió el agua de Jacob. Eso, o yo tenía razón, esas aguas estaban contaminadas y una horda de amebas está devorando el cerebro de Jack.

Voy a juntar esta escena con la siguiente de esta línea. Siguiendo la teoría de Jack de que todos van hacia el mismo sitio, el grupo de Jack acaba colisionando con el grupo de Humo Locke, con las consiguientes declaraciones de intenciones y frase de final de temporada tipo “te voy a matar”. Da gusto ser un personaje en un final de temporada. Empecemos por Kate, que en vez de decir “te voy a matar” actúa directamente, coge el arma y empieza a disparar a Locke en venganza por Jin, Sun y Sayid. Emm, le recordaría a Kate que todos los personajes que han hecho eso en esta temporada han muerto.

Humo Locke pasa de Kate y se va directamente hacia Jack, su Némesis, su Oponente… pero es la primera vez que se encuentran y ahora toca duelo dialéctico. Por partes: Humo Locke esperaba una sorpresa, Jack es una opción obvia. Y lo es. La sorpresa hubiera sido Hurley o Kate. De todos modos, a mí no me sorprende: si Jacob hubiera querido elegir y teniendo en cuenta la tarea que tenía por delante, creo que habría elegido a Jack. De hecho, cuando Jack dice en el 6×16 “yo me quedo con el puesto”, Jacob parecía bastante satisfecho.

Hasta aquí bien, y entonces Jack parece que se ha equivocado de papel: no va a detener a Humo Locke. Y no solo eso, quiere ir con él. Me gusta esa cara de chiste de Humo Locke y ese “uy, Jack, creo que no has entendido bien lo que tienes que hacer”, como si le hubieran dado mal las instrucciones de la Isla. Sin embargo, Jack no dice que quiera ir con él para convertirse en su seguidor… sino para matarle. Me gusta este momento en que empiezan a amenazarse casi en susurros, con mucha calma. No es el gran diálogo que me hubiera gustado ver, pero demuestra que Jack está muy calmado últimamente, y vuelvo a insistir: ¿con esto de la conversión, Jack tiene otra percepción de las cosas? Entiendo que Jack diga “voy a matarte”, lo dice en muchos finales de temporada, pero que siga a Humo Locke tan tranquilamente y esté tan convencido de que tendrá su oportunidad de matarle antes de que el susodicho amenazado, que tiene superpoderes místicos, destruya la Isla… no sé, requiere un poquillo de intuición mística.

Vuelvo a las tres escenas que me he saltado, la primera de ellas en la realidad alternativa.Locke está preparado para la operación, y Jack pasa a saludar. Detalles: me gusta esa preocupación de Locke (“¿cree realmente que funcionará?”) y esa frase para quitar hierro de Jack (“siempre existe la posibilidad de que le mate”). Y tiene mucha gracia, porque en tres minutos Jack va a estar amenazando de muerte a un tipo sospechosamente parecido a Locke. Otra frase, “le veré en el otro lado” que tendrá más sentido después. Y otra que me guardo para después: Locke le pregunta a Jack si encontraron a su padre y ante la respuesta afirmativa de Jack dice “espero que eso le traiga paz”. La paz eterna diría yo… emm, esto también toca después. En todo caso, me gusta la frase con la que concluye Jack: “si puedo arreglarle, esa es toda la paz que necesito”. Muy Jack. Y esa medio sonrisa nerviosa de Locke al final… una escena muy bonita.

En la Isla, Miles y Richard han llegado al embarcadero y están preparándose para ir a la  Hidra cuando Miles le descubre una cana a Richard. Esto, que parecería una tontería, resulta ser un detalle muy bonito y una forma sutil y elegante de decir que Richard ya no es inmortal, que puede envejecer. ¿Desde cuándo? ¿Y por qué? Probablemente desde que Jack tomó el puesto la noche anterior. Jacob es quien concedió a Richard una vida eterna, aparece otro Guardián y Richard empieza a envejecer. ¿Los dones de cada Guardián desaparecen con el siguiente? Pues es una suerte que Richard ya estuviera un poco harto de la vida, sino menuda puñeta. ¿Jack podría renovarle lo de la vida eterna? ¿Y sabe cómo? En todo caso, muy bonita la reacción de Richard, mirando el pelo blanco como si se le hubiera aparecido un extraterrestre verde, y sonriendo y diciendo que se acaba de dar cuenta de que quiere vivir. Y ahora va a vivir una vida normal, con sus arrugas, sus canas y sus achaques. Bienvenido a la vida, Richard. Muy sencilla y muy bonita, la mejor escena que ha tenido el personaje desde el 6×10 y esa bronca que le echa Sun en coreano.

Camino de la Hidra, Miles y Richard se encuentran con una sorpresa en el agua: Frank. Vivito. Y coleando. Y flotando entre un montón de salvavidas. Detalles y dudas: si mal no recuerdo, Miles y Richard no saben nada del submarino ni del intento de huida de Jack y compañía en él, que acabó con la muerte de Sayid, Jin y Sun. Por eso en esta escena me faltaría un “eh, Frank, ¿qué ha pasado?”. Otro detalle, Frank lleva en el agua más de un día, ¿no ha sido capaz de nadar hasta la isla? En todo caso, y aunque yo creí que había muerto, Frank no podía morir. ¿Por qué? Porque ahora el único medio de escape de la isla es el avión de Ajira… y él es el único piloto que hay por los alrededores. Y como bien dice, “si nosotros nos vamos en ese avión, esa cosa humeante no podrá hacerlo”. Eso convence incluso a Richard, que últimamente estaba obsesionado con aviones saltando por los aires. Un poco traído por los pelos que Frank no haya llegado a la costa, por la corriente o por sus propios medios, pero me alegro de que vuelva a la historia.

Volvemos a la realidad alternativa y por fin se dice, y ya iba siendo hora, quién es la ex de Jack y madre de David: Juliet. Me gusta como lo dicen, sin ponerle mucho más misterio al asunto, que ya ha tenido demasiado. “¿Tienes las entradas? Si, se las acabo de dar a tu madre que está aquí delante de mi”. Por tanto, en esta realidad Jack y Juliet son ex-matrimonio. Más o menos como en la realidad isleña: recuerdo que a Juliet le gustaba Jack pero este no estaba muy convencido… y entonces Jack se fue, y Juliet se quedó atrapada en la isla con Sawyer y empezaron a regalarse margaritas gigantes y… ay, que buena pareja hacían. En todo caso, vuelve a darse otra de esas deslocalizaciones de personajes. En la realidad clásica, Juliet vivía en Miami.

Juliet parece echarle a Jack en cara el haberle ocultado a esa hermana misteriosa de la que nunca había oído hablar. Deducción apresurada, ¿quizás uno de los problemas del matrimonio de Jack y Juliet era que el primero se guardaba muchas cosas para sí? Eso nunca es bueno, aunque francamente, viendo el final… dudo que eso importe.

En la Isla, la Pandilla de Buenos y Malos Reunidos se acerca a la Cueva Mística que vimos hace un par de capítulos. Sawyer y Jack mantienen una breve y no muy precisa conversación sobre Desmond, y Jack de nuevo parece no tener mucha idea de lo que va a pasar y como va a usar al Escocés Volador. Solo cree que Jacob no se habría tomado tantas molestias para traerlo a la isla si su única utilidad fuera destruirla… y me parece un buen argumento, pero también habría que pensar cómo usar a Desmond. La confianza de Jack y Humo Locke de que las cosas se arreglaran por sí solas me sorprende un poco. Especialmente por parte de Jack, aunque esto puede ser un signo de ese Jack cambiado, más tranquilo y menos nervioso, que espera que las cosas pasen en vez de provocarlas antes de tiempo.

Humo Locke acaba llegando a la frontera del bosque de bambú, el mismo donde cayó Jack en el 1×01 y el mismo a través del cual Jacob arrastraba a su Hermano antes de arrojarlo a la Cueva Mística al final del 6×15. Y me gusta mucho el juego de luces y sombras que crea el sol y el viento en el bosque cuando Humo Locke se detiene y desenfunda el cuchillo. Parece que el bosque esté respondiendo a las malas intenciones de Humo Locke diciéndole “¡no puedes pasar!”.

Humo Locke, Jack y Desmond se adentran en el bosque de bambú, dejando atrás al resto, incluido un Hurley que “cree en Jack”. Me gusta este detalle, Hurley devolviéndole a Jack el apoyo que Jack le cedió en el capítulo 6×12 cuando tuvo la descabellada idea de ir a hablar con el Humo.

Con las buenas palabras de Hurley, el trío acaba llegando a la Cueva Mística, también conocida como el Corazón de la Isla. Dos detalles: por los capítulos anteriores, entiendo que solo el Guardián (o su tropa) puede llegar al Corazón de la Isla. Quizás baste con estar cerca de dicho sujeto, pero preferiría que en esta escena fuese Jack el que liderase la expedición, porque parece que es Humo Locke el que encuentra la cueva… y se supone que no puede encontrarla. A menos que, segundo detalle, el hecho de haber “nacido” allí le confiera la capacidad de encontrar dicho Corazón, en lo que supondría una especie de burla. Ahora que sabe lo que hay ahí abajo y su vida está maldita por ello, Humo Locke puede contemplar el Corazón de la Isla por toda la Eternidad.

En fin, ¿cual es el plan de este trío? Bajar a Desmond hacia la Luz. ¿Y una vez allí? Si Desmond no se ha muerto, el plan es esperar a ver que pasa. Repito que bastante impreciso: entiendo que Jack está ultraconvertido a la Fe y cree que las cosas se pondrán de su parte de alguna manera, pero ¿y Humo Locke? ¿Cómo sabe que Desmond hará lo que él necesita? ¿Porque conoce a los Hombres, su irremediable curiosidad, y sabe que Desmond no podrá evitar meter la pata y cargarse el Corazón de la Isla sin quererlo?

Antes de bajar a Desmond a la Cueva Mística, él y Jack tienen una de esas conversaciones que cambia de sentido según se haya visto el capítulo entero o no. Cuando lo vi por primera vez, creí a Desmond. Cuando lo vi por segunda vez, Desmond me dio una pena que no es ni medio normal. ¿Qué dicen? Desmond cree que todo lo que están haciendo en la Isla no importa, no tiene sentido, porque hay otra realidad mejor, una en la que podrán estar con todos sus seres queridos, una en la que son felices. Es decir, la realidad alternativa a la que accedió mediante flashazo energético en el 6×11. Desmond está convencido de que puede pasar a esa realidad y quedarse en ella, incluso de que puede llevar a Jack… y, hombre, por pasar a esa realidad, puede hacerlo. Aunque no creo que signifique lo que él cree que significa. Curiosamente, en las dos realidades Desmond quiere lo mismo: marcharse. En la realidad isleña hacia esa realidad alternativa fantástica, y en la realidad alternativa hacia… no sabemos dónde. Yo pensé que hacia la realidad isleña, pero eso me parecía tremendamente cruel por parte de Desmond. Que bien, él está vivo… pero la mayor parte de la gente que aparece en la realidad alternativa no.

¿Qué opina Jack de este ofrecimiento de vida feliz? Que ya lo intentó una vez y no funcionó, que lo que pasó, pasó y punto. Ese intento fallido sería la voladura de la bomba en el 5×16 que presuntamente iba a reiniciar su vida y la serie, y lo único que hizo fue devolverles al presente. Ahora bien, ¿qué piensa Jack realmente de las palabras de Desmond? ¿Cree que el Escocés se lo está inventando todo, o que sus palabras tienen base real? Nada en la actuación de Mathew Fox me lleva a pensar una cosa o la otra. Jack responde que esta vez no hay atajos, algo que yo interpreto como que la Isla le llama, le ha llamado siempre, y ya basta de intentar negarlo escapándose en helicópteros escacharrados o volando bombas atómicas. Cada cosa que hacen en el presente importa, y punto.

Cambiemos a la vida alternativa y a otro despertar. En este caso le toca a Sayid, que sigue bastante mosqueado por todo el secretismo que rodea a Hurley. El bueno de Hugo se lo ha llevado a un callejón nocturno y alevoso pero… no le puede decir porqué están allí. Me hace gracia la expresión que usa, “no se me permite decírtelo”. Hurley dice que hay reglas, y supongo que una de ellas será que cada sujeto debe despertar por sí mismo. Vale darle un empujoncito para que se encuentre con su constante o como queramos llamarla… pero no vale ir y contarle toda la verdad con pelos y señales. En fin, lo que siempre ha sido Lost. Pocas veces los guionistas nos han dicho algo llanamente, más bien han hecho como hace Hurley con Sayid: darnos pistas y empujoncitos para que nosotros descubramos las cosas.

Y allí, en medio de la noche, vuelve a surgir el tema de la confianza. Hurley le pide a Sayid que confíe en él y Sayid le replica, lógicamente, que qué motivos tiene para confiar en un tipo al que no conoce de nada, que ha sobornado a la policía para sacarle de la cárcel y que ha secuestrado a una estrella de rock borracha con una pistola de dardos. Lo mínimo que debe pensar Sayid es que Hurley es algún mafioso con mucho dinero que quiere contratar sus servicios. Lo máximo, que Hurley está como una chota.

Hurley le contesta con una salida inesperada: eres un buen tipo, y no dejes que nadie te diga lo contrario. Desgraciadamente, Sayid se cree un mal tipo… y en su vidaflashalternativa tiene razones para ello, que conste. ¿Cómo convencer a un mal tipo de que no es tan mal tipo? Poniéndole en una situación caballeresca y dejando que actúe. Mientras Hurley intenta convencer a Sayid de que es un buen hombre, del bar que tienen enfrente salen un tipo apaleado, un tipo apaleador y una dama en apuros… y que el apaleador le zurre al apaleado aún pasa. Pero que el apaleador se meta con la dulce dama en apuros puede con el instinto caballeresco de Sayid, al que le basta con chascar los dedos para dejar al sujeto fuera de combate y rescatar a la dulce dama en apuros. ¿Quién es dicha dama? Shannon.

Sayid recuerda su vida y su yo isleño gracias a Shannon… y viceversa. Por una parte, me parece lógico que Shannon “despierte” al encontrarse con Sayid. Caerse en la isla y encontrarle probablemente fue lo mejor que le pasó en su vida adulta. Por otra parte, que Sayid olvide a su gran amor (Nadia) por una aventurilla de un mes en una isla desierta con una pija insoportable reconvertida ya no me parece tan bonito. Pero… la verdad es que Sayid ha tenido muchos problemas esta temporada. Ha sido el que peor lo ha pasado tanto en la línea isleña como en la alternativa: en una se convirtió en un zombi y en otra en un asesino, y en ambas líneas por Nadia. ¿Quedarse con Shannon es una especie de castigo? Por querer a Nadia, este año ha estado dispuesto a hacer barbaridades. Añadiría además una segunda vertiente. Aunque no se ha vuelto a tratar, Sayid fue un torturador y Nadia una persona torturada. En el 1×09 se veían las cicatrices que tenía Nadia producto de encuentros con colegas de trabajo de Sayid. Ya digo, no se ha vuelto a tratar desde entonces y las cicatrices de Nadia han desaparecido milagrosamente, pero… ¿toda esta ensalada de culpabilidades y deseos malsanos podría hacer que Sayid tenga más futuro con un nuevo comienzo como Shannon (a la que además ayudó en sus propios traumas) que con Nadia? Es una explicación… aunque yo soy de las que prefiere que se quede con Nadia, y no tanto por Sayid. ¿Qué ha hecho Nadia para tener que conformarse con el inútil de su hermano? Volveré a ello cuando me meta a fondo con los flashalternativos.

Detalles: al igual que en el “secuestro” de Charlie, me encanta Jorge García en esta escena y me encanta ese juego de luces y sombras que hace que en muchas escenas solo se le vean los ojos. Refuerza esa idea de que sabe lo que está haciendo. La música que acompaña el momento recuerdo de Sayid y Shannon es preciosa, un hurra para Michael Giacchino. La realización de la escena en general muy bonita, y ese Boone enterado de su vida isleña y formando parte de la conspiración para juntar a Sayid y Shannon me gusta mucho. Solo una pega muy estúpida: ¿hacía falta que le pusieran un ventilador en la cara a Naveen Andrews para que se le agiten los ricitos del pelo? Parece la brisilla le esté trayendo los recuerdos, y no Shannon. En fin, que la escena me gusta… pero Sayid olvidándose de Nadia no tanto.

Volvamos a la isla. Por un lado, Miles, Richard y Frank llegan a la Hidra y se encuentran con Claire escopeta en mano, y por el otro Ben y compañía oyen la escena a través del walkie talkie de Ben. Milagrosamente, Claire no mata a nadie, a pesar de que Richard y Miles tenían muchas papeletas para acabar con un tiro entre pecho y espalda: Miles por ser el único secundario no demasiado misterioso que ha logrado llegar vivo al final, y Richard porque sería muy irónico que ahora que está envejeciendo y ha descubierto que quiere vivir, descubriera también lo que es la muerte a base de plomo. De hecho, en esta escena apostaba a que Claire iba a disparar a Richard. Afortunadamente, la Hermanastra Salvaje se guarda el plomo para otra ocasión y nos dice dos cosas: una, cree que Humo Locke ha mandado a Richard y compañía para matarla. Quizás su cabeza está empezando a sumar dos más dos, ha visto que Humo Locke quiere matar a todos los supervivientes, que en algún punto ella tampoco será necesaria y querrá quitársela de en medio. Dos, Richard le ofrece salir de la isla con ellos… y Claire se niega. El porqué lo explica un poco más adelante, pero es bastante obvio. Después de vivir tres años cazando jabalíes, hablando con tipos muertos encarnados en Humos Negros y criando bebés horripilantes, una no se adapta fácilmente a volver a hacer la compra en el Carrefour y hablar del tiempo con el vecino del quinto mientras esperas al ascensor. Y los bebés horripilantes serán feos, pero son menos exigentes que los de verdad. En definitiva, en la isla no se vive tan mal.

Mientras tanto, en la Cueva Mística Jack y Humo Locke bajan a Desmond hacia la Luza través de un túnel por el que cae el agua, en una escena plagada de referencias al final de la primera temporada y principio de la segunda. Vuelvo a remarcarlo: tanto Jack como Humo Locke dejan bajar a Desmond fiándose de que sabe lo que tiene que hacer. Muy seguros están de que eso que tiene que hacer les va a favorecer.

Jack y Humo Locke bajan a Desmond a pulso y mientras lo hacen, Humo Locke empieza a minar la confianza de Jack recordando sus viejos tiempos de Hombre de Ciencia. “¿Esto te recuerda a algo? Tu y yo mirando a un agujero en el suelo, Desmond en el fondo… si hubiera un botón podríamos discutir si pulsarlo o no” acompañado de ese plano clavado al último plano de la primera temporada, con Jack y Locke mirando al fondo de un agujero en el que no saben lo que hay mientras la cámara se aleja. Muy bueno el detalle, parece una parodia macabra de lo que significó ese final de la primera temporada: el hombre de ciencia y el hombre de fe invertidos, ese Desmond convencido contrapuesto al Desmond que no sabía nada y había estado al borde del suicidio, la bajada a una cueva mística en contraposición a la bajada a la muy tecnológica “cueva” de la estación Cisne… aunque sinceramente, como ya dije en la crítica del capítulo 6×15, creo que en la estación Cisne y en esa Cueva Mística se esconde lo mismo, aunque más concentrado en la Cueva Mística que para algo es el Corazón de la Isla.

Detalles: Humo Locke parece recordarle los viejos tiempos a Jack para descentrarlo y ponerle nervioso. ¿Quizás quiere recordarle que en otro tiempo fue un Hombre de Ciencia y que se habría pegado un tiro antes de hacer lo que está haciendo? En todo caso, el tiro le sale por la culata. Jack parece muy convencido de su nuevo yo, tanto que al fin le da en las narices a Humo Locke con ese “John Locke estaba en lo cierto en la mayoría de las cosas. Lamento no haber podido decírselo cuando estaba vivo”. Y yo lamento que no haya podido decírselo. Teniendo en cuenta las escenas que Jack y Locke han tenido hasta ahora en los flashalternativos y las conversaciones que han tenido a lo largo de la serie, seguro que habría estado muy bien ver a Jack diciéndole a Locke que tenía razón cuando en el 1×25 le dijo “crees en el Destino, Jack, solo que aún no lo sabes”. Y, por último, Humo Locke vuelve a demostrar que conoce detalles de la vida del verdadero Locke… aunque no los tiene muy claros. En el 1×25 y sucesivos, él y Jack no bajaban a Desmond a ningún sitio. Desmond ya estaba abajo. En todo caso, el Humo Negro no solo se encarna en las personas, también les roba los recuerdos. Qué majo es el tipo.

Volvamos a la vida alternativa, y nos desplazamos al concierto benéfico de Eloise. Por un lado Juliet recibe una llamada del hospital y deja a Claire y David solos. Por otro lado, Faraday y Charlotte se encuentra brevemente, aunque no llegan a saltar chispas. Y por otro, descubrimos que Claire y Kate han despedido a sus peluqueros. En serio, van a un concierto de gala… el Cardado Caótico no es un estilo válido. Vamos al grano.

Charlotte se encuentra con Daniel Faraday-Widmore… y no pasa nada. Recordemos del capítulo 6×11 que Daniel ya sospecha que conoce a Charlotte, pero ninguno de ellos ha tenido un flash en toda regla a la vida isleña. A lo largo de este capítulo vemos que a veces los despertares tienen que ver con hechos muy concretos. Un ejemplo sería el de Jin y Sun, que “despiertan” gracias al momento ecografía. Otros en cambio despiertan al tocar a una persona amada de la otra realidad, como es el caso de Sayid, Shannon o Desmond. ¿Daniel y Charlotte son de los que necesitan un momento recuerdo? Diría que sí. ¿Pero cuál es ese momento? ¿Que Charlotte se ponga a sangrar por la nariz?

Un comentario. Charlotte se encuentra con Daniel cuando va a despertar a Charlie. Por lo visto, Hurley dejó a Charlie en los camerinos con un cartelito que pone “soy de la banda. Despiértame”. Charlotte vuelve a aparecer despampanante, esta vez Daniel sí que la ve y puedo decir una cosa: el chico está enamorado… no le mira una sola vez el escote. Volviendo a cosas serias, he leído algún comentario sobre cómo Charlotte llega allí y despierta a Charlie. ¿Es unagruppie de Drive Shaft? Yo también lo pensé al principio, pero si nos fijamos en lo que lleva colgado del cuello (y no me refiero al vestido) veremos una acreditación. Yo llego a leer “All”, todo. Deduzco que Charlotte, al formar parte del personal del museo donde se celebra el concierto, también forma parte de la organización, puede entrar en los camerinos y puede encontrarse con un Charlie drogado con una nota que pide que le despierten.

Vamos al concierto. La mesa de David y Claire es la nº 23, como no podía ser de otra manera. El número de candidato de Jack, la que tenía que ser la mesa de Jack. Y en esa mesa están sentados Desmond y Kate… con el mismo peinado caótico que llevaba en la cárcel. Con lo mona que está cuando se recoge el pelo diez minutos después. Kate y Claire se reconocen, se quedan en plan “¿qué haces tú aquí?” y entre cruces de miradas sospechosas y acusadoras, el doctor Chang presenta el concierto. La música siempre ha sido una parte importante y destacable dentro de la serie. Sin embargo, este concierto no es nada en especial y enseguida vamos a lo que nos importa: Charlie ve a Claire entre el público y al tener ante él a la Diosa del Amor que describió en el 6×11 queda fulminado y se olvida de Widmore, del concierto y casi hasta de respirar. Muy bonita la escena, con ese Charlie que se queda pasmado mirando fijamente a la mujer de sus sueños (o de sus Experiencias Cercanas a la Muerte) y esa Claire que mira hacia atrás pensando que ese músico con pinta de gótico perdido no la está mirando a ella. La pareja Charlie-Claire es una de las que menos me ha interesado. Ha tenido sus momentos, pero en general Charlie se me hacía bastante cansino en su relación con Claire (un poco posesivo el niño), y Claire siempre me ha resultado insulsa. Vamos, que les faltaba chispa. En este capítulo la han recuperado toda, sus dos escenas en flashalternativo han sido de mis favoritas del capítulo.

Como suele pasar con las mujeres ultraembarazadas en finales de temporada, Claire se pone a parir discretamente, se excusa para ir al baño, y Kate la sigue. Supongo que ve la oportunidad ideal para aclarar cosas con Claire… o que ha notado algo porque ya tiene experiencia en eso de que Claire se le ponga a parir. Ya pasó en el 6×03. En todo caso, me quedo con ese Desmond viendo como se mueven las piezas: en ese primer plano de Claire buscando a la persona a la que mira Charlie se puede ver a Desmond mirando a Claire a su vez con cara de “mira a Charlie, puñetas, no me estropees la jugada”. Posteriormente, cuando Kate sale tras Claire, Desmond la mira como si todo estuviera saliendo de acuerdo a su plan.

Cortamos por un momento y nos vamos a la isla, y al que probablemente es el elemento que menos me gusta del capítulo: el verdadero aspecto del Corazón de la Isla, con Corcho incluido. Vamos por partes: Desmond llega al fondo de la cueva y ve a su alrededor varios esqueletos humanos. ¿De dónde han salido, cómo llegaron allí? ¿Jacob no fue el único que quiso mandar a alguien a un destino peor que la muerte? ¿Alguno de los guardianes se dejó vencer por la curiosidad, intentó bajar al interior de la cueva y acabó convertido en un susurro isleño? Un asunto que trataré más adelante: no creo que caer en el Corazón de la Isla te convierta irremediablemente en Humo Negro, sospecho que en qué te conviertes depende de qué clase de persona eres. El hermano de Jacob era un tipo resentido, amargado, ambicioso y algo destructivo que tenía mucho odio guardado en su interior. Si esa cueva y esa energía que aflora en ella sacase lo peor de uno mismo, sus miedos y sus defectos, sería esperable que el hermano de Jacob se convirtiera en un Humo Negro destructor. Otra persona, con otros miedos y otros defectos, se convertiría en otra cosa. Por ejemplo, una persona simple y sin malicia como era Richard cuando llegó a la isla, con un gran temor a la muerte, quizás se convertiría en lo que más teme: un fantasma condenado a susurrar para toda la eternidad. Por supuesto, es solo una teoría sin ninguna prueba.

Otra teoría: sabemos que Desmond es especial, que soporta grandes cantidades de energía y todo eso. Por eso lo tenemos aquí. Ahora bien, ¿otra persona podría bajar a la cueva y soportar brevemente la energía que irradia del Estanque del Corcho y morir por culpa de esa energía sin transformarse en nada? Simplemente morir frito por la concentración de energía, como le ocurría al esbirro de Widmore en el capítulo 6×11 cuando las Rosquillas Gigantes de la Muerte se activan en un descuido. En ese caso, estos cadáveres podrían pertenecer a personas que, por el motivo que fuera, bajaron a la cueva mediante una cuerda o una escala como ahora lo está haciendo Desmond, se encontraron con esa cantidad de energía y murieron antes de poder salir. Pienso esto porque Desmond en esta escena baja a la cueva y no tiene mayores problemas. Sin embargo, en cuanto se mete en el estanque y se baña en esas aguas radiactivas empieza lo duro de la misión, lo que solo él y otros con su aguante podrían soportar. El resto se convertirían en Humos Negros y Almas en Pena en General.

Pregunta derivada de lo anterior, ¿entonces como el pobre hermano de Jacob tuvo la mala suerte de caer en el agua y convertirse en Humo Negro? El Estanque del Corcho recibe agua de cinco “manantiales” distintos, cuatro situados en un lado y otro, el que más se ve, opuesto a ellos. Este opuesto y aislado es el que tiene más protagonismo en el capítulo. Es el manantial que vemos en superficie, el que cae a la Cueva y también el que parece llevar más caudal. No se ve por ningún lado pero, ¿hay algún manantial que Desmond evitó en su bajada y que sería el que arrastró al Hermano Sin Nombre? No termino de ver muy clara la geografía de la Cueva del Corcho.

Desmond se mete en el estanque y las aguas empiezan a electrocutarle. Me gusta el hecho de que, aunque Desmond sea especial, no sea inmune y que meterse en el Estanque no sea un paseillo. ¿Qué quiere hacer Desmond? En el centro del estanque, donde la luz es más brillante, hay una piedra. Y Desmond interpreta que debe quitar esa piedra. ¿Qué pasa cuando lo hace? Que la piedra es una especie de Corcho que contiene el Agua. Al parecer, el Agua alimenta la Energía, y cuando el Agua se va, la Energía se va con él y el Corazón de la Isla se apaga. De modo que cuando Jacob decía que la Isla era un Corcho, no era una metáfora… y creo que eso no necesitaba saberlo. A pesar de que esta escena es demasiado fantasiosa y explicita para mis gustos lostianos, un par de detalles que me gustan: ese plano general del Agua desapareciendo, llevándose la Luz consigo y dejando la Cueva a oscuras, y ese plano de Desmond confuso en esa oscuridad. ¿Qué esperaba obtener al quitar el Corcho? Quizás lo contrario de lo que ocurrió: que en lugar de escaparse la Luz por el Desagüe, saliera y lo llevara a esa otra realidad que vio en el capítulo 6×11.

En todo caso, Desmond se lleva un buen chasco, porque no solo se queda a oscuras.Del Desagüe empieza a salir humo (esta vez blanco) y una luz roja típica de volcanes, fuegos e infiernos en general, dos malas señales. Nadie se va a una vida mejor desatando un escenario pseudoinfernal.    Si añadimos a eso que la Isla entera empieza a temblar… va a resultar que Humo Locke tenía razón.

Y eso mismo dice Humo Locke. Jack, te has equivocado, chaval. En este punto, me pongo en lugar de Jack y me da un ataque. Después del gran error que cometió con la bomba a finales del 5×16 (aunque, ¿realmente fue un gran error?), que su primera acción como Guardián sea causar el hundimiento de la Isla ya es el colmo. Afortunadamente, algo debe sospechar Jack, porque Humo Locke se escapa de la cueva tranquilamente, Jack le persigue, le arroja al suelo, le pega un puñetazo… y Humo Locke lo siente. Incluso sangra. Se ha vuelto mortal, y por tanto, asesinable por los métodos más comunes. Me gusta mucho este momento y esa cara de miedo y sorpresa de Humo Locke, que siempre miraba a todos por encima del hombro en plan todopoderoso y magnífico. Va a resultar que la Isla no era tan mala, porque sin ella Humo Locke es una piltrafilla como el resto de los mortales.

Duda: ¿Jack sabía lo que podía pasar? Dudo que lo supiera a ciencia cierta. Es decir, dudo que supiera que Desmond iba a destapar el Corcho de la Isla y Mandar su Energía a Tomar por Saco, y que gracias a eso podría destruir a Humo Locke como a un mortal más. Pero, una vez que Desmond bajó e hizo lo que hizo, la deducción es bastante sencilla: si todos los poderes de los seres especiales de la Isla derivan de la Energía de la propia Isla y esa energía se pierde, ¿se pierden también dichos poderes? Nada cuesta probar. Además, Jack en este momento es Guardián de esa Luz Mística. ¿Notó algo cuando la Luz desapareció? ¿Un Místico Escalofrío o alguna cosa parecida? En fin, creo que Jack iba a ciegas, jugándoselo todo a la carta Desmond… y esta vez sí que le funcionó.

Volvamos a la escena. Humo Locke sangra, Jack le echa las manos al cuello para rematar la faena y antes de que pueda hacerlo, el Humo le golpea con la única piedra del escenario que no es de cartón piedra. Qué dolor. Jack tendrá la cabeza muy dura, pero no tanto, con lo cual se queda fuera de combate el tiempo suficiente para que Humo Locke se escape por sus muy mortales piernas.

Un último detalle sobre esta escena: Desmond. Tan seguro que parecía desde que volvió de la realidad alternativa, tan confiado… y resulta que no sabía más que los demás. Creía que lo sabía, pero cuando crees que sabes algo… te puedes equivocar. Y Desmond se ha equivocado. No me importa tanto que Desmond se equivoque después de llevar desde el 6×11 tan seguro de sí mismo, pero sí que hay una cosa que me molesta: que en lo que queda de capítulo, al Desmond isleño no le dan ni un minuto para asumir esa equivocación. Y eso, en un personaje como Desmond y con lo seguro que ha estado, lo echo bastante de menos.

Pasamos de nuevo a la vida alternativa y al concierto con dos escenas: por un lado, una de esas breves y enigmáticas conversaciones entre Desmond y Eloise, y por otro el nacimiento de Aaron con sus respectivos despertares. Vamos a por la primera. El concierto sigue con su ritmo (ni demasiado divertido ni demasiado emocionante… música de fondo) yEloise se acerca a la mesa de Desmond para soltarle una regañina en plan “creí que te había dicho que parases”, cosa que le dijo en el 6×11. Me gusta la respuesta de Desmond: “ya, pero decidí no escucharte”. Quizás si hubiera sido más precisa… aunque no hubiera servido de mucho porque, en este caso, Desmond sí que conoce las respuestas. Desmond vuelve a repetir que se van… y aquí Eloise flaquea en su pose de Bruja de Casco Cardado. No quiere que Desmond se lleve a su hijo, no ahora que ha conseguido tener una feliz relación normal con él. Desmond le dice que no se lo va a llevar consigo y le toma la mano a Eloise mirándola significativamente, como diciéndole no va a ser él, que tendrá que ser ella. Una escena muy bonita, con muchas de esas cosas dichas sin palabras que tanto me gustan.

La segunda es una de mis escenas favoritas del capítulo, y tenía varias cosas en contra para serlo. El primero, Charlie, Claire y su relación, que me gustó en sus principios pero no ha sido nunca de mis favoritas y a ratos me ha llegado a cansar. El segundo, otro momento recuerdo con sus flashes hacia la serie… y hacia esa relación que no es de mis favoritas. El tercero, otro parto acelerado con niño que está crecidito como para echar a correr. Y sin embargo, como decía más arriba, es una de las escenas que más me gustan del capítulo.

Kate encuentra a Claire medio dando a luz, y entre explicación y explicación la lleva a un sofá donde las encuentra Charlie, que sigue medio idiotizado por la visión de su Diosa Rubia. Kate le pide que vaya a buscar agua y mantas, ¿no es eso lo que le pidió en el 1×20, en el parto real? Kate y Claire se quedan solas, empiezan con el clásico “¡empujaaaa!” y, mientras Aaron nace, ambas recuerdan. Detalles.

Y empiezo por uno absurdo: si Kate se podía recoger el pelo en ese moño tan mono y en tan poco tiempo, ¿por qué puñetas no lo hizo antes? Está más mona y más apropiada que con melena tipo me-acabo-de-levantar-de-la-cama. Fin del comentario absurdo.

Otro detalle tonto: me encanta la llantina del pequeño gran Aaron. Parece una rata chillona.

Vamos a detalles más serios. Charlie llega con una manta y se encuentra a las dos mujeres mirándole con cara extraña, como si en vez de traer una manta hubiera acabado con la pobreza en el mundo. Kate se levanta y le dice “gracias” con un tono demasiado profundo y sentido como para referirse a una triste manta. Probablemente se refiere a todo lo que Charlie hizo en su vida isleña y que Kate acaba de recordar, en concreto a su heroico sacrificio en la estación Espejo que, en última instancia permitió a los Seis de Oceanic salir de la Isla y a Kate estabilizar su vida durante tres años al lado del mismo Aaron que acaba de nacer. A partir de aquí me encanta todo: la cara de despiste de Charlie, la mirada y la sonrisa de Claire que le recuerda y (sospecho) le ha echado de menos, el recuerdo de Charlie cuando Claire le toma la mano, los lagrimones de ambos, los chillidos de rata de Aaron… solo diría que las escenas recuerdo me parecen un poco largas, al igual que me pasaba con los coreanos. Me habría bastado con la mitad.

Ah, para los más detallistas, he leído alguna vez quejas sobre que los niños recién nacidos siempre salen sin su cordón umbilical correspondiente. Si os fijáis, este Aaron sí que tiene un cordón umbilical de pega. Hay que fijarse porque tampoco es que le enfoquen el ombligo al niño, que hay cosas más importantes en la escena, pero lo tiene. Veo mayor fallo que que el chaval tenga pinta de tener tres meses en vez de acabar de nacer, pero este es un tipo de fallo que no le tendría en cuenta a ninguna serie o película. Creo que rodar con niños muy pequeños es muy complicado, requiere cuidadores, rodar durante espacios muy cortos de tiempo, permisos, supervisiones… tiene muchas limitaciones. Rodar con un recién nacido ni siquiera sé si está permitido, pero en caso de que lo esté, seguro que es muy complicado y dudo que compense el esfuerzo para dar un ultrarrealismo poco necesario a dos segundos de narración. Sobre todo si te matas para conseguir ese realismo y luego haces una transfusión de sangre con una espina de erizo de mar y dos tubos de plástico.

En fin, una de las mejores escenas del capítulo, muy bien rodada, muy bien interpretada, con un ritmo estupendo y una música preciosa, y me alegro que haya sido con la pareja Charlie-Claire. Me hacía falta una escena así para rehabilitarles.

Desmond se acerca a Kate, comprobando que su enésimo plan para juntar supervivientes ha funcionado, y le pregunta a Kate si ahora entiende lo que él pretende. Ella no dice nada, pero por su siguiente frase se sobreentiende que la respuesta es sí. Kate le pregunta “¿y ahora qué?”… y Desmond se queda con esa cara misteriosa y no responde. Yo esperaba que dijera “ahora nos vamos”, pero no. Quizás es que ahora Kate tiene que cumplir su labor para despertar a otros. En concreto a otro. Uno muy cabezón. Una última nota: Desmond está muy guapo, pero entre traje negro y corbata negra parece que vaya a un funeral.

Volvemos a la Isla, donde la tierra sigue temblando y la tormenta que predecían todos ha estallado. Está lloviendo a cántaros, caen piedras, la tierra tiembla… todo muy agradable. Sawyer y compañía reciben tanto temblor sin saber qué ha pasado, pero suponiéndolo, y, como suele pasar, un árbol en caída libre complica las cosas atrapando a uno de los supervivientes. En este caso a Ben, que empuja heroicamente a Hurley y se pone en medio de la trayectoria de caída. Después de quedar atrapado, Sawyer, Kate y Hurley intentan levantar el árbol… me pregunto si Ben haría lo mismo si la situación fuese la contraria. Sí, se ha tragado el impacto del árbol para evitárselo a Hurley… pero en el capítulo pasado se había cambiado al Lado Oscuro de la Vida con intenciones igualmente oscuras. En resumen, si fuera Ben el que tuviera la oportunidad de salir de la isla a cambio de abandonar a sus compañeros, ¿qué haría? Quizás este pequeño acto heroico de salvar a Hurley nos esté dando la respuesta: se quedaría y echaría una mano.

Mientras Sawyer y compañía intentan sacar a Ben, el walkie a cuyo extremo está Miles empieza a sonar. Miles y compañía ya han llegado al avión y Richard y Frank están adecentándolo para despegar. Según sus palabras, despegarán en una hora porque si no lo hacen entonces, ya no quedará isla sobre la que despegar. Y a lo largo de la serie las distancias en la isla se han hecho muy cortas o muy largas indistintamente… pero no tanto como para que les dé tiempo a llegar a la Hidra en una hora. Eso hasta que Ben recuerda las palabras que le dijo Humo Locke al principio: que tiene un barco y piensa escapar con él. Y con un barco es más fácil llegar a la Hidra en una hora.

Precisamente mirando ese barco está Humo Locke y allí lo encuentra Jack. Y viene la típica pelea de manual entre el bueno y el malo que no me hacía falta ver y que tampoco creo que sea el final más apropiado para un personaje como Humo Locke. No lo digo tanto por el intercambio de galletas entre Jack y Humo Locke, que es correcto (aunque sigue siendo una pelea normal y corriente), sino por el final con Kate apareciendo en el último momento para soltar una frase digna de una película de Bruce Willis, ese Humo Locke empujado al vacío y ese típico plano contrapicado del bueno asegurándose de que el malo se ha caído al fondo y está bien muerto. Solo ha faltado Humo Locke volviendo con una carcajada maligna para que haya que rematarlo otra vez. Vamos por partes.

Aunque la frase brucewillisiana de Kate no me gusta (“te reservé una bala”) tengo que admitir que es una contestación lógica a la frase que le soltó Humo Locke la primera vez que Kate la emprendió a tiros con él (“quizás quieras reservar tus balas”). Demasiado testosterónica para mi gusto, pero la frase tiene su sentido y no sale de la nada.

Al fin sabemos de donde venía ese corte en el cuello de Jack que no paraba de sangrar en la realidad alternativa: en esta pelea con Humo Locke, el susodicho Humo intenta afeitarle el cuello a Jack y consigue hacerle un cortecillo antes de que Kate le vuele las espaldas. ¿Por qué tenía la sangre de ese corte en concreto y no de otros, con la paliza que se lleva Jack en este capítulo? Quizás porque éste sea un momento recuerdo muy potente. Pongámonos en el lugar de Jack en ese momento en el acantilado: tiene una herida en el abdomen que le quita fuerzas y que pinta muy mal, Humo Locke lo tiene atrapado con un cuchillo que se le está clavando en el cuello y está solo. En resumen, va a perder, tiene la muerte muy cerca y lo que es peor, también el fracaso absoluto. Y a Jack lo de la muerte no sé si le importa, pero el fracaso absoluto le sienta fatal. No creo que esa herida aparezca en la realidad alternativa porque le recuerde a Jack un momento en que creyó que iba a morir, sino un momento en que, unida a esa muerte estaba la terrible sensación de que iba a fracasar estrepitosamente. No le reviento nada a nadie si digo a estas alturas que Jack muere. Sin embargo, no recuerda la herida en el costado que le lleva a la muerte porque Jack muere en paz, con la sensación de que su sacrificio y su vida han servido para algo. Esa herida no transmitiría la misma sensación de alarma que el cortecillo en el cuello. A parte de que es menos engorroso y menos espoileanteque Jack tenga un misterioso cortecillo en el cuello a que tenga una misteriosa herida sangrante en el abdomen.

Lo que menos me gusta de este final para Humo Locke es que es un final muy simple,muy en blanco y negro, para un personaje al que nos han estado llenando de matices de grises a lo largo de la temporada, especialmente a través de sus flashbacks. El Humo Negro es rebelde porque el mundo le ha hecho así. Y sí, es malo, ha manipulado, mentido y matado por conseguir sus muy egocéntricos objetivos… pero creo que se merecía una escena de muerte en la que no apareciera como el típico malo maloso, sino como ese humano ambiguo, ambicioso, inquieto, cansado y llevado al mal por circunstancias que él no pudo controlar. En fin, una escena que mostrara al mismo hombre que mató a su madre con lágrimas en los ojos y luego intentó justificarse ante su hermano. No el típico malo al que hay que matar porque es malo. Un final injustamente simple para un personaje perversamente complejo.

Voy a acabar con la escena del barranco, y luego vuelvo a los flashalternativos que están intercalados. Milagrosamente, la tormenta se despeja. ¿Tendrá que ver con la muerte de Humo Locke? Es una pregunta absurda, no creo que tenga que ver con nada, pero bien es cierto que con la muerte del Humo Negro la Isla se ha librado de un Gran Nubarrón. Jack está herido y la cosa es potencialmente grave. Debería estar sangrando como un gorrino, esa herida está en el hígado, pero bueno… Jack tiene que aguantar hasta el final. Me encanta la mención a la famosa historia de los cinco segundos: “tráeme aguja e hilo y yo contaré hasta cinco”. Muy bonita, pretendiendo indicar con humor que Jack está ante una situación acojonante.

Sawyer, Hurley y Ben llegan detrás, ven el panorama y se dan cuenta de que, por muy muerto que esté Humo Locke, la Isla sigue yéndose a pique. Jack deduce que Desmond hizo algo que hay que corregir. Y eso que hay que corregir, o más bien arreglar, lo tiene que hacer él, por supuesto. Kate dice que no lo haga, le pone mala cara y se aleja… y ya sé cómo va a acabar la escena. Es el último capítulo y para dejar a los espectadores más clásicos satisfechos hay que hacer dos cosas: que el bueno mate al malo a base de pan y tortas, y que el bueno bese a la chica. Pero que conste que el bueno besando a la chica tiene un poco más de chicha de la aparente. Resumiendo, Jack decide quedarse para arreglar la Isla y así comienzan las despedidas.

La despedida entre Jack y Sawyer me sabe un poco breve. Teóricamente no se van a volver a ver  y Jack va a sacrificarse por todos, Sawyer incluido. Después de las malas palabras que Sawyer le ha dicho esta temporada esperaría un poquito más. Sin embargo, lo que hay me gusta. Un cruce de manos, esa sonrisa y ese “buena suerte, James” por parte de Jack, y ese“Gracias, doc. Por todo” de parte de James y especialmente la mirada que le lanza. Una especie de “no eras tan tonto como parecías cuando te compramos. Gracias, tío”. Muy sutil, pero me gusta.

En la primera despedida entre Jack y Kate, un detalle: esa insistencia de Kate en que“no tienes que hacer esto Jack”, y esa insistencia de Jack en lo contrario, me recuerdan a la escena que tenían al principio del capítulo en la que Kate le decía a Jack que nada es irreversible y que dejara de hacerse el héroe porque no había arruinado nada. Entonces me parecía que Kate tenía miedo de que esa actitud de Jack le llevara a ofrecerse a la primera misión suicida que surgiera. Bien, Jack se ha presentado a la primera misión suicida que se ha surgido. Y Kate tampoco se empeña mucho en hacerle cambiar de opinión. Vale que le conoce muy bien y sabe que cuando Jack tiene una idea, no se la sacan de la cabeza ni a golpes… pero ahora sí que está hablando de suicidarse heroicamente. Y Kate no se resiste mucho.

Sigamos. Por un lado, Ben decide que no se marcha porque si la Isla se hunde, él se hunde con ella. Gran actitud, eso sí que es amor… aunque sea a un pedrusco. Ben ha sido el responsable directo o indirecto de todo lo que está pasando, de la posible destrucción del lugar al que ha dedicado su vida. Estar dispuesto a morir con él y pagar así por sus errores es una actitud que le define mucho y le honra. Por otro lado, Hurley tampoco quiere abandonar a Jack, aunque lo camufle con cosas como “no pienso saltar por el barranco, me mataría”. Un capítulo más dentro del juego de lealtades que han mantenido Jack y Hurley últimamente y que ha sido una de las mejores cosas de la temporada. Jack acepta que Hurley se quede con un“bueno, vale, bienvenido al club”… lo cual es muy raro. Si Jack sabe que se dirige hacia la muerte, ¿llevaría con él a alguno de sus amigos sabiendo que puede acabar igual? Yo creo que no. Por eso sospecho que Jack sabe que Hurley debe ir con él, que es una de esas cosas que tienen que pasar… y decide no resistirse mucho. ¿Hurley sospecha algo en esa actitud de Jack? Cuando Jack accede con tanta facilidad, Hurley se queda un rato mirándole con cara medio sospechosa. ¿Estaba esperando más resistencia a su decisión de quedarse? Yo la esperaría.

Y vamos a la segunda y definitiva despedida entre Kate y Jack, con el canónico beso que teóricamente inclina la balanza de los Asuntos Románticos hacia el lado Jater… y digo teóricamente. Mientras que Jack acepta que Hurley se quede, a Kate le dice que tiene que irse, que tiene que acabar lo que fue a hacer a la isla: meter a Claire en el avión y llevarla con Aaron. Y este es otro detalle que refuerza la idea de que Jack sabe que Hurley tiene que quedarse en la Isla. Meter a Claire en el avión es algo que también puede hacer Sawyer, no es necesaria Kate. Kate le dice a Jack “dime que te volveré a ver” y me gusta que Jack no se ande con tonterías y le diga que no, que no va a volver a verle y que si tiene que decir algo, que lo diga ahora o calle para siempre. Todo ello sin palabras. Se quedan mirándose en una de esas escenas en las que siempre pienso “¡pero que se besen ya, coñe!”… y se besan. Y Kate le dice a Jack que le quiere… y Jack le dice a Kate que la quiere… y de los dos “te quiero”, solo me creo el de Jack. Ojo, no estoy diciendo que Kate quisiera a Sawyer y esté fingiendo. Kate tiene la mala manía de echarse para adelante y perder las inhibiciones ante momentos de vida o muerte, y echarse para atrás cuando esos momentos de vida o muerte ya han pasado. Véase toda la historia de la jaula de osos con Sawyer en el 3×06, cuando creyó que iban a matarle. En este momento, Jack le está diciendo se dirige hacia su muerte. Lo mínimo que puede hacer Kate es darle un beso y decirle que le quiere, pero no creo que Kate sepa aún lo que significa eso. ¿Por qué? Cuando vi esta escena por primera vez pensé, “vale, bien, si Kate le quiere, volverá a por él. No se escapará de la isla sin Jack”… y Kate no volvió. Un personaje que nunca hace caso a nadie, que siempre vuelve a por quien le da la gana, que cuando Jack se quedó entre los Otros en la tercera temporada le faltó tiempo para ir a por él. En fin, creo que en esta escena, Kate aprecia más su propia vida que la de la persona amada (actitud poco romántica), que no sabe realmente lo mucho que puede llegar a querer a Jack y ese “te quiero” es en plan “te vas a morir, es lo mínimo que puedo decirte”. En cambio Jack… Jack sí que lo dice de verdad, desde el fondo de ese corazoncito terco y pesado, enamorado hasta las trancas y sabiendo que no va a volver a verla. Mención a Mathew Fox por esa sonrisa de ¿alivio, felicidad? en respuesta a las palabras de Kate, y por ese tono de voz y esa expresión en su propia respuesta. Eso es amor y lo de Kate es un calentón emocional. Pero tranquilos que los Asuntos Románticos entre Jack y Kate no han acabado aquí. Solo estoy diciendo que el “te quiero” de Kate en este momento no me sabe a decisión, porque se marchó de la isla por piernas y no demostró realmente la verdad en esas palabras.

Volvamos para atrás, que me he dejado dos flashalternativos y uno de ellos es precioso. Justo después de que Jack tire a Humo Locke por el acantilado, cambiamos a la realidad alternativa en la que Jack acaba de operar a Locke. En una realidad Jack acaba de “matar” al falso Locke, en la otra acaba de “despertar” al verdadero Locke. Nótese la ironía. A Jack vuelve a sangrarle el corte en el cuello, como pidiéndole insistentemente que recuerde, pero Jack no se da por aludido y cuando está a punto de marcharse para reunirse con su hijo en el concierto, Locke despierta de la anestesia… cosa que no debería hacer. Me hace gracia que Locke despierte con la misma frase en la cabeza con la que Juliet murió, “ha funcionado”. Aunque no tiene nada que ver porque Locke se refiere a que puede sentir sus piernas de nuevo, que la operación ha funcionado. Preciosa la forma en que está intercalado aquí elflashback recuerdo, con ese plano de los dedos del pie moviéndose que imita a aquel plano del mítico 1×04 en el que Locke se despertaba en el lugar del accidente contemplando como se movían los dedos de su pie en una situación “parecida”: en ambos casos había recuperado la sensibilidad en las piernas, aunque en el 1×04 fuera milagrosamente y en este 6×18 por una teórica y más científica operación. De cualquier forma, Locke recuerda y de repente mira a Jack con una cara de felicidad, reconocimiento y agradecimiento que hace que se me caiga la boca al suelo. Pero qué bien lo hace Terry O’Quinn, por las virgencitas de Eko. Locke le pregunta a Jack si no recuerda nada… y Jack tiene su primer flash, curiosamente a la noche en que abrieron la escotilla. Y la escotilla es una de las cosas que más unió y enfrentó a Jack y Locke, por tanto tiene mucho sentido que su recuerdo sea ese. Pero como es tan tozudo, tan hombre de Ciencia y tan plasta en general, Jack no deja que ese flash continúe y no le hace caso.

A Locke no le importa, ni la falta de recuerdos de Jack, ni la cirugía ni nada. Le pasa como a cualquier personaje que acaba de despertar: tiene que irse. Pero Jack, que sigue “dormido” y además sigue siendo Jack, no hace caso y le dice a Locke que se esté quieto, que acaba de salir de una operación y no puede moverse. Es decir, argumentos propios del Hombre de Ciencia que es. Me encanta la sonrisa de Locke mirando a Jack mientras éste intenta mantenerle quieto y anclado a su papel de inválido recién recuperado. Es como si Locke reconociera a ese terco Hombre de Ciencia con el que su vida se cruzó gracias al accidente del vuelo 815, como si le hubiera echado mucho de menos y se alegrase de volver a verle, y al mismo tiempo le hiciera gracia encontrarse a Jack en esa situación, aún “dormido” y convencido de ser solo el eficiente médico que era en su vida anterior a la isla.

Jack dice que tiene que ir a ver a su hijo… y Locke le responde extrañado que Jack no tiene hijos. Aquí pensé que Locke había vuelto a ser completamente Locke y no recordaba que Jack tuviera un hijo, porque si volvemos al capítulo 6×16, el Locke alternativo sí que sabe que Jack tiene un hijo, lo vio en una foto de su despacho. En todo caso, esa afirmación hace que Jack se detenga… y me encanta la expresión de Locke al repetirle a Jack que no tiene hijos, como si le quisiera decir sin palabras “despierta de donde quiera que estés, Jack. Esta no es tu vida, por bonita que sea”. Y por si no hubieramos tenido suficientes sonrisas de Terry O’Quinn de esas que serían capaces de iluminar una ciudad entera, aún le queda una más y una frase preciosa: “espero que alguien haga por ti lo que tú has hecho por mí”. Jack debe de estar alucinando y pensando “qué puñetas habré hecho por él”, pero en su expresión al quedarse mirando a Locke se puede ver que toda esta escena ha removido algo en su cabeza, que Locke ha despertado un gusanillo que se está abriendo paso en su preciosa vida alternativa. ¿Por qué? Porque estamos hablando de Jack. Si realmente no creyera las frases de Locke se le notaría el desprecio en la cara. Esta escena ha afectado al buen doctor, lo que ocurre es que es tan cabezón y tan inmovilista que no se va a despertar fácilmente.

Un detalle que quizás explique parte de esas sonrisas de Locke al ver a Jack. La última vez que Locke y Jack se vieron en la vida real fue en el capítulo 5×07, durante la narración de las andanzas de Locke para reunir a los Seis de Oceanic y llevarlos a la isla. Locke había tenido un accidente de coche y, por supuesto, había acabado en el hospital de Jack. Entonces, también Locke había intentado convencer a Jack de algo, en este caso de volver a la isla, pero en ese momento Jack sí que era Jack y, por resumir, mandó a Locke a la mierda. Por aquel entonces, Jack no parecía en absoluto feliz, se veía fácilmente que su vida era un desastre y que estaba yendo a peor. Poco después Locke murió, y esa fue la última visión que tuvo de Jack. En esta vida alternativa, recuerda repentinamente, conecta con esos recuerdos de su otra vida y vuelve a encontrarse con Jack en un hospital, vuelve a tener que convencerle de que le acompañe… pero en este caso se encuentra con un Jack que parece feliz, que parece un buen tipo y que se ha librado de todos los problemas que tenía esa última vez que se vieron. ¿Locke se alegra de volver a ver a Jack y de ver a este Jack feliz y no al Jack destrozado que vio por última vez? Me gusta pensar que sí.

En todo caso, gran escena. Cuanto más la veo más me gusta, los dos actores están estupendos, el momento recuerdo me parece ajustado, bien introducido y muy bien relacionado con el resto de la serie, y cada vez que Terry O’Quinn lanza una de esas sonrisas el mundo parece un lugar más bonito… y reconozco que eso último ha sido muy cursi.

Pasemos al siguiente flashalternativo, que también transcurre en el hospital y esta vez concierne a Jin, Sun y Sawyer. Una cosa que tengo que decir, la primera vez que vi el capítulo los flashalternativos me fueron gustando cada vez menos por una razón: estaban pasando cosas que tenían pinta de ser producto de un happy end apresurado en el que todos tenían que estar curados, sanos y fantásticos. Por ejemplo, el hecho de que Locke moviera los dedos de los pies nada más despertarse de la anestesia, cuando esas cosas suelen llevar mucho tiempo. Sawyer entra en la habitación de Jin y Sun, y esta última está de pie, vestida y tan campante, como si no le hubieran pegado un tiro entre ombligo y espalda un par de días antes. Todo esto se explicó cuando al final nos dicen qué es esta realidad alternativa… pero mientras no lo sabía, todos estos detalles, estas curaciones milagrosas y demás me estaban rayando bastante.

Sawyer entra en la habitación y se encuentra a Jin y Sun recogiendo sus bártulos.Sawyer va a lo suyo, “hola, soy policía y vengo a protegerla” sin entender las miradas y las sonrisas de Sun y, sobre todo, Jin. Sun rechaza la ayuda de Sawyer y dice que “está a salvo”, cosa que no pensaba al principio del capítulo. Recordemos que Sun estaba preocupada por cómo escaparía de la influencia de su padre. Ahora, de repente, todo eso no importa. La explicación, otra vez, reside en el final. En todo caso, me encanta la actitud de Jin con respecto a Sawyer: esa sonrisa cuando le vuelve a ver, ampliada cuando descubre que en esta realidad Sawyer es policía. Parece que esté recordando los tiempos de Jim LaFleur en Dharma y estuviera pensando “ser policía es lo tuyo”, con una sonrisa que hasta Sawyer nota extrañado. En todo caso, Jin y Sun se marchan y le dicen a Sawyer que le verán “allí”. ¿Dónde es “allí”? Sawyer lo sabrá cuando “despierte”… y nosotros lo sabremos al final.

Mientras tanto, en la realidad clásica Richard, Frank y Miles siguen preparando el avión. Por cierto, que este Frank cascarrabias me recuerda al Scotty de Star Trek… aunque Scotty no era un cascarrabias, pero me recuerda. El avión está más o menos arreglado pero, como suele pasar, en cuanto empiezan a comprobar los sistemas siempre hay uno que falla. El incombustible Frank manda a Miles y Richard a buscar la avería dando lugar a una de mis frases cómicas favoritas del capítulo: “no creo en muchas cosas, pero sí que creo en la cinta aislante”. El caso es tener fe en algo.

Por otro lado, Sawyer y Kate se dirigen hacia el avión y se enteran, gracias a los gritos de Frank, de que ya pueden correr cagando leches o se quedan en la isla. Y están ante un barranco… muy alto. Y solo queda saltar. Me gusta esta escena, me recuerda a la archiconocida y mil veces imitada escena de “Dos hombres y un destino” en la que Robert Redford y Paul Newman se tiran por un barranco al fondo de un río. Solo ha faltado que alguien diga que no sabe nadar. Mención a Kate, por tomar la iniciativa y lanzarse la primera, y otra mención a los dos dobles que realmente se tiraron por ese barranco. Menuda caída.

A continuación, el mejor reencuentro y uno de los mejores despertares de todos losflashalternativos. Seguimos con Sawyer, que ya que no ha podido cumplir su función, va a buscar algo de comer dentro del hospital. Por el pasillo se cruza con Jack, le pregunta dónde puede encontrar comida, escucha su respuesta… y se queda mirándole, y mirándole y volviéndole a mirar como si Jack le sonara de algo y no pudiera recordar de qué. ¿Empezando a recordar, James?

Sawyer encuentra la máquina de chocolatinas, por supuesto escoge una chocolatina Apollo y por supuesto, la chocolatina se queda atascada al igual que le hizo a Jack en el 5×16 cuando se encontraba por primera vez con Jacob. Apollo… esas chocolatinas inalcanzables. El caso es que Sawyer le mete mano a la máquina para “robarle” la chocolatina… y en esta actitud es sorprendido por Juliet, con traje de noche, tacones, bata y un aspecto como para no acabar recordándola. Me encanta que antes de recordarse mutuamente, Juliet y Sawyer se enzarcen en una de esas peleas verbales como las que mantuvieron desde que se conocieron en la tercera temporada. Es una señal de que, por muy alternativa que sea esta realidad y por muchas cosas que hayan cambiado, los personajes siguen siendo ellos mismos.

Juliet le da un truco (legal) para atracar a la máquina, Sawyer desenchufa la máquina,la luz se va, la chocolatina cae y Juliet dice “funcionó”… justo lo que estaba pensando cuando murió en el 6×01. Y resulta que lo que funcionó en ese momento no fue la bomba, sino un truquito para conseguir una chocolatina en una “realidad alternativa”. ¿Juliet conectó a este momento cuando murió? Evidentemente sí.

El truco ha funcionado, Juliet le alarga la chocolatina a James, éste la alcanza, sus manos se tocan… y ambos empiezan a flashear a la realidad clásica y a recordar que vivieron tres años juntos y que han sido una de las parejas más inesperadas y más emocionantes deLost. Y por eso tienen el recordatorio más emocionante, mejor montado y mejor interpretado, en el que no sobra ni una nota de música, ni una frase, ni nada, y en el que se entremezclan la realidad alternativa y el recuerdo como si fueran uno solo, lo cual queda mucho mejor que las dos cosas separadas. Es un momento precioso, a todos los niveles. Con lo poco que me estaban gustando los momentos-recordatorio cuando vi el capítulo por primera vez (cosa que ha cambiado), con éste casi me echo a llorar antes de tiempo. Y la idea de repetir palabra por palabra las últimas frases que los personajes se dijeron en el 6×01, de revivir el dolor que padecieron en aquella separación (especialmente por parte de Elizabeth Mitchell, parece que esté sintiendo otra vez los últimos momentos de Juliet), y de representar el alivio de encontrarse de nuevo es genial. Un momento estupendo. Una Gran Mención del Jurado a Elizabeth Mitchell y a Josh Holloway por ponerme el corazón en la garganta y otra Gran Mención a todos aquellos que hicieron que esta escena sea como es. Así se recuerda, puñetas… y esto no quita que el momento recuerdo de Charlie, Claire y Kate también sea muy bueno.

Antes de acabar con esta escena, aprovecho para corregir un error que he cometido varias veces. El café danes. Cuando vi el 6×01 probablemente lo hice con los subtítulos sin corregir. Tampoco importa, porque si fuera expresión que yo conociera, no me habría equivocado aunque los subtítulos estuvieran mal. Cuando Juliet hablaba del café, en los subtítulos ponía “danés” y además yo entendía algo de “danés”. No entendía porqué querrían tomarse un café danés, cuando tengo entendido que el café por el norte de Europa es agua con polvos, pero teniendo en cuenta que el café de los americanos tampoco es mucho mejor, a lo mejor era una variedad del Starbucks que a Juliet le gustaba. Pero no, resulta que “to go Dutch”significa “pagar a medias”, y Juliet se refería a que deberían tomar un café y pagarlo a medias. Toda la temporada pensando que Juliet tenía mal gusto con el café… nunca es tarde para corregir los fallos.

Seguimos en la realidad alternativa pero cambiamos a Jack y vamos al concierto, que ya ha terminado. Jack anda buscando a su hijo cuando se encuentra con Kate, y la recuerda de algo. Kate empieza por lo fácil: nos vimos en el vuelo 815, te robé el bolígrafo. Pero después del encuentro con Locke, Jack está “despertando” poco a poco, sabe que no recuerda a Kate solo de eso. Me encanta el diálogo. “Te robé el bolígrafo”, “¿y por eso te conozco?”, “no, no me conoces por eso”, y la expresión de Kate, reflejando lo que dirá con palabras un poco después“te he echado tanto de menos”. Aquí Kate sí que quiere a Jack, y creo que la clave, lo que necesitaba Kate para que su “te quiero” sonara auténtico, era precisamente eso… echarle de menos, perderle de verdad para darse cuenta de lo que le quería. En fin, Kate se acerca a Jack, le toca… y Jack tiene otro flash, en este caso a Kate en la realidad clásica. Pero a diferencia de Sawyer y Juliet, el hecho de encontrarse con Kate no es suficiente para que termine de recordar. Solo es suficiente para meterse la idea en la cabeza de que algo no está bien en su vida.

Kate le dice a Jack que la siga, y que si lo hace, entenderá al fin lo que está pasando.Lo cual me recuerda que la última vez que vimos a Kate en los flashalternativos acababa de recordar y le preguntaba a Desmond qué tenían que hacer ahora. Esta es su misión: llevarse a Jack al “punto de encuentro” porque él solo no irá ni a patadas. Es Jack. No se le puede decir lo que tiene que hacer… a menos que se lo diga una morena pecosa de largas piernas.

Un detalle tonto: me he quejado antes de los pelos que lleva Kate en un presunto concierto de gala, y esto va a parecer contradictorio pero, aunque sea un detalle muy pequeño, agradezco a los responsables de la serie que no hayan aprovechado para maquillar y repeinar a Kate en estas escenas y la hayan dejado como ha aparecido mayoritariamente en la serie: con los pelos revueltos y el mínimo maquillaje necesario. Hubiera sido fácil ponerla guapísima como es ella, Desmond podría haber tenido escondido maquillaje además de ese mínimo vestido. Pero prefiero esta Kate fugitiva con una apariencia que no concuerda con el vestido que lleva puesto. ¿Por qué? Porque Jack conoció a Kate como esa fugitiva de pelo revuelto y cara sin maquillar.

En resumen, una escena muy bonita, muy bien los dos actores (todos están muy bien en los flashalternativos) y me gusta más este reencuentro en la vida alternativa que la despedida en el barranco. Lo veo más natural y menos automático, menos “ahora toca beso entre el chico y la chica”. Además de que complementa muy bien las acciones de Kate en la susodicha escena del barranco. Si la declaración de Kate se hubiera quedado en ese “te quiero”, el final de la relación Jack-Kate me habría resultado acartonado, porque no me termino de creer a Kate en esa escena. En cambio, este momento y ese “te he echado tanto de menos” suenan muy auténticos y dan más fuerza al “te quiero” ortopédico de Kate. Muy bonito. Por cierto, me pongo en el lugar de Jack y me da una pena… está rodeado de gente que él no conoce de nada pero que parece conocerle a él, tiene flashes a cosas que no consigue situar, la vida que tan bien había conseguido arreglar se está descalabrando y no sabe porqué.

Volvamos a la isla. Jack, Hurley y Ben llegan a la Cueva Mística, menos mística desde que se apagó la Luz… y allí Jack revela su plan: bajar al Corazón de la Isla, arreglar lo que Desmond hizo, y seguir el destino que presuntamente Desmond ha sufrido. Morir. Aunque Desmond sigue vivo ahí abajo, nadie sabe nada de él desde que lo bajaron a la cueva y la tierra empezó a temblar. Lo lógico es pensar que, hiciera lo que hiciese, eso mismo le ha matado y matará a cualquiera que le siga. Y Jack lo sabe. Y Hurley lo sabe. Y cuando oye su plan, suma dos más dos y además ve la expresión de Jack y esa negación sin palabras, y llega a la conclusión de que Jack tiene ganas de morir. Y lo que sigue es una estupenda escena por parte de Jorge García. Me encanta como se enfada a pesar de no poder evitar echarse a llorar cuando descubre que Jack quiere bajar a la cueva solo y que en sus planes no entra subir de nuevo. Y como parece que se le cae el mundo encima cuando Jack le dice que es él quien tiene que cuidar la isla. El mismo tipo que en el capítulo pasado se alegraba de no ser el elegido.

Jack le transfiere los poderes a Hugo, lo cual probablemente le convierte en el Guardián más breve de los últimos milenios. No me lo veía venir, francamente, pero era porque no lo pensé. En cierto modo, este giro era previsible si se quería dar una sorpresa final a la historia de los guardianes. Dejar al mando al menos sospechoso. Aunque realmente, Hurley no sería el menos sospechoso. Para mí, de los cuatro que sobrevivieron, los menos indicados para ser Guardianes serían Sawyer y Kate, ambos por una razón común: no creen en la Isla. Kate le pide a Jack en este mismo capítulo que se marchen y dejen que la isla se hunda. Valiente guardiana sería. Sawyer, por su parte, se unió a Humo Locke en el 6×04 después de descubrir que era un candidato para proteger la isla. ¿La razón? La misma que le ha guiado desde entonces. Sawyer en esta temporada no ha hecho más que intentar salir de allí. De nuevo, mala actitud para ser Guardián. Hurley y Jack en cambio siempre se han apoyado y se han seguido mutuamente con un objetivo: cumplir las “órdenes” de Jacob, proteger la isla y acabar con el Humo Negro. Pongo lo de órdenes entre comillas porque Jacob no es de los que se aparecen y te dicen “hala, chaval, tienes que proteger la isla”. A falta de Jack, Hurley era la opción más acertada.

Y tiene gracia que sea Hurley el guardián último, el que cargue con semejante responsabilidad. Supone la prueba definitiva de la evolución del personaje a lo largo de estas seis temporadas. Hurley empezó casi como un recurso cómico, un personaje con pequeñas iniciativas (un campo de golf para relajar el ambiente en el 1×09, una lista de pasajeros para tener a la gente localizada que acabó descubriendo al primer otro en el 1×10), pero no pintaba demasiado a nivel de decisiones. No le veía como un líder. Esto se agravó en la segunda temporada cuando a Hurley le tocó enfrentarse al reparto de comida de la estación Cisne en el 2×04, su primera misión importante, su primera tarea de líder y una de esas ocasiones en que no podría ser el buenazo que siempre ha sido. Entonces, optó por la vía fácil: acabar con el problema contentando a todos con un gran festín, sin pensar en los malos tiempos que pudieran venir. No digo que fuera una mala decisión, pero fue una decisión que no le dejaría como un ogro ante los demás. Y creo que esto último fue lo que motivó la decisión de Hurley. Me voy a saltar el papel de Hurley en la tercera temporada porque no recuerdo momentos clave en los que él tomara parte activa, la tercera temporada fue más de su inseparable compañero Charlie. En la cuarta, y con la muerte de Charlie, Hurley empezó a dejar atrás esos buenos tiempos en los que se mantenía en segundo plano (con alguna idea brillante como lo del manifiesto en el 1×10) y se volcó más en los problemas y las marcianadas que ocurrían a su alrededor, sin llegar a liderar pero enfrentándose a los que lideraban si hacía falta. ¿Ejemplos? Su discurso y enfrentamiento a Jack en el 4×01, negándose a ir en busca de los del carguero y arrastrando a algunos supervivientes con él, o la búsqueda de la cabaña de Jacob con Ben y Locke hacia el final de la temporada, una búsqueda que él lideraba. Este Hurley que se enfrenta (aunque siempre de buen rollo) a sus compañeros ya es diferente del Hurley que en el 2×04 huía de las responsabilidades derrochando alimentos en una fiesta comunal. Ha dado un paso hacia lo que supone ser líder, llevar responsabilidades a cuestas y no huir de ellas. Y aunque a principios de la quinta temporada huía de la isla y no quería saber nada de ella ni de las locuras de sus compañeros (yo también lo haría si el cerebro que hubiera parido la idea fuera Ben), en cuanto ha visto a la isla en peligro en la sexta temporada ha dado el paso decisivo que ya se venía viendo a lo largo de la cuarta. Ha tomado decisiones, ha creado planes descabellados y los ha llevado a cabo incluso con parte de sus amigos en contra. En fin, Hugo se ha hecho mayor, se ha hecho responsable y ha demostrado que ahora sí puede hacerse cargo del puesto de líder… aunque siga sin quererlo. Ey, yo tampoco lo querría si hacerme cargo del puesto de líder significara mandar a la muerte al que ha sido tu colega y tu gran apoyo en los últimos tiempos.

Porque otro de los pilares de esta temporada y una de las cosas que más me ha gustado ha sido la relación entre Hurley y Jack, especialmente en los últimos capítulos en los que Hurley ha despuntado más como líder. El apoyo que se han dado mutuamente, escenificado en aquella magnífica escena en medio de la selva en el 6×12 en la que Jack le decía a Hurley que confiaba en él aunque su plan (ir a hablar con Humo Locke) fuese descabellado, o en las dos veces en las que estos personajes se dicen “creo en ti” en este capítulo (Hurley cuando Jack se dirige por primera vez a la cueva de Luz, Jack en esta escena)… en fin, ha sido una de las mejores cosas de una temporada en la que la confianza ha estado muy presente.

Algunos detallitos: cuando Jack le dice a Hurley que él debe ser el nuevo protector de la Isla, me gusta que la cámara se centre por un momento en Ben, que agacha la mirada como si pensara “hala, ignorado otra vez, después de todo lo que he sacrificado por esta Isla. ¿Y yo cuando?”. También me gusta especialmente la interpretación de Mathew Fox en un par de puntos. El primero, cuando le dice a Hurley “yo creo en ti”. El segundo, cuando Hurley acepta pero le dice que solo lo hará temporalmente y que en cuanto encienda la Luz, lo sacarán de allí y volverá a ser el Protector de la Isla… y Jack sonríe porque, aunque cree que eso no pasará y que él no va a salir de la Cueva, no puede esperar que Hurley diga otra cosa. La pena es que esa sonrisa sea en un plano tan breve, casi no se ve. Y es una de las pegas que le pondría a buena parte de la trama isleña del capítulo y que suele pasar en los finales de temporada: que las cosas pasan demasiado deprisa para lo que suele ser normal, y que escenas que necesitan solo un poquitín más de tiempo van más rápido de lo que les conviene.

Pasemos a la transferencia de poderes, y si en el 6×16 ya me quejé de lo poco higiénico que resultaba que usaran agua estancada para el “bautismo”, lo de esta transferencia no tiene nombre: agua embarrada de un charco en una botellita más sucia aún que el agua. Si Hurley no pilla algo con este bautismo, eso sí que será un milagro. Me hace gracia que el receptáculo del “agua sagrada” sea una botellita de Oceanic. Y todos los cánticos y la parafernalia no eran necesarios, solo que el Guardián le pase agua al proto-guardián y le diga“eres como yo”. Sinceramente, creo que los rituales de traspaso de poderes en el caso de la Madre y de Jacob han estado influidos por las creencias de la Madre (y de aquel que le traspasó el cargo a la Madre). Probablemente toda esa Comunión Pseudomística le importe un bledo a la Isla, y solo importase a los guardianes primitivos influidos por sus religiones de origen que, con ese ritual, se creían especiales y daban misticismo a algo que se puede hacer con un poco de agua sucia, una botellita llena de barro y cuatro palabras.

Hurley se bebe el agua apestosa como un valiente, Jack le dice “ahora eres como yo”y finaliza su estancia en el cargo de… un día. Un día en el cual la Isla está a punto de irse a pique y el Humo Negro ha muerto. Habrá tenido un mandato breve, pero no se puede negar que ha sido interesante. A ver si Jacob puede decir lo mismo de sus dos mil años de reinado. A destacar ese último plano de Jack mirando al nuevo guardián medio sonriendo y medio a punto de llorar. Que lástima, con lo que le iba a Jack el cargo de Guardián. Claro que otro cargo que le va aún más es el del tipo que se ofrece noblemente al sacrificio. Le va como anillo al dedo.

Con ayuda de Hurley y Ben, Jack llega al fondo de la Cueva y se encuentra a Desmondtirado en el suelo, el Corcho fuera de sitio y todo iluminado por una luz volcanico-infernal que da muy mal rollo. Jack consigue despertar a Desmond, levantarlo y llevarselo hasta la cuerda que Hurley y Ben controlan arriba, mientras Desmond le dice que se ha equivocado y que tiene que poner de nuevo el Corcho en su Sitio. Solo puede ser él porque cualquier otro morirá, pero ¿es eso cierto? Desmond tiene un aguante a la energía electromagnética superior al normal, pero ¿quiere decir eso que es inmune? El primer encuentro con la Energía de la Isla le ha dejado bastante hecho polvo. ¿Y si un segundo encuentro en tan breve espacio de tiempo lo mata? ¿Y si Desmond no es inmune, simplemente tiene mayor resistencia, pero puede morir igualmente a manos de esa Energía? Creo que es así, principalmente porque Desmond en esta escena no parece tener fuerzas para moverse… y no es solo por haber fracasado. Si fuera por haber fracasado y tuviera fuerzas suficientes, habría devuelto el Corcho a su lugar. No lo hace porque no puede ni mantenerse en pie. Jack se está desangrando y aún así tiene más fuerzas que Desmond en este momento. En resumen, uno de los dos tenía que morir colocando el Corcho. Y, según sus palabras, Jack iba a morir de todas formas así que es inútil dejar a Charlie huérfano, a Penny viuda y al fan de Desmond traumatizado.

Cambiemos un momento a la isla Hidra. Sawyer y Kate acaban de llegar, y Kate ve a Claire sentada en la playa y mirando como la isla se cae a pedazos. Buen efecto, por cierto. Por otra parte, Frank acaba de arrancar el avión y ahora, gracias a la cinta adhesiva milagrosa, todo funciona. Según sus palabras, no puede apagarlo y volverlo a encender porque no tienen batería suficiente, lo cual quiere decir que Kate y Sawyer ya pueden darse prisa. Evidentemente, Kate, Sawyer y Claire acaban en el avión, no se iban a quedar ahí después de todo lo que han pasado. Kate consigue convencer a Claire de que aún puede ser una buena madre aunque la isla le haya vuelto loca, se ofrece a ayudarla, Claire acaba aceptando y el trío tiene tiempo suficiente para ponerse en medio de la pista de despegue justo cuando Frank estaba a punto de echar a volar.

Detalle: ¿Kate era necesaria para sacar a Claire de la isla? Sawyer podría haberlo hecho igualmente. Podía dejar a Claire inconsciente y echársela al hombro. Lo que si que creo es que Kate era necesaria para que Claire tuviera algún futuro fuera de la isla. ¿Por qué? Por una cosa que dice en esta escena: “nadie sabe como ser madre al principio”. Kate lo dice sabiendo de lo que habla, porque a ella le tocó ser madre de golpe y por sorpresa al final de la cuarta temporada. Al menos una madre común y corriente tiene nueve meses para hacerse a la idea, a ella le llovió Aaron del cielo y tuvo que hacerse cargo de él. En definitiva, Kate sabe cuidar a Aaron, quiere que Claire lo haga y va a ayudarla. Aunque Sawyer quisiera hacer lo mismo, probablemente no habría sabido cómo. Él no quiso ni ver a su propia hija.

En fin, que se suben todos al avión y, en medio de un suelo que está empezando a hacerse pedazos, el avión despega sin explotar ni hacer cosas raras, en una escena bastante bonita. Si la comparo a otros despegues míticos, quizás prefiera el despegue del Ajira desde Los Ángeles en el capítulo 5×06, pero esta escena también me vale. Y si tengo que quedarme con la cara de alguien, me quedo con Sawyer mirando a través de la ventana a la isla que se está derrumbando (quiero creer que está pensando en Jack y en la oportunidad que les ha dado) y con Miles medio sonriendo porque al fin se ha librado de una locura de sitio que no iba con él y en el que, a lo tonto, ha pasado tres años de su vida.

Volvamos a la Cueva Mística y a sus Poco Místicas Soluciones. Jack coloca el Corcho y, como suele pasar, parece que no funciona. Y después del momento “¡Oh, dios mío, me he equivocado, nos hemos cargado la Isla, noooooooo!”, el Agua vuelve, la Energía se reinicia y todo vuelve a fluir y brillar. Un consejo para héroes en vías de sacrificio: hasta que no haya pasado media hora sin cambios, no os deis por vencidos. Estos mecanismos místicos tienen la manía de hacerse de rogar. En fin, no es una escena ni un recurso que me guste mucho y todo lo del Corcho me parece un poco desmitificador de más, pero destacaré dos cosillas que me gustan: el momento en que el agua empieza a fluir de nuevo y le cae a Jack en el brazo, y el momento en que Hurley y Ben ven como la Luz vuelve al fondo de la Cueva. Ah, y la música. En el momento en que vuelve la luz, Hurley y Ben empiezan a tirar… y suben a Desmond. Y mientras tanto, Jack está tirado en el Estanque Místico, rodeado de la misma agua energética que ha dejado a Desmond para el arrastre y desapareciendo en medio de la Luz, que cada vez tiene más fuerza.

En la realidad alternativa empezamos a acercarnos al punto de encuentro, que es la iglesia a la que llegaba el ataúd de Papá Shephard al principio del capítulo. Locke llega allí en taxi, sigue yendo en silla de ruedas a pesar de su recién recuperada movilidad, y en el camino de entrada se encuentra con Ben, sentado en uno de los bancos y con la mirada perdida. Ben le pide perdón por todo lo que le ha hecho, y se disculpa diciendo que era un celoso, un egoísta y que quería todo lo que Locke tenía. Al igual que se pregunta Locke, yo también me pregunto ¿Qué es lo que tenía? Si el pobre era un desgraciado. Ben responde diciendo que Locke era especial y él no. Yo hubiera dicho que Locke tenía fe, y Ben solo ambición. Que Locke hacía las cosas por razones más puras, aunque se equivocara y causase desastres, mientras que las motivaciones de Ben siempre eran más oscuras y retorcidas. Locke perdona a Ben por todo, Ben acepta ese perdón con cara de necesitarlo realmente y, sinceramente, hay que ser muy duro o estar muy fuera de la historia de estos dos personajes para no esbozar una sonrisilla en esta escena, aún sin conocer el final y saber lo que significa realmente ese Ben sentado fuera del grupo y pidiéndole perdón a Locke por todas las perrerías que le ha hecho… que han sido muchas.

Ben no quiere entrar en el punto de reunión y encontrarse con todos. En este momento, sin conocer el final, yo pensé que era porque todos los que están en la iglesia tienen sobrados motivos para odiarle. Bueno, corrijo, hay dos que no: Shannon y Boone no llegaron a conocerle. Afortunados ellos. Del resto, la verdad es que pocos iban a recibirle con los brazos abiertos.

Y otro de esos momentos rayantes. Ben le dice a Locke que ya no tiene que ir en esa silla de ruedas… y Locke se levanta y anda tranquilamente. Otro de esos momentos en los que pensé “esto ya es pasarse, que la gente no se cura tan fácilmente”. Y no, en el mundo real no se cura tan fácilmente. Locke se levanta, empieza a sonar su tema musical, se cruzan una última mirada y empieza a subir las escaleras tan campante. Y esta es una escena que creo que reúne todo lo que me gusta de Lost: dos buenos actores, dos grandes personajes en un momento grande para ellos, unos diálogos ajustados y una fantasmada aparente (Locke caminando cuando le han operado hace unas horas) que deja de serlo y solo se entiende cuando se conoce el final. Una escena preciosa y una estupenda conclusión a la relación de Locke y Ben, probablemente la mejor de toda la serie.

Volvamos un momento a la isla. Ben está atendiendo a Desmond mientras Hurley mira la Cueva de la que sale de nuevo Luz… la cueva en la que, presuntamente, ha muerto Jack, y que ahora él debe cuidar. Y Ben le convence de que debe hacerlo, que es su trabajo y que lo va a hacer bien, que solo tiene que hacer lo que mejor sabe hacer: cuidar de la gente. Si hace eso, todo irá bien. Otro buen motivo por el que Hurley debía ser el Guardián de la Isla. Es un buenazo. Con él la Isla solo se puede convertir en un Paraíso del Buen Rollo. O al menos no andará torturando a la gente. Ben le dice que puede empezar por Desmond, ayudándole a volver a casa y aquí viene algo que no me gusta del todo. Hurley dice que nadie puede salir de la isla y Ben responde que eso era con Jacob… que quizás se pueda gobernar de otra manera.

Esto de la laxitud de las normas isleñas no me gustó en un principio porque implicabaque todo lo que habíamos visto se podía cambiar, que todo valía y que las maldades isleñas solo eran producto del capitán que estaba al mando en ese momento. Pero luego lo pensé un poco y tengo una explicación que tiene sentido, aunque para ello tenemos que meternos con una pregunta escabrosa: ¿qué es la Isla, al fin y al cabo? Una fuente de poder casi absoluto: permite curar paralíticos o cánceres, viajar en el tiempo, manipular los destinos de las personas, crear grandes bienes… y también grandes males. En definitiva, es un poder, pero como tal no tiene ni ética ni moral. Por sí mismo no es bueno o malo. Estas cosas dependen de la persona que lo maneje, como si de un superpoder de superhéroe se tratase. Manipular el metal no es ni bueno ni malo, pero si este poder lo tiene Magneto, es malo por culpa de su usuario. Volvamos a la Isla. Sus poderes no son ni buenos ni malos, pero si los guarda Jacob, a lo mejor se resienten de la envidia, la soledad, el miedo, la culpabilidad o la idea del destino que tiene Jacob. Si los guarda Hurley, que tiene una filosofía de la vida más sencilla y más relajada, es posible que dichos poderes también se relajen un poco.

¿Quiere eso decir que, por ser Hurley el guardián, la Barrera no va a existir? A lo mejor sí. ¿Por qué existe esa barrera? Quizás porque Jacob no quería que cualquier ser humano destructor se metiera en su Isla, y de esa forma, voluntaria o involuntariamente, se creó esa barrera. Jacob quería a los hombres… pero fueron los hombres los que alejaron a su hermano y los que causaron la ruina de su familia. Entendería que Jacob hubiera estado resentido en algún momento temprano de su mandato y hubiera creado la barrera para controlar quién entraba. Ahora bien, yo creo que esa Barrera es una constante física derivada de las propiedades energéticas de la Isla, y las propiedades energéticas no dependen del carácter del tipo que gobierne la Isla. Entonces, ¿por qué Ben le dice a Hurley que no todo tiene que ser igual, que se podrá salir de la isla si quiere? Porque se puede… en submarino. A lo largo de la historia de Dharma, sus miembros estuvieron entrando y saliendo a sus anchas, solo tenían que hacerlo por el medio más seguro, el submarino. Así que Hurley ya tiene su primera misión como Guardián: agenciarse un submarino para que la barrera no sea un problema.

Y en medio de esta conversación, Hurley le pide a Ben que le ayude a gobernar la Isla.Y Ben parece a la vez sorprendido y hasta cierto punto orgulloso, pero sobre todo sorprendido. La oportunidad que siempre quiso, gobernar los destinos de la Isla, ofrecida en bandeja de mano del Jefe más improbable. Otro punto a favor de que Hurley fuera el Guardián. Solo él sería capaz de domar las aristas más perversas de Ben, darle lo que él siempre quiso y redimir así sus muchos años de maldades, convirtiendo este ofrecimiento en lo contrario de lo que fue su único choque con Jacob hace una temporada. Cuando Ben se enfrentó con Jacob, acababa confesando que solo había querido que por una vez, Jacob le prestara atención y le tuviera en cuenta. Jacob no lo hizo… y acabó como acabó. Hurley en cambio acaba de ganar el cargo y ya le ha dado un puesto a Ben. Y creo que esa expresión de Ben, esa sorpresa y esa pequeña ansia derivan de que le están ofreciendo lo que siempre quiso… y lo está haciendo alguien que debería odiarle. Un momento redención muy bonito.

La escena siguiente sugiere que ese reinado fue largo y fructífero. Volvemos a la línea alternativa y a Ben sentado en el exterior de esa iglesia. Sigue pensativo cuando la puerta de la iglesia se abre y Hurley sale de ella, diciéndole que ya están todos dentro y que suba a unirse al resto. Ben no lo hace y Hurley lo comprende con cara seria, pero antes de entrar le dice “fuiste un gran número dos” a lo que Ben responde “y tú un gran número uno”. Y de las reacciones de ambos me quedo con el cariño que se desprende del tono de la voz de Ben, tanto en esa frase como en el “Hola, Hugo” que suelta cuando lo ve por primera vez. No sé cómo habrá quedado esto con el doblaje, pero en la versión original se oye a la legua el cariño y el agradecimiento de Ben a Hurley por haberle escogido como subalterno. Y mira que son una extraña pareja, Ben y Hurley… pero son de esas extrañas parejas que pueden funcionar, y que de hecho funcionaron.

En fin, vamos hacia el Final, con todas sus polémicas, sus controversias y sus interpretaciones. En el otro lado de la iglesia, Kate va a dar el empujoncito final a Jack para que despierte. Kate ha conducido a Jack a la iglesia pero, como suele pasar en la serie, no va a decirle lo que hay dentro ni va a andar con respuestas claras. Va a dejar a Jack allí, con lo que necesita oír, y va a esperar a que Jack encuentre su propia respuesta. Es decir, su despertar. Me encanta esa Kate que no deja de mirar a Jack y que escucha sus historias (“mi padre murió en Sidney”) a pesar de que sabe que solo son un cortocircuito en el cerebro de ese Jack alternativo. Esta Kate sí quiere a Jack.

Kate le dice a Jack que entre por la parte de atrás, y que ella le estará esperando en el interior de la iglesia cuando “esté listo”. ¿Qué significa eso? Cuando contacte con su realidad real, valga la redundancia.

Aunque no es un buen momento para contactar consigo mismo en la realidad real,porque Jack, después de colocarle el Corcho a la Isla, ha sido Escupido de la Cueva Mística y está tirado encima de unas piedras, más muerto que vivo y con su telediario acercándose peligrosamente a la información meteorológica… que es donde se acaban todos los telediarios. Detalles: esa cascada que Jack tiene al fondo parece la misma que aparecía en el 6×15 cuando Jacob encontraba a su hermano muerto. Esa cascada, por tanto, debe fluir desde ese Corazón de la Isla. ¿Sirve de desagüe para limpiar el Corazón de Desperdicios y Guardianes Suicidas? A saber.

Una pregunta lógica. Jack está ahí y está vivo, pero se ha visto expuesto a la misma Energía que, presuntamente, convirtió al hermano de Jacob en el Humo Negro. ¿Por qué Jack no se ha convertido en Humo Negro? Sacrificarse por la Isla para convertirse de nuevo en su cáncer, eso sería muy irónico. Voto por dos motivos que no son excluyentes. El primero, Jack está en contacto con una energía que se está reiniciando. Quizás no tenga la misma intensidad ni las mismas propiedades en ese momento que dos horas o dos días después. Por poner un ejemplo, esa energía podría ser como la luz de una bombilla de bajo consumo… esas bombillas solo lucen en todo su potencial cuando se calientan, y tardan un par de minutos en hacerlo… sí, ya lo sé. Que majos eran estos Semidioses que construían Cuevas Místicas con Bombillas de Bajo Consumo. El ahorro ante todo.

Una segunda vertiente, en la que creo más, enlaza con lo que comentaba más arriba sobre Hurley y los poderes de la Isla. El hermano de Jacob cayó al Corazón de la Isla y se convirtió en un monstruo que odiaba a los hombres, odiaba a su hermano, odiaba la Isla y solo quería salir de allí. Las cuatro son características que ya estaban en el hermano como hombre. Cuando cayó a la Cueva, el hermano estaba lleno de rabia y de odio… que conduce a la Ira, y que conduce al Lado Oscuro. Además, fue arrojado allí por un sentimiento tan poco noble como la Venganza. Si seguimos con la teoría de que los Poderes de la Isla son neutros y se dotan de ética y moral según la misma ética y moral de aquellos que los controlan y los sufren, la situación“hermano resentido (Jacob) buscando matar a hermano asesino y lleno de odio” no podía crear nada bueno. Del hermano salió una versión exagerada y torturada de sí mismo, que se encargaría de cumplir penitencia por su falta de Fe en la Isla… y además de acosar a Jacob por su mala acción. Una especie de venganza de la propia Isla sobre los dos hermanos.

Pasemos ahora a la situación de Jack. ¿Por qué baja al Corazón de la Isla y qué hace allí? Baja para salvar a la Isla y además da su vida pudiendo dejarle el papel de héroe sacrificado a Desmond. En fin, los sentimientos que mueven a Jack son bastante más limpios y más nobles que los que movieron a Jacob y a su Hermano. Y si después de esto Jack se convirtiera en Humo Negro… sería para mandar a la Isla al fondo del océano por desagradecida.

Entonces, ¿cómo era eso que decía la Madre? ¿Por qué caer en el Corazón de la Isla sería peor que la muerte? Vuelvo a repetir lo que ya dije varías veces en el 6×15. En mi opinión, la Madre creía saber mucho sobre la Isla pero realmente no sabía nada, era un eslabón más y no entraba en el Corazón de la Isla por dos motivos: o porque el anterior Guardián le había contado alguna fábula terrorífica o porque ella misma arrojó a alguien allí con malas intenciones. Quizás surgió algo con lo que ella pudo acabar. En definitiva, la historia de la Madre estaba influenciada por dos tazas de religión tipo Antiguo Testamento y una pizca de superstición pre-científica.

Resumiendo, creo que Jack no se convierte en Humo Negro porque sus intenciones eran nobles y puras, y sobrevive porque el Corazón de la Isla no estaba al cien por cien de su capacidad energética. La misma razón por la que tampoco se curaría, aunque la verdad es que eso de las curaciones milagrosas le ha servido a algunos personajes, pero Jack nunca ha sido uno de ellos.

Otro detalle, ¿cómo aparece Jack fuera del Corazón de la Isla? Cuando vi el capítulo por primera vez tuve la surrealista imagen de Jack siendo escupido por la cueva que vemos al fondo. Luego pensé que esa energía que está bajo la isla, una vez desatada, no tiene problema para cambiar a la gente de lugar. Con un flash blanco “secuestró” a aquellos que le interesaban y los envió a 1977 en el 5×06. Con un flash blanco mandó a Ben a Túnez y al resto a viajar en el tiempo en el 4×14, lo mismo que le pasó a Locke en el 5×05 pero parando los viajes en el tiempo. Y con un flash blanco devolvió a los que estaban en 1977 a 2007 en el 5×16. Cuando esta energía se concentra, hace cosas muy raras e igual que la energía desatada en el pozo de la Rueda Mística lleva a quien esté allí a un punto concreto de Túnez, quizás la energía del Corazón de la Isla transporte a quien caiga allí a esa cascada.

Jack se levanta a duras penas, empieza a caminar y volvemos a la realidad alternativapara descubrir finalmente de qué va esta historia. Jack entra en lo que será la sacristía, un lugar bastante recargado de un montón de símbolos religiosos de todas las grandes religiones que los admiten: budas, virgencitas tipo Eko, cuadros de estilo hindú, candelabros judíos de siete brazos. Todo esto está complementado además por una vidriera muy llamativa que tiene símbolos multirreligiosos. Ya digo, todo muy llamativo… pero la primera vez que vi el capítulo ni me enteré de que estaban ahí. Y mira que la vidriera es llamativa de verdad. Si hubiera estado atenta, aquí ya me habría dado cuenta de lo que viene a continuación. No conozco ninguna iglesia que quiera tener una vidriera como esa.

En la sacristía, Jack se encuentra con el ataúd de su padre. Y al final no es ni Kate, ni Locke lo que hace que recuerde, sino el susodicho ataúd. Es poner la mano encima y empieza aflashear con una música preciosa. Este tema, que compuso Giacchino en la cuarta temporada, acompañó entonces a la llegada de los Seis de Oceanic a la civilización al final del 4×14. En este capítulo ha sido el tema elegido para casi todos los flasheos de los personajes alternativos a su realidad isleña. Pues bien, de todas las versiones de este tema escuchadas en este capítulo, me quedo con ésta. Ya sé lo que me vais a decir: ¡pero si son todas iguales! No lo son. El tema es el mismo. La orquestación y la interpretación no.

Mientras que con el resto de personajes no me ha llamado mucho la atención la composición de su flashazo, en el caso de Jack si que me ha resultado curioso. ¿Qué es lo que primero recuerda Jack de su vida pasada? Su faceta de médico en la isla, ayudando a todos (Shannon, Boone, Charlie, Rose), Locke y esa conversación del 1×05, Sawyer… y Kate. Me gusta  mucho que las dos últimas imágenes de su flashazo sean la primera vez que vio a Kate (1×01) y la última (6×18). No por terminar con Kate, ni porque signifique nada desde el punto de vista amoroso-romántico, sino por ese detalle de incluir como cierre la primera y la última vez que vio a un personaje que ha sido indudablemente influyente en su vida.

Jack ha recordado, va a abrir el ataúd… y está vacío. Reacción la primera vez que vi el capítulo: “bueno, esto ya es el colmo. ¿Me explica alguien qué está pasando aquí? Solo falta que Papá Shephard se le aparezca a sus espaldas”. Y se apareció a sus espaldas. Y pensé que esto ya era demasiado. Recuperaciones milagrosas, muertos que se levantan de sus tumbas, demasiados giros exagerados (bueno, lo del padre ya era directamente fantasioso) para un ¿happy end?

Pues no. Al fin nos cuentan qué son estos flashalternativos. Agarrémonos el sombrero: están… todos… muertos. Creo que de mis siguientes palabras depende que se me considere una persona inteligente o algo que prefiero no nombrar, esto de opinar sobre los siguientes diez minutos se ha puesto muy duro, ¿y sabéis qué? Lo de ser inteligente nunca ha sido mi fuerte. Me gustó que todas estas realidades alternativas hayan sido un estado premortuorio, y a medida que he ido pensándolo, de las tres posibilidades que le veía a este final es la que más da para pensar, hilar, polemizar y la que da al final total de la serie un tono más amargo y más acorde con Lost… realmente agridulce, pero no quiero decir eso. Se ha usado tan mal que es escribirlo y me veo con gafas de pasta, y huyo de las gafas de pasta desde los diez años. Lo resumiré más fácilmente: el final de Lost es una crueldad lostiana como muchas otras ya vistas. Una muy grande.

Voy a acabar con la escena y luego desarrollo más este párrafo. Me encanta como Jack se da cuenta de que la única razón por la que su padre muerto está ante él es porque él mismo está muerto. “¿Qué haces aquí?”, “¿Qué haces  aquí, Jack?”. Respondiendo indirectamente, con otra pregunta al estilo Lost. Encontrar la respuesta a esa pregunta de Papá Shephard no es que sea un rompecabezas y será un detalle tonto, pero la esencia que está detrás de este diálogo es una de las cosas que siempre me han gustado más de la serie. Aquí no se te aparece alguien y te dice “Estás muerto, Jack”. No, te estará rayando durante todo un capítulo con pequeñas cosas que pueden pasar por exageraciones y al final te saldrá con un“Yo estoy muerto, adivina que pintas tú aquí”.

Y resulta gracioso que, aunque Jack haya recordado y haya flasheado a su vida pasada, aún no se dé cuenta de que está muerto y de que ese lugar en el que está no es “real”. El resto de los personajes parecen haberlo asumido fácilmente después de su flasheo“estoy muerto y tengo que irme”. Jack no. Y creo que tarda en asumir esto por dos razones: la primera, porque Jack en este momento es el espectador y tiene que ir descubriendo el truco final con tiempo para asimilarlo y pensarlo, que sino luego se malinterpreta… y aún así se malinterpretó de lo lindo. La segunda, porque Jack siempre ha sido más protagonista que los demás, aunque solo sea un poco, y por tanto es lógico acabar la historia con él al igual que se empezó.

Ahora bien, aunque su tardanza en asumir su estatus de alma en pena se haya debido a cualquiera de las dos razones que contaba arriba, encaja perfectamente que Jack sea el último en despertar y encaja que le cueste tanto. ¿Por qué? Porque Jack es un cabezón. Es un terco, un tozudo, que se empeña en algo y no lo suelta aunque haya pruebas más que suficientes de lo contrario. Pensemos en su estancia en la Isla: no era capaz de admitir que era un lugar especial, ni aunque la puñetera Isla le desapareciera delante de las narices. Si a Jack se le metiera en la cabeza que los osos polares son negros, no le convencería de lo contrario ni un blanco oso polar mordiéndole el trasero. Por tanto, me parece muy lógico que sea el último en despertar y que tarde tanto en hacerlo. Conviene al guión, conviene a la historia…. pero es que también conviene al personaje, porque ese es Jack.

Después de semejante revelación, Jack reacciona como era de esperar: se viene abajo y se echa a llorar en brazos de Papá Shephard. Y como persona a la que le gusta mucho el personaje de Jack, que siente debilidad por las relaciones paterno-filiales conflictivas y que ha disfrutado como una enana con la relación entre Jack y su padre, me encantó este momento abrazo y esta oportunidad que le dan a Jack de solucionar las cosas con su padre y decirle que, a pesar de todo, le quiere. Un momento precioso. Ni lo necesitaba ni lo esperaba, pero ahora me costaría pasar sin él, porque podremos cotillear sobre Jack con Kate, con Juliet, con Sawyer o incluso con Vincent, pero la figura más influyente en estos seis años que hemos visto a Jack en pantalla ha sido Papá Shephard… seguido de cerca por Locke. El que empezó siendo el peor de los padres (pocos tenían un progenitor peor en la primera temporada) ha acabado siendo el mejor de los guías.

A continuación viene un diálogo tan sencillo de entender que no comprendo como este final pudo generar la confusión que generó. Comparado con el nivel medio de Lost, este final lo dan mascadito, y esto, que otras veces me molestaría, aquí casi lo prefiero. No es momento para dejar las cosas en el aire, sobre todo cuando, hagas lo que hagas, vas a cabrear a la mitad de la audiencia. Papá Shephard le dice a Jack que es real, que todo lo que le ha ocurrido es real y que todos los que le esperan en la iglesia son reales. O fueron reales. Y que si están ahí todos juntos en esa realidad-muerte es porque se han buscado y se han reunido para emprender el Viaje Final. La razón: estáis aquí todos juntos porque el tiempo que vivisteis juntos fue el más importante de vuestras vidas, porque nadie lo hace solo (¿vivir, morir?) y porque os necesitabais los unos a los otros. ¿Cursi? Puede, sobre todo para los tiempos tan cínicos que corren. ¿Live together, die alone? Totalmente. Estas palabras de Papá Shephard son la filosofía de Lostdesde el final del 1×05 aplicada a sus últimas consecuencias: vivir juntos, morir juntos e irnos juntos… a dónde sea.

En definitiva, que todo lo que nos han contado en los flashalternativos de la sexta temporada es un estado premortuorio de varios de los protagonistas de la serie, un escenario que han creado sus mentes, sus conciencias o sus almas para dejar atrás su vida y pasar página. ¿A dónde van? Ni siquiera Papá Shephard lo sabe. Y me gusta que los guionistas no lo definan y no digan directamente “nos vamos al cielo”, que dejen al espectador que decida a dónde se van. Si, ya lo sé. Están en una iglesia, al menos aparentemente. Blanco y en botella… la gente religiosa pensará que van al cielo, la gente no religiosa con manía a la religión probablemente también pensará que los guionistas se refieren al cielo y se enfadará por dicha referencia, y aquellos no religiosos a los que la religión ni nos va ni nos viene pensaremos lo que nos dé la gana.

Y por último, tenemos final musical, como no podía ser de otra forma. En el lado de la muerte, Jack entra en la iglesia junto con su padre y va reencontrándose con todos los compañeros que están allí y que, si hacemos caso a las palabras de Papá Shephard, fueron importantes en la vida de Jack y viceversa. En el lado de la vida, Jack camina agonizando por el bosque de bambú en el que se despertó en el capítulo piloto y acaba tirado, sino en el mismo sitio, sí muy cerca. Vincent lo encuentra, el avión de Ajira pasa sobre su cabeza dándole la última alegría de su vida, y allí muere. Y al igual que abrió los ojos en el primer plano del 1×01 en ese mismo bosque, los cierra en el último plano de la serie. Empecemos con los comentarios.

Sobre el capítulo en general

Voy a empezar con algunos comentarios que se me han quedado descolgados. Y empiezo por Ben. En el 6×16, Ben repentinamente cambiaba de chaqueta y se pasaba al bando del Humo Negro. Entonces pensé que tenía algún retorcido plan para vengarse y que lo veríamos ejecutando ese plan en este capítulo. Pero, si ese plan existía, no se ha visto en los comportamientos de Ben. Parecía que realmente iba en serio, que lo que quería era quedarse con la isla como fuera. Pero luego vuelve a cambiar y se queda con los supervivientes. Me ha gustado mucho su final, tanto en la isla animando a Hurley como en el flash-muerte negándose a entrar en la iglesia, pero su actitud en el primer capítulo me ha parecido bastante confusa, ha dado muchos bandazos. Me hubiera gustado ver a un Ben más definido después de esa resurrección que tuvo en el 6×16.

Continuemos con Desmond. Me ha gustado lo que le han hecho, aunque sea una putada. Los dos Desmond estaban convencidos de su camino, completamente iluminados… y solo uno tenía razón. Sin embargo, he echado de menos que el Desmond isleño tuviera una escena para darse cuenta del error que ha cometido, y también para asumir que Jack se ha sacrificado por él. La escena en que Jack le ata la cuerda a la cintura y le dice “me voy a salvar el mundo, tu disfruta de la vida” no me termina de valer. Si que me vale el abrazo que Desmond y Jack se dan al final, como si el primero le agradeciese al segundo el haberle salvado la vida y darle la oportunidad de volver con Penny y su hijo. Me vale… pero me falta un poco de Desmond isleño.

Las incoherencias y exageraciones que me estaban rayando en los flashalternativosla primera vez que vi el capítulo, finalmente tienen sentido por el hecho de que los personajes estén en un sueño-muerte. Al principio del sueño-muerte, cuando aún no se han desprendido de su antigua vida y se creen vivos, todos “representan” el papel que sus conciencias les han asignado: Locke no puede andar, Jin y Sun no hablan inglés. Una vez que “despiertan” y se desprenden de esa vida, ya no tiene sentido que sigan aferrados a esas características que tenían en vida. Jin y Sun hablan inglés porque ambos murieron sabiendo hablar inglés. Locke puede andar, por un lado porque cuando murió podía andar… y por el otro porque una parálisis física no tiene sentido una vez que te has dado cuenta de que estas muerto y en un sueño fabricado por la conciencia comunal de todos tus conocidos.

Lo que menos me ha gustado del capítulo ha sido, por una parte esa confianza ciegade Jack, Locke y Desmond en que estaban siguiendo el plan perfecto. Realmente, ¿alguno de ellos sabía lo que estaba haciendo? Eh, no está mal eso de jugarse las cosas a una carta ciega, pero Humo Locke, tal y como se ha desarrollado, no me parece un personaje que hiciera eso. Aunque quizás estaba tan convencido de que Desmond metería la pata, que no necesitaba plan alguno.

Por otra parte, todo el tema del Corcho me ha parecido demasiado obvio y fantasiosopara una serie que trata cosas muy fantasiosas, pero generalmente de forma muy discreta. Un ejemplo: hemos tenido durante una temporada a un personaje que puede transformarse en una Nube de Humo. Sin embargo, no le hemos visto transformarse de humano a Humo y viceversa en ningún plano de todos estos capítulos. Sin evitar contar una historia fantasiosa, los responsables de la serie sí que han evitado que esta historia tenga esa apariencia fantasiosa. Se han ahorrado fuegos de artificio y efectos especiales, y no creo que haya sido por cuestión de dinero, sino de estilo y apariencia de la serie. Por eso, todo este tema del Corcho… le falta la sutileza que tienen otros elementos fantasiosos que ya hemos visto.

Para rematar la clasificación de finales de temporada que llevo haciendo desde el final de la tercera, el 6×17 vuelve a caer entre los puestos bajos, diría que a la par que el 5×16. No por malo, sino por irregular. Tiene partes que me gustan mucho (algunas muchísimo) y otras que se podrían haber llevado bastante mejor, de modo que me lo veo con gusto y me emociono más que con el 5×16… pero ese tono irregular le pesa. Por tanto, mejor final de temporada para el 3×22, segundo puesto ex aequo para el 2×23 y el 4×13, tercer puesto para el 1×24, cuarto puesto pisándole los talones para el 6×17 y quinto puesto (que depende del día se sube al cuarto) para el 5×16.

Hablando del final de la quinta temporada, entonces pensamos que ese flash blancohabía llevado a todos los protagonistas a 2007 y además había creado esa realidad alternativa que empezamos a ver en el 6×01. Esto venía además sugerido porque esta realidad alternativa empezó con un flash blanco. Bueno, no tanto con un flash blanco como con un plano de nubes blancas. Finalmente, y sabiendo que son los flashalternativos, la bomba únicamente provocó un salto en el tiempo. ¿Qué pasó en el pasado? ¿Murieron todos los que estaban allí y no cambiaron de tiempo? ¿Y realmente no cambiaron de tiempo? Lo que creo que pasó. Nadie murió… salvo Juliet y otros como ella que estaban agonizantes. La energía de la bomba atómica y la de la bolsa de energía que había bajo Cisne colisionaron, se activaron, se retroalimentaron, implotaron juntas… lo que prefiráis, pero el caso es que la bomba atómica no explotó como suelen hacerlo el resto de bombas atómicas, sino que proporcionó la energía para provocar un salto en el tiempo… y el salto en el tiempo absorbió toda esa energía, evitando que matara a todos los que estaban por allí cerca. Ahora bien, ¿Chang y sus colegas se quedaron en 1977… o pegaron un salto, digamos, a 1980 o a otro año? Se movieran o no, sobrevivieron. Chang aún tiene que grabar videos y hablar sobre incidentes, y Ben aún tiene que cargarse Dharma.

Y una teoría rápida sobre qué es la Isla. Cuando Desmond quita el Corcho, la Luz se va y, a través de ese desagüe se percibe un aire volcánico-magmático-infernal. Una teoría fantasioso-científica: la Isla es un tapón que mantiene la Energía necesaria para la Vida sobre la corteza de la Tierra. Si el tapón no existiera, esa energía se dispersaría o sería absorbida por el manto terrestre y la Vida se apagaría porque no existiría esa Energía que la mantiene. Sé que es un poco chorra y que no está muy desarrollada, pero es lo último que estoy escribiendo de la crítica, aunque vosotros aún vayáis por la mitad, son las doce y cuarto de la noche de un lunes y llevo en pié desde las seis y media de la mañana. No es buen momento para dejar estas teorías claras, solo quería dejar un apunte: ¿la Isla es lo que ha permitido que la Tierra tenga Vida además de ser físicamente habitable? Sí, sí, esto es fantasía… pero no le hago ascos a la fantasía, me gusta tanto como cualquier otro género.

Sobre la escena final

Me imaginaba, cosa no muy difícil, que la escena final de Lost sería un montaje musical de algún tipo con música de Michael Giacchino. Con besos y abrazos si el final era feliz, o con gestos cariacontecidos, recuerdos, más abrazos y lágrimas si el final era triste. Y, aunque me pareciera la opción más probable y tópica, también me parecía de las más adecuadas. ¿Por qué? Para darle protagonismo a una de las mejores cosas que ha tenido esta serie: su música, y el cerebro que la compone. De poquitas series puedo decir que tengan una música tan buena… quizás Battlestar Galactica, que tiene una banda sonora muy buena.

Por otro lado, el final musical es un clásico en Lost, y mientras que el típico final musical de muchas series es peor que un dolor de muelas de lo automático y cursi que suele ser (hay excepciones), en Lost ha habido finales musicales muy buenos… también otros muy sosos, para qué negarlo. Para mi gusto, el final que nos ocupa ha sido de los buenos. Muy bueno. Creo que tanto los actores en sus sonrisas y sus expresiones de felicidad, como los encargados de la dirección y el montaje de la escena o el propio Giacchino se han esmerado especialmente, y les ha quedado un gran montaje musical clásico lostiano. No diré que es el mejor final musical, porque el del 1×23 aún me mata, pero si hiciera un ranking de finales musicales, los últimos cinco minutos de Lost estarían entre los tres primeros sin ninguna duda.

He visto algunos comentarios diciendo que con este final de caras sonrientes y música de violines, los guionistas han sido unos cobardes y han optado por el final fácil para contentar al espectador. Si es así, ¿entonces por qué todo el mundo está tan enfadado? O lo han hecho fatal, o va a resultar que este no es el final fácil que iba a contentar a todo el mundo. Tampoco es que me parezca un final arriesgado… salvo en una cosa: no han respondido a qué es la Isla, y ese habría sido el final fácil porque es lo que todo el mundo quería oír. Después no habría gustado la respuesta y la gente se habría enfadado igual, pero esa es otra historia.

Entonces viene la segunda parte: no han respondido a qué es la Isla porque se lo van inventando todo y no tienen ni idea. Esto lo vuelvo a tratar más abajo, pero inventarse qué es la Isla para soltar una frasecilla en el último capítulo me parece algo muy fácil. Podrían haberlo hecho si quisieran, es su trabajo, inventarse cosas. Creo que no han respondido a qué es la Isla porque no han querido, porque ese es el final: no saber qué es realmente esa Isla.

Sobre mi primera reacción al ver el final

No sé si a alguien le interesará esto, y probablemente para los más críticos desacredite toda mi opinión. No confío mucho en las primeras impresiones. Ciñéndome a la serie, la inmensa mayoría de los capítulos han mejorado al verlos una segunda vez, aunque ya me hubieran gustado. Sin embargo, hay veces que una primera impresión produce una reacción fuerte, de modo que sé que algo es bueno o malo y por mucho que lo vea no voy a cambiar de opinión, porque lo veo tan claro que no hay opinión que cambiar.

Con estos diez últimos minutos me ocurrió algo parecido a esto. Durante todo el capítulo había estado frunciendo el ceño, saltando de escenas que me gustaban mucho (principalmente en los flashalternativos) a escenas que no me gustaban demasiado (principalmente en la trama isleña). De todos modos, nada terminaba de convencerme completamente, cosa que me suele pasar en el primer visionado de los finales de temporada… bueno, sí, los reencuentros entre Juliet y Sawyer y Charlie y Claire me convencieron mucho a la primera. A lo que iba, fue empezar el final con la conversación entre Jack y Papá Shephard y a surgirme los pensamientos “Mathew Fox está actuando mejor que en todo el capítulo”“pero qué bien está John Terry”“no tengo ni idea de si me gusta lo que dicen pero qué bien está esta escena”“pero qué ritmo más bueno, menos mal que han frenado un poco y dejan espacio para respirar”. El contenido (“estamos todos muertos”) no lo tenía muy claro, pero lo que me convencía absolutamente era la factura de la escena. Muy buena a todos los niveles. Luego empezó el montaje musical, me empezó a pesar el cansancio que arrastraba del fin de semana, el furor de despedidas y adioses, lo mucho que me estaba gustando la escena que estaba viendo y que no volvería a ver una parecida… y fue darme cuenta de que Jack en la realidad isleña se dirigía a morir al mismo lugar en el que despertó hace seis años y me eché a llorar. A lo bestia. Y yo nunca lloro…. emm, bueno, casi nunca… tres o cuatro veces con cosas muy contadas.Os aseguro que nada parecido a esto. El caso es que seguí llorando, y salió el cartel de Lost y yo seguía llorando, y pasaron cinco minutos con la pantalla en negro y aún seguía llorando. Y soltar una lagrimita vale, pero yo no lloro tanto. En cuanto paré, me tuve que poner el final otra vez para enterarme de algo. Y me quedó la sensación de que, como secuencia final, era preciosa.

En sucesivos visionados, con la mente más despejada y ya sin lagrimeos, esta sensación se ha atenuado un poco pero no ha cambiado mucho y puedo decir que he visto por puro gusto los últimos diez minutos de la serie muchas veces más que el resto del capítulo. Cualquier crítica al argumento con el que cierra la serie (“la muerte de los personajes”) y su idoneidad como Final me parece totalmente aceptable, pero más allá de eso creo que la calidad técnica y artística de estos últimos diez minutos es estupenda. Sí, sí, solo son besos y abrazos con música de violines y pianitos. Pero a mí una escena de este tipo cursi, ortopédica y acartonada no me hace llorar. Y ésta lo ha conseguido dos veces, porque cuando vi el capítulo entero por segunda vez, fue ver el abrazo entre Jack y Boone y se me volvieron a caer las lágrimas.

Detalles de este final

Dejando de lado calidades, polémicas y lagrimeos, me han gustado muchísimo ciertos detalles de esta escena, especialmente dos: que uno de los abrazos que más espacio y protagonismo tiene en esa escena de la iglesia sea el de Jack y Boone, y que vuelva a aparecer la zapatilla que vimos en el 1×01 colgada de un árbol. Este último es un detalle de situación, nos ayuda a saber que Jack se dirige al principio de la serie. Pasando a detalles completamente tontos, me gusta el desgaste que tiene esa zapatilla comparada con la que vimos en el 1×01. Habla de los tres años que ha pasado allí.

El abrazo de Jack y Boone me parece todo un detalle hacia ambos personajes,especialmente hacia el personaje de Jack. Boone fue su primer fracaso en la isla, el primero al que no pudo salvar. Su agonía duró todo un capítulo entero, el 1×20, y fue muy importante para Jack, no solo por suponer su primer fracaso sino también porque marcó claramente el comienzo de sus malas relaciones con Locke. Boone duró veinte capítulos en la primera temporada, hace ya seis años. No era necesario dedicarle uno de los abrazos más llamativos de toda la escena, pudiendo irse a personajes más recientes que no requirieran un esfuerzo por parte del espectador medio para recordar qué había hecho o el porqué de un abrazo tan marcado. En cambio los guionistas han decidido darle un momento a ese personaje cuya muerte hizo que todo empezara a cambiar para Jack. Por detalles como éste siempre defenderé que lo que mejor han hecho los guionistas ha sido definir y manejar a los personajes.

Más detalles. La aparición de Vincent en escena me gustó mucho por el paralelismo que marcaba con el principio de la serie. El hecho de que el perro se tumbase mansamente a esperar ya no me convencía tanto la primera vez que lo vi… o la segunda, la primera estaba llorando y no me enteré. Sin embargo, me parecería muy triste que Jack, el autor del “vivir juntos o morir solos”, que se acaba de sacrificar por todos sus compañeros vivos y, puede que por toda la Humanidad… muera solo. No sé si la compañía de un perro arregla mucho, pero al menos no está solo.

El cierre del ojo como final de la serie es algo que yo ya había pensado alguna vez:que la serie acabe con un ojo cerrándose tal y como empezó con un ojo abriéndose. Quizás no sea una idea muy original, porque es volver al principio y hacerlo al revés… pero me parece un final muy Final, muy cerrado y muy apropiado para una serie cuyo comienzo clásico en decenas de capítulos ha sido un ojo abriéndose. Me parece muy bien, era una de mis ideas favoritas como plano para cerrar la serie y me alegro de que haya sido finalmente así.

Si algo quitaría de este final son los dos angelotes horteras que custodian las puertas de la iglesia que abre Papá Shephard. No por motivos religiosos ni nada parecido… es que son feos. Encima uno rosa y otro azul, que parecen sacados de un escaparate de ropa de bebé. El resto de símbolos de la sacristía no son tan cantosos o tan feos… la vidriera es cantosa, esa sí. Pero también tiene gracia. Como muchos han dicho, recuerda a la Primera Iglesia Amalgamada de Futurama.

Como detalle detallista, hay una combinación de dos planos que me da mucha pena y entraría de lleno dentro de la categoría de Crueldad Lostiana, que es como llamo yo a la costumbre de los responsables de la serie de contraponer una escena triste con otra feliz en un mismo segundo. La combinación a la que me refiero concierne a Jack, que en la muerte está sentado junto a Kate en el banco de la iglesia entrelazando su mano con la de ella… mientras en la realidad está tirado en la tierra y entrelazando sus manos sobre su abdomen para evitar desangrarse. La combinación de ese Jack sonriente y tranquilo dándole la mano a Kate y ese otro Jack tirado en el suelo intentando ganar un par de minutos presionando la herida con sus manos me mata, sinceramente.

Y si tuviera que responder a “¿cuál es el plano que te queda en la cabeza como cierre de Lost?”, diría que la combinación de ese plano del Ajira pasando por encima del claro en el que se encuentra Jack y la propia expresión de Jack de felicidad y tristeza al ver el avión en el que se escapan sus compañeros. No es la primera vez que salen de la isla. Pero esta vez, y a un precio muy alto, ha sido la definitiva. Para mí, eso es el final de Lost.

Sobre el “estamos todos muertos” como final

Decía más arriba que tenía tres opciones para el final. La primera y en la que más creía era que algo ocurriría que borraría la deprimente realidad isleña en la que casi todo el mundo estaba muerto y pasaría a todos los personajes a sus entes alternativos. La segunda, que ocurriría lo contrario, algo ocurriría que borraría esa realidad alternativa. La tercera, aunque no la había pensado desde el capítulo 6×05, es que esa realidad alternativa era su muerte.

La primera alternativa sería la ideal para acabar con un happy end en toda regla.Muchos de los personajes muertos vuelven a la vida y aquellos vivos con vidas destrozadas, como Jack, consiguen una segunda oportunidad con una nueva vida que apunta mucho mejor. En general, todos mejoran. No me gustaba demasiado la idea de un happy end total, pero me había acostumbrado a esta idea y casi deseaba que acabara así para que personajes como Jin y Sun no muriesen. Caer a tres capítulos del final después de sobrevivir seis años es muy triste, sobre todo cuando han estado separados tres años y se acaban de reunir de nuevo. Sin embargo, esta alternativa no daba mucho pie a reinterpretar, a teorizar o a hacer nada con ella. Se ha creado una realidad alternativa y habéis pasado todos a ella, felicidades.

La segunda alternativa requeriría más explicación y no sería tan happy end, más bien lo contrario. De alguna forma se tendría que explicar o al menos apuntar porqué los personajes con unas vidas mucho más prometedoras querrían volver a una realidad en la que más de la mitad de ellos están muertos. ¿Más vale un infierno real que un cielo alternativo? Por ejemplo. En todo caso, este final dejaría con menos sentido a los flashalternativos vistos, no requerirían reinterpretación porque habrían sido una fantasía aleatoria generada por vaya usted a saber qué carambolas del destino. Sí, ya, ¿el hecho de que estén todos muertos da para reinterpretar? Si uno quiere sí, porque hay unas cuantas cosillas escondidas.

La tercera alternativa, que esa realidad sea la Sala de Espera de la Muerte, para mí es la que deja un final más redondo, más cerrado, más complejo y que obliga más a volver hacia atrás, repasarlo todo y hacerlo encajar:

– Primero, el hecho de contarnos el viaje último de todos los personajes (la muerte) cierra la historia de cada uno de ellos. Después de morirse ya no puede haber más. Si, algunos diréis “no cierra nada, ¿qué pasó con aquellos que salieron de la isla?”. Siguieron viviendo sus vidas hasta que les llegó la muerte. ¿Hace falta contarnos todo lo que les pasó hasta que se murieron, siquiera una parte? Yo creo que no, muchas historias dejan sin cerrar completamente las vidas de sus personajes… es más, muchas dejan la historia menos cerrada que ésta.

– Segundo, una parte muy importante de Lost ha sido su estructura narrativa fragmentada. En cada una de las temporadas han estado contándonos dos realidades, la isleña (presente) y otra, que ha sido pasado o futuro. ¿Cual es la evolución última de esta estructura narrativa? ¿Qué más se puede contar a parte del pasado, presente y futuro de los protagonistas? Si admitieramos el Libre Albedrío, una realidad alternativa. Si, en cambio, la serie se decanta por la teoría de Faraday de la Calle Única que explicaba en el capítulo 5×01 (el tiempo es como una calle, se puede retroceder y avanzar, pero nunca crear otra calle), la única otra realidad que puede contar ademas del pasado, presente y futuro es el futuro último: la vida después de la muerte. Y la serie, con este final y con el significado de estos flashalternativos, se decanta en esa balanza entre Destino y Libre Albedrío un poco más por el Destino. Lo que pasó, pasó, nada se puede cambiar, e incluso en la muerte los personajes repiten situaciones que vivieron en vida.

– Tercero, que los personajes se necesiten unos a otros incluso para abandonar sus respectivas vidas y morir definitivamente es una prueba definitiva de ese “vivir juntos, morir solos” que ha sido una de las ideas constantes en la serie. Han muerto juntos, por tanto lo de vivir juntos no lo han hecho tan mal.

– Cuarto, de los tres finales que podía esperar, este es el que deja un final más al estiloLost. Lo he visto muchas veces etiquetado como happy end edulcorado. Yo no estoy de acuerdo, no me parece un happy end, por muchas sonrisas y mucha música esperanzadora que haya. El final es este: más del ochenta por ciento de los personajes de la serie han muerto en o por la isla, algunos tan principales como Jack o Locke y otros tan a última hora como Jin y Sun. Del vuelo original sobreviven tres que, si no se esconden o viven toda su vida con identidades falsas, van a atraer una atención sobre ellos que no les conviene en absoluto. Especialmente a Kate y Sawyer, ambos criminales con historia. En la realidad, el final es un poco deprimente. Y en la otra realidad, por muchas sonrisas y muchos abrazos que haya… ¡están todos muertos! Los finales felices después de la muerte a mi no me valen, no considero eso un happy end. En una realidad están prácticamente todos muertos, los que salen tienen unas taras tremendas y la muerte de muchos compañeros a sus espaldas. En la otra están todos muertos, por muy feliz que sea su vida después de la muerte. Y el hecho de que te presenten este argumento con una aparente felicidad yo lo llamo crueldad lostiana, la misma que aplicaron en el 1×20 cruzando el nacimiento de Aaron (feliz) con al muerte de Boone (deprimente), en el 2×09 con la bienvenida Jin-Sun (feliz) mientras Sayid cavaba la tumba de Shannon (deprimente)… a todos aquellos que consideráis esto un final feliz, ¿qué tiene de feliz que estén todos muertos, por muchas luces y sonrisas que haya? Siguen estando todos muertos, y sus muertes, en muchos casos, han sido crueles. No le veo la felicidad por ningún sitio.

Sobre los flashalternativos como final

He leído algunas quejas sobre la escena final porque se limita a resolver una subtrama de la sexta temporada en lugar de dar un cierre a la serie completa. Se puede entender que los últimos diez minutos son un final a una subtrama, y se puede entender, como entiendo yo, que esa subtrama desde el capítulo 6×01 es el final de la serie. Que todos estos flash-muertedispersos por quince capítulos han conformado un epílogo, un final para sus personajes, de modo que el final de la serie sería ese Jack muriendo en el campo de bambú y el final del epílogo los diez minutos de la iglesia. Si Lost fuera una serie con una narración lineal, este epílogo con los flash-muerte que hemos visto empezaría después de la muerte de Jack. PeroLost no ha sido nunca una serie lineal. Y además creo que el final de Jack en la vida entrelazado con el final de Jack en la muerte queda muy bien. Aunque sea un poco sádico acabar la serie matando a su protagonista dos veces.

Sobre el final como Final

¿Qué me ha parecido el capítulo final como Final de la serie? Bien. Coherente con lo que ha sido la temporada, y con todos los típicos fallos de final de temporada. Los últimos diez minutos me han gustado mucho y me han parecido un colofón muy bonito a lo que ha sido la serie. Entiendo a todos los que piensan que este no es el mejor final de la serie. Personalmente creo que Lost se podría haber acabado de muchas formas. Algunas podrían haber sido mejores, otras peores, y no creo que exista un solo final perfecto para la serie. Es demasiado grande y ha tratado demasiados temas como para tener un único buen final. El que hay me gusta, y tampoco soy excesivamente exigente con este final porque no le doy la misma importancia al final de una serie que al de una película. Una película es algo muy corto, como mucho doce horas si hablamos de una trilogía. Es algo muy pequeño, muy limitado, y tiene que estar bien hilado y ser preciso. En este contexto, el final tiene mucha importancia porque como sea malo te puedes cargar la película… y al revés, un final bueno puede revitalizar una película que iba mal.

Con una serie no lo veo igual, porque ¿qué pueden hacer dos horas en una narración que lleva noventa horas acumuladas y que ya ha tenido varios finales en forma de final de temporada, final de trama o final de subtrama? Para mí, nada. Un capítulo final de serie me parece que debe dedicarse a despedir a los personajes, darles un final y responder alguna trama importante. En el caso de Lost, podrían haberse guardado para el final la respuesta a una o dos preguntas importantes. Por ejemplo, qué es la Isla. No más. Empezar a responder en estas dos ultimas horas a temas de Dharma, de Walt, de osos polares, de viajes en el tiempo o de embarazadas que se mueren… teniendo en cuenta la estructura de los capítulos de Lost, no veo forma de hacerlo que no quede más ortopédica que el brazo del doctor Chang. No vendría a cuento, y eso era fácil de ver desde hace varios capítulos. Todas esas cosas se deberían haber respondido antes, cuando esas subtramas aún estaban activas. Para una serie, prefiero un final que deje bien atados a sus personajes. Podrían haber respondido también a “¿qué es la isla?”, sí… pero sobre eso opino más abajo.

Repaso de los flashalternativos-flashmuerte

Con el final, muchos habrán sido los que han pensado “entonces lo que nos han contado en media temporada no sirve para nada”. Si la serie me gustara menos, probablemente pensaría lo mismo y no perdería mucho tiempo en este tema. Pero si algo me gusta en Lost es que puedes pensar y repensar y siempre encuentras cosas que se pueden interpretar de forma bastante plausible y sin echarle mucha imaginación. Por eso, desechar losflashalternativos alegremente no va conmigo. Además, han sido una de las cosas que más me han gustado de esta temporada. Así que voy a ir personaje por personaje, repasando y reinterpretando lo que se puede sacar de sus aventuras después de la muerte.

Primero, dos detalles generales. A lo largo de la temporada hubo ciertas cosas que me mosquearon un poco de estos flashalternativos, principalmente el hecho de que personajes que no vivían en Los Ángeles, como Juliet (de Miami), Dogen (de Osaka), Widmore o Eloise (ambos de Londres), aparecieran de repente viviendo allí. En algún caso se podía explicar como un pequeño cambio de residencia para un hombre que tenía una gran empresa a nivel internacional y que podía vivir donde le diera la gana (Widmore), pero caso tras caso, ya era mucha casualidad. Lo pasé como una licencia para que los personajes pudieran cruzarse unos con otros. Sin embargo, al ser estos flashalternativos la muerte, todos estos cambios de residencia cobran sentido, igual que las curaciones milagrosas de Sun y Locke y ciertas incoherencias temporales como Sun y Locke entrando por la puerta de urgencias al mismo tiempo. Es un sueño, post-muerte pero un sueño al fin y al cabo. Y en los sueños pasan estas cosas. La solución “están todos muertos” hace que todas estas pequeñas incoherencias encajen y es una de las cosas que me inclina a pensar que este final estaba pensado desde el principio de la sexta temporada.

El segundo detalle, y una pregunta que nos hemos hecho todos: muy bien, si esto es la muerte, ¿por qué la Isla está hundida? La imagen de la isla hundida me inclinó a pensar en un principio que los guionistas tenían dos finales posibles al escribir el 6×01 y que aún no habían decidido por cual optar. En uno, trasladarían a todos los personajes a una realidad alternativa en la que la Isla no existe, y en el otro ese lugar al que les lleva el Oceanic 815 sería la muerte. Finalmente acabaron decidiéndose por éste último. Sin embargo, el final “nos vamos a una realidad alternativa” sería incoherente con la importancia que se le ha dado a la Isla en la serie. En esta temporada nos han insistido en que la Isla contiene la Luz del Mundo, la Energía y otras cosas igual de Abstractas, y si desaparece y el Humo se libera, nos vamos todos a la Mierda. ¿Un mundo en el que esas cosas han desaparecido es un buen mundo? Mmm, por el bien de todos los que se han sacrificado por la Isla, espero que no. Tendría mucha gracia que Jack hubiera muerto defendiendo una Isla que hace más infeliz al mundo. En resumen, la Isla es necesaria y hace falta que esté ahí flotando en el tiempo y el espacio. Entonces volvemos al principio, ¿por qué en esa otra realidad está hundida? La respuesta que se me ocurrió nada más pensarlo es que al igual que los personajes, la Isla también está “muerta”. ¿Y cómo muere la Isla? Hundiéndola en el océano.

En resumen, creo que los guionistas dejaron hueco para dos posibles finales por si decidían cambiar las cosas a última hora, y probablemente se ahorraron cosas que querían contar. Por ejemplo, no se ha vuelto a desarrollar nada de esa Sun reconociendo a Locke como Humo Locke cuando entraron juntos en las urgencias en el capítulo 6×10. Siempre me ha quedado un poquito descolgada esa escena ahí suelta. Pero también creo que hay pruebas suficientes de que el “estamos muertos” era el final preferente. Es el que mejor encaja. Demasiados personajes viviendo en una ciudad que no les corresponde, demasiadas casualidades y un detalle que no he mencionado: siempre me llamó la atención que los personajes pudieran ver su realidad isleña desde la alternativa, pero no al revés. Mientras que esa realidad alternativa se acercaba a la isleña, la isleña nunca contactaba con la alternativa. ¿Por qué? Porque para ello habría que ponerse al borde de la muerte, como le ocurre a Desmond en el 6×11. Y salvo él, en esta temporada ningún personaje se ha puesto al borde de la muerte y ha vuelto para contarlo.

Vamos a la revisión de los flash-muerte y empecemos por Jack. Una de las críticas que he oído a aquellos que creemos que en esta serie siempre han sido más importantes los personajes que otra cosa, es que a nosotros nos gustan las series por las relaciones románticas puras y duras. Si eso fuera así, yo personalmente estaría muy decepcionada con el final para Jack (y no lo estoy). ¿Por qué? Porque a Jack no le despierta a la otra vida el Dichoso Amor que Traspasa Barreras. Lo que hace que Jack sea consciente de quién es y deje de agarrarse a su falsa vida es su padre. Y el conflicto de Jack en la muerte no ha tenido que ver con ninguna mujer, sino con un hijo ficticio que su mente se “inventó”. En resumen, esta vida después de la muerte está indicando que para Jack, lo más importante y definitorio de su vida ha sido la relación con su padre, no sus amoríos, y que si en su fantasía se imagina con un hijo, era por esa relación con su padre por la cual se había etiquetado a sí mismo como un mal padre en potencia.

Por lo demás, en esta realidad Jack sigue teniendo la manía de arreglar a la gente (“si consigo arreglarle, esa es toda la paz que necesitaré” le dice a Locke), pero esta vez esa manía no parece una forma de sustituir su incapacidad de comportarse como una persona normal, una de esas que no tiene que probar a cada minuto que puede ser la más perfecto del mundo. Este Jack es un tipo más relajado… ¿quizás por esa calma que alcanzó en las últimas horas de su vida?

Un detalle que me gusta de la línea Jack en este capítulo. Tiene sentido que Jack sea el último en despertar debido a lo terco y excesivamente racional que es… más bien excesivamente anti-irracional, no se cree las cosas imposibles ni aunque pasen ante sus ojos. Cuando Locke despierta y empieza a decirle que tienen que irse, Jack le responde bastante alterado que tiene que ir a ver a su hijo, como si lo necesitara para volver a su vida normal. Realmente no tiene vida, y ver a ese hijo que no existe, que es una invención de su cabeza, es una forma de agarrarse a su “sueño” fantástico de muerte. Algo que pega mucho con el carácter de Jack, huir del enfrentamiento contra aquello en lo que no cree pero que se está haciendo peligrosamente real.

Un detalle sobre otra de las relaciones familiares de Jack: su encuentro con Claire. En esta temporada, Jack se ha encontrado con Claire tanto en la vida como en la muerte, en ambos sabiendo (o descubriendo) que son hermanastros. Su encuentro en vida, en el 6×13, fue extraño y ciertamente  siniestro porque Claire estaba como una chota. La muerte les dio la oportunidad de encontrarse de forma un poco más normal (6×14) y de decirse palabras que no pudieron decirse en vida como “somos familia” y cosas parecidas.

Un personaje que toca a Jack… y este sí que despierta por amores. Juliet. Brevemente porque tampoco hay mucho que interpretar. En el caso de Juliet, sí que diría que el amor romántico ha sido uno de los problemas de su vida. En la vida, estaba casada y divorciada con un baboso repugnante que la mantenía a la sombra… tan a la sombra, que a Juliet siempre la hemos conocido como Juliet Burke, con el apellido de su ex-babosa… digoo, marido. Cuando dejó a ese ex, se marchó a la isla y empezó a ser objeto de los amores malignos de Ben en su vertiente más siniestra, que acabó eliminando a Goodwin (la vertiente normal). Saltándonos a Jack en plan héroe rescatador, llegaríamos a Sawyer, la persona con la que al fin Juliet consiguió ser ella misma y no una apocada y sumisa investigadora (con su ex) o una víbora perversa tramando planes para escapar de Ben.

¿Qué vemos en lo poco que sale Juliet en el flashmuerte de este capítulo? Dos cosas interesantes. Primera, Juliet en su muerte sigue estando divorciada de un médico (Jack), pero en este caso ese médico ni la oculta, ni la somete, ni la tiene amargada. Segundo, y una señal de que lo primero va en serio, Juliet conserva un apellido, Carson, diferente del de su marido, al contrario de lo que ocurrió en la realidad. En definitiva, diría que la constante de Juliet eran los hombres opresivos que la “obligaban” a interpretar un papel (apocada, víbora) que no era realmente el suyo. Sawyer, el mismo que la hace despertar, es también el que consigue que Juliet pueda ser como es… y quizás por eso Juliet aparece en su muerte como una mujer divorciada pero dueña de la situación.

Pasemos a Locke, uno de los personajes que mejor muerte tiene. Locke tampoco despierta por un Amor que Traspasa Barreras, a pesar de tener uno disponible en forma de Helen. No, Locke despierta al recuperar la movilidad de las piernas. Ni siquiera le hace falta eso, despierta al aceptar recuperar esa movilidad puesto que, en una fantasía realista, Locke aún habría necesitado recuperación para mover las piernas. Locke acepta la operación, acepta desprenderse de culpas y amores paternos perversos, y entonces recuerda, se libera de traumas y puede andar.

Porque, ¿qué tiene atado a Locke a esa silla? El amor a su padre. ¿Qué fue lo que perjudicó más a Locke en vida? El amor a su padre que le llevó a perder a Helen y a acabar en silla de ruedas. ¿Qué consigue Locke con esa operación? Desprenderse de ese amor destructivo que lo mantiene atado a la silla de ruedas, y que ha sido lo que más le ha marcado. Algo, por cierto, que tiene en común con Jack. Solo que el padre de Jack siempre ha sido más humano, y por eso aparece en esta realidad como el angelote bueno de “Qué Bello es Vivir”, con una filosofía de buen rollo y compañerismo, mientras que el padre de Locke… me encanta que los flashalternativos sean la muerte por este detalle: el padre de Locke no tiene vida después de la muerte. Es un vegetal, una cosa sin alma ni conciencia. Y no me extraña, no la tenía en vida. Un gran detalle para un personaje que no tenía redención posible.

Pasemos a Kate, y volvemos otra vez al rollo de ¿todos los personajes se encuentran a si mismos gracias al Amor Romántico? Aquí tenemos a otra protagonista principal que no cumple ese papel. ¿Cuándo despierta Kate? Ni al ver a Jack, ni a Sawyer, sino con el nacimiento de Aaron, lo cual me sugiere que lo más importante en su vida, lo que más le marcó, fue cuidar de Aaron, bien fuera en los tres años que pasó fuera de la isla o en su nueva vuelta a la civilización en el Ajira y con Claire de la mano. Y es algo que tiene mucho sentido. A pesar de esa aparente decisión de última hora hacia Jack, sigo pensando que si Jack hubiera vivido, Kate habría encontrado la forma de alejarse de él y de volver a sus inseguridades. No me parece que Kate haya conseguido estabilizarse en el campo romántico. En cambio, y ciñéndonos a los tres años de los Seis de Oceanic, Kate consiguió tener una vida normal y estable gracias a Aaron, incluso consiguió tener una relación normal con Jack porque el niño estaba de por medio. Tener a Aaron a su cargo ha sido probablemente la mejor influencia que Kate ha tenido en su vida y por eso, al revivir donde empezó toda esa influencia (en el nacimiento de Aaron), Kate recuerda.

Un detalle mínimo de Kate. Es uno de los personajes que consigue salir de la isla, tuvo una vida después del final de la serie… y sospecho que esa vida fue larga. Es decir, que el Ajira consiguió llegar a tierra, sus pasajeros consiguieron rehacer su vida y Kate murió como una adorable ancianita de ochenta y tantos años que aún sabía hacer una maleta en tres segundos para echar a correr si era necesario. ¿Por qué digo esto? Por la forma en que le dice a Jack “te he echado tanto de menos” en ese encuentro final. Da la impresión de que ha recordado que vivió mucho tiempo sin él. Si el Ajira se hubiera estrellado en medio del océano nada más salir, a Kate no le habría dado tiempo a echar de menos a Jack, puesto que aún ni había asumido que lo había abandonado.

Pasando a Sawyer, en su historia flashmuerte he echado de menos un detalle: que hubiera llegado a encontrarse con Papá Cooper. Me hubiera gustado saber qué habría pasado. Sin este encuentro, tenemos a Sawyer buscando eternamente al falso Sawyer, cuando en la realidad lo encontró, acabó con él… y eso no le sirvió de nada. ¿Quizás por eso en la muerte sigue buscándolo? Encontrarlo en la realidad no le dio ni tranquilidad, ni satisfacción ni un sentido a su vida, y prefería seguir buscando a un fantasma del que ya se había vengado que asumir que su venganza estaba consumada, que no había arreglado nada y que toca pasar página. En fin, todo esto desaparece cuando se encuentra con Juliet, lo cual convierte a Sawyer en otro de los personajes que despiertan por amor. Y cuadra mucho con lo que ha sido su historia, porque no cuesta mucho imaginar que los mejores años de su vida fueron los tres años que pasó con Juliet, Jin y Miles en Dharma. Especialmente con Juliet, que era la que se metía en su cama. Tenía un trabajo decente, una relación fantástica, una posición respetable y unos compañeros que además eran amigos. En definitiva, una vida normal que no había tenido nunca y que se truncó definitivamente cuando Juliet murió.

¿Por qué Sawyer es policía en este flashmuerte? Quizás es un eco, una forma light de revivir esos tres años de sheriff en Dharma que fueron un apunte de que su vida podía ser normal. ¿Por qué, a pesar de ser policía, está amargado y sigue buscando al señor Cooper? Porque es algo que le marcó durante toda su vida desde la infancia y que solo desapareció cuando se lió con Juliet y encontró un poco de estabilidad a su lado… lo mismo que le vuelve a ocurrir en la muerte.

Pasemos a Claire. Es un personaje más secundario, y los personajes secundarios generalmente han sido menos complejos. En el caso de Claire, siempre ha estado definida por su faceta de madre soltera perdida en una isla desierta, por tanto su despertar no podía ocurrir con otra cosa que no fuera el nacimiento de Aaron, que fue más importante en su vida que Charlie o cualquier otra cosa.

Y ya que estamos, cambiemos a Charlie. Me han gustado mucho sus tres apariciones en esta temporada, si me descuido me ha gustado más este Charlie que el de la segunda temporada. Charlie también es de los que despiertan por el Amor que Traspasa Barreras, cosa no muy difícil de imaginar ya que él acuño el término en esa escena del bar en el 6×11. Además, la vida de Charlie era una mierda, como se refleja en su flash-muerte, hasta que se encontró con Claire y por ella quiso cambiar, convertirse en un buen compañero y un buen padre para Aaron. Completamente lógico que despierte al tocar a Claire y completamente lógico que esté perdido sin ella.

Una duda que tengo. En el 6×01, Charlie está a punto de asfixiarse con la bolsita de droga… pero ya está muerto. ¿Qué pasa en esta realidad cuando te mueres? ¿Cruzas la puerta de la iglesia? ¿Contactas con el mundo real? ¿Alucinas y vuelves a despertar en otro punto de este mundo-muerte? Y esta pregunta no va tanto por Charlie como por Mister Keamy y demás panda de Mafiosos Adoradores del Huevo Frito. ¿A dónde los mandó Sayid al matarlos? Quizás estén condenados a vivir atrapados en ese sueño-muerte, muriendo a manos de todos aquellos a los que hicieron mal y sin posibilidad de despertar y llegar a su “iglesia” particular. Me gusta esta idea.

En el caso de Hurley, su flash-muerte es completamente opuesto a lo que fue su vida.En la muerte es un tipo afortunado, mientras que en vida se creía maldito. Hurley, al igual que Claire, Ben, Sawyer y Kate, es de los pocos personajes que tuvo una vida más allá del punto en el que acaba la serie, y sospecho que esa vida feliz y completa que tiene en la muerte viene derivada de la vida que tuvo como Guardián Isleño. En la muerte, Hurley es un buen jefe de sus empleados, un tipo simpático y con los pies en la tierra que va a las reuniones y aparca con el resto de los currantes en lugar de buscarse un sitio de jefe. Para mí esto viene derivado de la clase de Guardián Isleño que fue Hurley. Esa misma actitud que tiene en la muerte fue la que tuvo en la Isla, cuidándola y gobernándola como un buenazo. En definitiva, si alguien hiciera un video homenaje a la etapa de Hurley como Guardián, creo que ese video sería como el que comenzaba el capítulo 6×12.

Hurley despierta al encontrarse con Libby y viceversa. Dentro de lo que ha sido la vida de Hurley en la serie (y probablemente fue después del final), su aventurilla con Libby probablemente fue algo anecdótico y con poca importancia. ¿No podría haber despertado con algo más relacionado con su faceta de líder, su relación con Charlie o incluso con Jack, que ha acabado siendo tan importante? Podría, quizás habría relacionado más a Hurley con su creciente importancia en la Isla y habría eliminado uno de los despertares por amor, que se hacen un poco repetitivos. Sin embargo, Hurley es un tipo sencillo que ni busca ni necesita liderazgos o protagonismos, que se conforma con ayudar y cuidar de la gente… y que probablemente quiera lo mismo para sí. Que alguien le ayude, le cuide, le mime… que mono. En fin, ese alguien podría ser Charlie, pero se encontró antes con Libby. Además, repasando todo lo visto sobre Hurley, si algo le faltaba en su vida era buena fortuna y una chica. Siempre tuvo amigos, era un tío demasiado buenazo para no tenerlos. La buena fortuna sospecho que la consiguió al hacerse cargo de la Isla. Solo le faltaba la chica, que le duró un telediario y nunca pudo recuperar. Probablemente esa ausencia le dejó marcado y al encontrarse con  ella y recuperar esa breve relación frustrada, despertó.

Un detalle que me gusta mucho. En la realidad, una de las razones que esgrime Ben para animar a Hugo a ser el Guardián de la Isla es que debe hacer lo que se le da mejor: cuidar de la gente. Si vemos la trayectoria de Hurley en esa realidad-muerte, observaremos que eso es lo que ha hecho en dicha realidad. A través del comienzo del 6×12 se puede ver que Hurley es un humanista, que se ha dedicado a cuidar de la gente, cosa que también se puede ver en detalles mucho más pequeños pero igual de significativos: indica a Desmond la salida de equipajes cuando lo encuentra perdido en el 6×11, o le ofrece un nuevo trabajo a Locke al enterarse de que uno de sus empleados lo ha despedido.

Sigamos con Ben. La vida y la muerte del personaje no pueden ser más diferentes: en la vida fue un tipo perverso, ambicioso y traicionero que odiaba a su padre y solo tenía algo de amor por su hija postiza. En la muerte, es un buenazo y tranquilo profesor que vive cuidando a su padre, que se preocupa por sus alumnos… y que tiene un vacío en su vida que ocupa una alumna en especial. Una alumna que ve como a su hija.

Una cosa que me ha llamado la atención sobre Ben es que no vemos su despertar.¿Qué le hace conectar con la realidad y darse cuenta de dónde está? El primer flash lo provoca la paliza que le da Desmond en el capítulo 6×16, pero no conlleva un despertar automático. ¿Fue suficiente para que Ben despertara poco a poco, en lugar de hacerlo de repente como el resto de los personajes? ¿Fue algún encuentro con Alex el que le hizo despertar definitivamente? No lo sabemos y es una pena que Ben no tenga su propio despertar.

Dos cosas: al igual que con Hurley, ¿esta mejora en el mundo de los muertos, con una vida más apacible y benigna, se debe a sus buenas obras como número dos de la Isla?Casi todos los personajes tienen vidas mejores, pero las de Hurley, Ben y Locke son las que han dado giros más benignos. Locke fue un creyente desde el primer momento y sacrificó muchas cosas por la Isla. Ben y Hurley gobernaron la Isla, y se puede deducir que lo hicieron con unas intenciones muy diferentes a las de Jacob, y que la Isla pudo convertirse en un lugar, sino más feliz, quizás menos puñetero en su mandato. ¿Pudo eso influir en la que sería su vida después de la muerte?

La segunda cosa: Ben es el único personaje que no entra en la iglesia. ¿Por qué no lo hace? Creo que por dos motivos. El primero, porque acaba de descubrir todo lo que le hizo a esa gente que está dentro de la iglesia, cosas como secuestros, torturas y asesinatos… por mucho que se redimiera después, esa sigue siendo una parte de su vida. El segundo motivo es que la persona con la que quiere “irse” no está dentro de esa iglesia. Y esa es Alex. Añadiría además un tercer motivo, y es que Ben, en esa muerte, tiene la oportunidad de disfrutar de sus funciones de padre suplente de Alex y de compartir un tiempo con ella, tiempo que no está contaminado por sus labores de líder perverso de los Otros. En definitiva, Ben aún no está preparado para pasar página y aún no está con la persona con la que debe emprender el último viaje. Eso sí, me da mucha pena ahí sentado en el banco mientras los demás se reúnen en la iglesia.

El caso de Desmond es, como siempre, especial. Tanto en la vida como en los flash-muerte, Desmond ha dado la impresión de saber siempre lo que está pasando. En este capítulo descubrimos que eso era verdad… solo en una de las realidades. Y además nos ayuda a entender lo que pasó en el 6×11. En dicho capítulo, Desmond contactó con su yo en la muerte. Es decir, ni viajó a realidades paralelas ni nada parecido. Estuvo medio muerto y cada uno de sus “yos”  lo entendió de una manera: el muerto entendió que estaba muerto y que era hora de “pasar página”, y el vivo creyó que había otra realidad paralela mejor que la presente y que conseguiría pasar a ella. El primero tenía razón, el segundo se equivocó. Dos cosas: la primera, Desmond podía ser muy resistente a los flashazos electromagnéticos, pero fue darle uno y viajó a su muerte, aunque después volviera. Considero eso una prueba de que una cantidad absurda de energía electromagnética puede matar a Desmond, aunque tenga más resistencia de lo normal. La segunda, el Desmond muerto que flashea a su vida real a través de Penny “despierta” deseando reunir a todos sus compañeros para marcharse. ¿No puede hacerlo solo? Simplemente agarrar a Penny, “despertarla” y marcharse. Quizás no, porque quiere que todos los que conoce compartan su felicidad por… estar muerto. Qué ocasión más feliz.

Una pregunta: si Desmond ha viajado a su muerte y el Desmond muerto sabe que está muerto, ¿por qué el Desmond vivo no lo sabe? Una respuesta, en el 6×11 Desmond despierta exactamente en el momento en que toca a Penny y empieza a tomar conciencia de que está muerto. Despertó antes de tiempo.

Uno de los casos más peliagudos: Sayid. A Sayid lo han maltratado de lo lindo en esta temporada. En la realidad lo han convertido en un zombi que acaba sacrificándose por sus compañeros en un momento de lucidez. En la muerte, ha perdido a Nadia a manos del inútil de su hermano y ha caído en sus instintos más asesinos cuando tenía la oportunidad de redimirse. Por si todo esto no fuera poco, en vez de reunirse con Nadia para pasar las puertas de la iglesia, se despierta gracias a Shannon, con la que compartió apenas un mes de su vida y cuya relación fue mona pero tampoco para tanto. ¿Qué podemos sacar de aquí? Pues que Sayid tiene que pagar por sus años de torturador y por sus crímenes, aunque dichos años y dichos crímenes fueran forzados por el gobierno al que servía. Cometió otros crímenes que no venían forzados por ninguna servidumbre, recordemos todas las muertes que provocó al servicio de Ben. Esas las causó porque él quiso, y se podrían equiparar a las muertes de Mister Keamy y compañía en el flash-muerte. Nadia (su conciencia) le dice que no mate, pero Sayid, sus instintos de venganza y sus pocos reparos en matar le dicen lo contrario.

Como decía en la discusión del capítulo, Nadia no solo supone para Sayid el amor de su vida. También un recuerdo de su pasado torturador (Nadia fue una persona torturada y él tuvo ocasión de interrogarla una vez) y su futuro de asesino a sueldo (Ben aprovechó sus ansias de venganza para utilizar a Sayid, y Sayid se dejó utilizar por el dolor de la pérdida de Nadia). En fin, por mucho amor que haya, en el flash-muerte del 6×06 todo parecía enfocado a que Nadia no era la redención. ¿Lo es Shannon? Es un nuevo comienzo. No conoce su pasado torturador, y además su muerte no despertó sus ansias de venganza de forma tan acusada. Y no sería por falta de oportunidades, Sayid tenía a Analulu frente a él todos los días. Podía matarla y en lugar de ello la perdonó. También la perdonó porque creía que los Otros eran los responsables últimos de la muerte de Shannon, pero esa es otra historia.

Nadia no ha terminado de suponer la redención para Sayid, y en esta temporada ha estado dispuesto, otra vez, a matar a quien sea por recuperarla. A pesar de que creo que deberían acabar juntos, tal y como los guionistas han planteado la historia Nadia no es el camino. Es una pena, pero despierta los peores instintos de Sayid y así no se redime uno, especialmente con el pasado que lleva a cuestas. Por tanto, acabar despertando y “viajando” con Shannon es al mismo tiempo un castigo y una redención, un nuevo comienzo. Aunque siempre diré lo mismo, ¿qué culpa tiene Nadia de todo esto? ¿Qué muerte le espera? ¿Cómo va a salir de ese flash-muerte intermedio y viajar hacia la Luz? Porque ella sí que se lo merece, no veo porqué tiene que pagar por los pecados de Sayid.

Pasemos a Jin y Sun, inseparables ellos. En este flash-muerte Jin y Sun mantienen una relación a espaldas del mafioso padre de ella. No están casados y se quieren, a diferencia de la realidad donde estaban casados y cada vez se querían menos. Su relación vive amenazada de separación en ambas realidades, en una por ellos mismos, en otra por la posibilidad de que Papá Paik mande a uno de ellos directamente al infierno. ¿Por qué despiertan ambos? Por Ji Yeon, lo cual me resulta curioso. No despiertan por el amor que se tengan el uno al otro, sino por ese recuerdo de lo que sintieron al descubrir que iban a tener un hijo. Además, el descubrimiento guarda cierto paralelismo con la realidad. En la realidad, Sun estaba embarazada y por ello podía morir. En esta muerte, Sun ha estado a punto de “morir” estando embarazada. En ambos casos, aunque la relación causa-efecto no es la misma, el embarazo y el riesgo de muerte han estado entrelazados.

Me ha gustado que Sun despierte por el recuerdo de esa ecografía que se hizo en el 3×18 (gran escena aquella), pero me ha gustado aún más que Jin despierte al ver a su hija, aunque sea en un batiburrillo de ultrasonidos, porque, salvo por dos fotos vistas en el 6×10, Jin no ha visto nunca a Ji Yeon. El hecho de que despierte por ver a su hija demuestra que Sun sería muy importante para él, si, pero ser padre también lo era.

Hasta aquí los personajes principales que han tenido flash-muertes. Solo mencionar a dos más, secundarios, pero con vidas después de la muerte que me han hecho gracia. La una es Rousseau, y la otra es Ilana.

Empecemos por Rousseau. En la vida no pudo criar a su hija y le costó un mundo reunirse con ella. En la muerte las cosas no son más fáciles. Vive con su hija, sí, pero según nos dice Alex en el 6×07, su madre tiene dos trabajos para poder mantenerla, y según cuenta la propia Rousseau el padre de Alex murió cuando ella era pequeña. Es decir, aunque estén en una muerte fantástica, que Rousseau críe a Alex sigue siendo difícil.

Acabemos por Ilana. Sin ánimo de ofender a toda la profesión en general, me ha hecho mucha gracia que un personaje tan soso, que tenía una importante misión de protección y que la ha llevado a cabo tan mal, haya acabado siendo una abogada. Ya sabéis, esos que lo único que hacen es complicar las cosas con procedimientos inútiles.

Y mencionar a Eloise, un personaje muy misterioso que se ha quedado bastante en el misterio. Eloise no quería que Desmond continuase con su plan en el 6×11 por miedo a que su hijo “despertase”, quisiera marcharse y acabase con esa vida que para Eloise es una gloria bendita. Es un personaje que sabía, desde antes de que su hijo naciera, que acabaría matándolo. No solo eso, que tendría un papel muy importante en un… un lío tremendo e incomprensible que llevó a liberar a la Isla de un peligro muy grande. En esas circunstancias, se vio obligada a hacer de su hijo un genio de la Física, cuando al chaval lo que le gustaba era la música, y además no encariñarse con él como mecanismo de defensa. Ahora, con los dos muertos, ya nada importa. Se acabó el destino y las misiones más importantes que la vida de uno, Eloise ha despertado y quiere limitarse a disfrutar de lo que no pudo hacer en vida: querer a su hijo y dejarle hacer lo que él quiera. En definitiva, entiendo que no quiera que despierte y no quiera que esa fantasía se acabe, porque Eloise es uno de los personajes que más ha sacrificado de la serie… y se merece este descansito.

Sobre los misterios sin resolver

La frase más repetida desde que acabó Lost. Yo también la he oído en mi círculo de gente. ¡No han respondido nada! Curiosamente, en ese círculo mío del que hablaba, cuando me decían las preguntas y yo empezaba a respondérselas siempre me decían “¡pero es que tú te sabes la serie de memoria!”. Ahora bien, sé que mucha gente se sabe la serie de memoria y también opina que no se ha respondido a nada. Y yo no voy a decir que todo esté respondido porque es mentira. Lo dije en la crítica del 6×15, hay tramas que se han dejado sin desarrollar hasta el final, tramas que se abandonaron, personajes que han quedado menos completos que otros, todas ellas cosas que me parecen normales en una serie de este tipo. Si todo esto no existiera, si todas las tramas y todos los personajes hubieran encajado perfectamente, el argumento sería una obra maestra del encaje de bolillos. No es perfecto, pero eso no quiere decir nada porque el 99% de lo que me gusta no es perfecto. Me pueden gustar cosas incoherentes pero bien hechas. Recuerdo cuando vi Shutter Island hace unos meses. Sinspoilers, salí del cine pensando “el argumento no me cuadra en absoluto, ¡pero que película más buena!”. El argumento es una parte muy importante de una serie o película, pero solo es eso: una parte. Hay muchas más, algunas tan importantes como ese argumento. Y un buen manejo de un argumento flojo, unos buenos personajes que protagonicen ese argumento, unos buenos actores que den vida a esos personajes y una buena factura técnica pueden arreglar, disimular o hacer que los fallos de ese argumento se diluyan. Igual que un gran guión puede hacer que toleres una dirección convencional o unos grandes actores te llevan a ver algo que no verías con otros.

Volviendo al hilo, que me disperso. Hay cosas que se han quedado sin responder y hay argumentos que se han abandonado, pero para mí no es lo suficiente como para decir que no se ha respondido a nada, que los guionistas se han ido inventando todo sin un plan y que me han tomado el pelo. El asunto de las respuestas lo plantearía en dos campos: los personajes y sus vidas, y la isla y sus misterios. En el campo de los personajes, creo que los guionistas han respondido al noventa por ciento de las preguntas que han planteado sobre ellos. Alguna cosilla se ha quedado descolgada, especialmente en personajes poco desarrollados, pero creo que no queda ninguna gran pregunta que no se pueda responder con lo que nos han contado. Dos ejemplos:

Una pregunta que se puede responder perfectamente con lo que hay en la serie: ¿por qué Libby se fija en Hurley en la segunda temporada? Porque se “enamoró” de él en el psiquiátrico (2×18), o quizás simplemente se fijó en él y eso fue suficiente para que luego le prestara más atención en la isla. ¿Y qué hacía en el psiquiátrico? Como no nos han dado más información, deduzco que ingresó allí voluntariamente para tratarse por la depresión que sufrió cuando murió su marido David, del que habla en el 2×23 con tono de haberlo querido mucho y haberlo pasado mal con su muerte. Y un ejemplo de hasta donde puede degenerar la fiebre de preguntas. ¿Por qué Libby entonces era morena? Emm, ¿hacía falta que gastaran unos minutos de serie para demostrarnos que las mujeres pueden teñirse el pelo, y que no hay ningún significado oculto en ello? Si vemos un enigma en cada chorradilla de la serie, desde luego que no han respondido a nada. Lo siento, pero es que este tipo de “misterios” me hacen mucha gracia.

Un tipo de no-respuesta diferente, y que ha surgido con mucha frecuencia: ¿qué pasa con Walt? Personalmente, el tema de Walt lo vi abandonado en la tercera temporada y nunca he esperado ni que vuelva a la serie ni que lo respondan. Una respuesta sobre él en el último capítulo de la serie habría tenido todas las papeletas para haber acabado como una morcilla metida con calzador. ¿A qué viene meter ahora a Walt cuando abandonaron su misterio al final de la segunda temporada?

La de Walt es una línea argumental que no salió bien, hubo falta de previsión por parte de los responsables de la serie (los chavales de diez años tienden a crecer, es inevitable), le dieron una salida al personaje y para mí es una salida bastante aceptable, aunque deje preguntas en el aire. Pero realmente, ¿son tantas preguntas? A Walt se le dio mucha importancia en la primera temporada por ser especial. Nunca se ha sabido muy bien qué hacia, sí sabemos que percibía cosas (“no abra la escotilla, señor Locke”), ¿podía convocar otras? Entonces el chaval parecía muy especial… pero a lo largo de la serie han aparecido otros personajes con habilidades especiales. Hurley ve a los muertos, Miles puede oírlos, a Desmond le hacemos una resonancia y ve el futuro. Walt es otro de esos personajes con habilidades paranormales. ¿Por qué lo querían los Otros? Lo más lógico es que lo quisieran para estudiar esas habilidades paranormales. Si, ya, ¿por qué los Otros no secuestraron a Miles, Desmond o Hurley e hicieron experimentos con ellos? Quizás porque los niños son más manejables.

El campo de los misterios isleños es el que más incoherencias y falta de respuestas ha acumulado, pero aún así y comparando con lo que yo he visto en otras series (pienso principalmente en Alias), me parece que Lost tiene un nivel de respuestas y de coherencia bastante decente teniendo en cuenta la complejidad con la que ha jugado. Diría que o se responde en la serie o se da material para que el espectador se fabrique la respuesta en el 60% de las preguntas o más. Hay que tener en cuenta que es una serie, que se escribe sobre la marcha sin saber cuanto va a durar, y que con estos mimbres es difícil crear un plan a seguir inamovible. Hay mil cosas que te lo pueden echar abajo, y como ese plan inamovible sea muy cerrado, a ver como remodelas el argumento. En ese sentido, los guionistas de Lost han optado muchas veces por comenzar líneas argumentales con apuntes lo suficientemente ambiguos como para que encajen varias soluciones, y a posteriori ya encajarán la solución a la que finalmente lleguen. Me parece una opción muy correcta.

De todos modos, el hecho de que las vidas de los personajes estén resueltas a un 85-90% y los misterios isleños a un 60%, a mí le lleva a pensar que lo más importante para los guionistas eran los personajes. Y lo he visto en cada temporada, los guionistas le ponían más interés y más detalle al desarrollo de cada personaje en esa temporada que al desarrollo del misterio de dicha temporada o de los misterios más generales. Frente a esto podemos quejarnos todo lo que queramos, pero yo personalmente no puedo decir que me hayan tomado el pelo porque veía muy claro desde el principio que muchos misterios se quedarían sin responder, que ese no era su principal interés. Y lo digo basándome únicamente en el visionado de la serie. Salvo una o dos entrevistas, nunca he leído declaraciones de nadie del equipo. Aprendí hace mucho tiempo que no sirven de nada, que suelen ser cuatro tópicos encaminados a que veas su producto. Y eso tanto en Lost como en cualquier otra serie, película, libro o disco.

Resumiendo, entiendo la decepción de todos aquellos que querían más desarrollo de Dharma o que buscaban una teoría científica para explicar los viajes en el tiempo, pero sinceramente, nunca he visto que el objetivo principal y último de Lost fuera explicar esas cosas. Eran objetivos secundarios, con su importancia, pero secundarios… por mucho que para los espectadores y los teorizadores fueran objetivos principales.

Sobre dejar sin resolver el Gran Misterio

Creo que gran parte de las quejas sobre las respuestas han venido derivadas de una pregunta sin respuesta muy grande: ¿qué es la Isla? A todos aquellos que queráis torturar a los guionistas por no haber respondido a esta pregunta, podéis empezar por mí. Si yo hubiera escrito la historia, tampoco habría dado una respuesta a qué es la Isla. Es más, habría contado menos sobre ella de lo que los guionistas han contando… y me habría ahorrado lo del Corcho con forma de kebab. Desde la tercera o cuarta temporada, uno de los finales que tenía en mente implicaba a los supervivientes saliendo de la Isla sin haber llegado a saber nunca qué era ese lugar. ¿Por qué? Porque me gustaba la idea de que hubieran vivido en un lugar que les había marcado pero que nunca habían podido comprender, y que si alguien les preguntara en su salida “¿dónde estuvisteis?” solo pudieran responder “no lo sé”.

No me hubiera ahorrado la respuesta porque no pudiera inventarme una. Ahí tenéis una: la Isla es un meteorito extraterrestre que cayó en la Tierra hace cincuenta mil años, y que tiene un núcleo de un material desconocido que desprende una energía exótica. Esta energía es la responsable de curaciones en humanos afines a dicha energía, de distorsiones espacio-temporales y de apariciones y sueños post-mortem. Como ésta, podría inventarme otras respuestas, pero sinceramente, yo no veo la serie para que me digan que la Isla es un meteorito extraterrestre, o un acúmulo de energía exótica o el Corcho que tapa la entrada al infierno. La Isla es una de esas cosas que prefiero que se quede en el misterio, porque así podrá ser lo que a cada espectador le dé la gana. Y creo que, si los guionistas quisieran, también podrían haberse inventado una respuesta a la pregunta “¿Qué es la Isla?”. Son guionistas, se pasan el día inventándose cosas. Cuadrar todo lo que se han dejado sin cuadrar podrá ser difícil. Dar respuesta a qué es la Isla en los últimos minutos del capítulo no me parece difícil en absoluto. No han dado esa respuesta porque no han querido darla, porque han considerado que la historia queda mejor con ese enigma abierto.

¿Es legítimo esto de dejar el gran misterio sin responder? Lo he visto en otras obras de ficción y el mundo no se ha venido abajo. Me parece un recurso narrativo que puede quedar muy bien. Un ejemplo que puse hace un par de capítulos para otro asunto, “La carretera”, tanto el libro publicado en 2007 que fue premio Pulitzer, o bien la película que se estrenó por fin este año. Sin destripar gran cosa, la historia trata de las aventuras de un padre y un hijo en un mundo postapocalíptico. Se dan algunas pequeñas pistas, pero en ningún momento se nos dice porqué el mundo está arrasado. Se deja en el misterio y a la imaginación del lector-espectador, y aunque genera mucha curiosidad, realmente no es una respuesta que sea necesaria al argumento porque la historia trata de un padre y un hijo que viven en un mundo apocalíptico… no de un mundo apocalípitico en el que viven un padre y un hijo. En este caso, el misterio afecta simplemente al escenario.

Y sí, lo del Pulitzer lo he puesto para que se vea que una obra que deja decenas de preguntas sin responder puede ganar premios de prestigio. Con esto no quiero decir que Lostsea buena por no responder a sus misterios, sino que una obra puede no responder a nada y ser buena. Todo depende de cómo lo haga.

¿En el caso de Lost el Gran Misterio ha afectado simplemente al escenario? ¿La Isla es sólo un escenario? Sí y no. La Isla es el lugar donde principalmente se ha desarrollado la acción, eso no se puede discutir ni negar. Es un escenario. Ahora bien, a mí también me gustaba considerarla un personaje porque parecía tener “conciencia” e influir en sus habitantes. Entonces surge la pregunta, ¿es legítimo dejar un personaje sin explicar y sin desarrollar? Respondo con otra pregunta, ¿alguien ha visto “El caballero oscuro”? ¿Os gustó el Joker? A mí sí, mucho. ¿Qué sabemos de él? Nada. Lo único que conocemos es una historia que repite tres veces con contenidos distintos y que es mentira. Por lo demás, la película lo deja completamente sin explicar. ¿Por eso es un mal personaje? A mí no hace que me guste menos, más bien al contrario. El hecho de no saber nada de él lo hace diferente al resto de personajes de la película. Por tanto, yo admito que me dejen a personajes sin explicar siempre que esa falta de explicación logre algo. Y tanto en el caso del Joker como en el de la Isla, consigue algo: un misterio que los diferencia de sus congéneres.

Un ejemplo más de misterios sin resolver: una película española titulada “Abre los ojos”. Esta película tiene un final que no voy a contar, solo diré que es confuso y admite varias interpretaciones. Unos meses después de que se estrenara la película, el director y guionista dio la respuesta que él había tenido en mente al escribir el final… y en cuanto la oí, descubrí que no necesitaba conocerla, que prefiero el final abierto. No porque la respuesta fuera mala, no lo era. Simplemente me gusta llegar al final de la película preguntándome aún que ha pasado y teniendo espacio para imaginarme todos los posibles finales.

Sobre el Bando de la Luz, el Bando de la Oscuridad, los Detractores, los Orgásmicos y las dualidades en general

No sé que tiene Lost que ha polarizado tanto a sus seguidores hasta el punto de que parece que solo se puede pensar dos cosas: que es perfecta y la mejor serie de la historia, o que es una estafa y la responsable de que hayamos perdido seis años de nuestra vida. Ambos argumentos me parecen exageraciones. Nunca he creído que Lost sea la mejor serie de la historia. Y tampoco he perdido los últimos cinco años de mi vida viéndola, cosa bastante absurda. Le he dedicado mucho tiempo a esta serie (muuuucho), pero he hecho cosas mucho más importantes que ver Lost en estos cinco años. Si hubiera dejado de gustarme habría dejado de verla y no estaría escribiendo aquí. He dejado la mayoría de las series que empecé a ver al mismo tiempo que Lost y que aún siguen en antena, y ninguno de esos abandonos me ha supuesto un trauma, a pesar de que algunas de esas series tenían mucho potencial. No me parece tan dramático que una serie empeore lo suficiente como para que deje de interesarme, de hecho es lo más común. Las series no suelen mejorar con el tiempo, casi siempre hacen lo contrario.

La serie que había seguido con más fidelidad hasta que me topé con Lost eraExpediente X. La sexta y la séptima temporada no me gustaron mucho, salvo un par de capítulos sueltos. Intenté ver la octava y me aburrió sobremanera, y no tengo muchas ganas de ver la novena. Nunca he visto el capítulo final. Aun así, guardo un gran recuerdo de esa serie, de lo bien que me lo pasaba viéndola y de todo lo que me gustó de ella. No fue ningún drama que empeorase, ni creo que Chris Carter se merezca que le peguen dos tiros o deba esconderse en su casa y no salir nunca de allí. Es una simple serie de televisión. Y el hecho de que me guste y tenga un buen recuerdo no significa que la considere una obra maestra, esté cegada y no vea sus fallos. Los veo, pero me gusta incluso con ellos. Algo que puedo aplicar también a Lost.

Respecto a los que creen que es una obra maestra, la mejor serie de la historia de la televisión y un hito que ha cambiado la forma de hacer series… cada uno tiene sus condiciones para considerar algo una obra maestra. Lost, como la mayor parte de lo que veo, no las cumple. No soy quien para decir que es la mejor serie de la historia porque he visto pocas series, y además estas clasificaciones de “lo mejor de la historia” son divertidas, pero bastante absurdas. He visto un montón de cine y todas las clasificaciones de “la mejor película de la historia” me parecen una tontería divertida y poco más. Al igual que no creo que haya una sola película que reúna lo mejor del Cine, tampoco creo que haya una serie que reúna lo mejor de la Televisión. Y respecto a que ha cambiado la forma de hacer series… no creo que sea tan original como para haber conseguido eso, o que la situación de la ficción estadounidense estuviera tan mal como para que una sola serie la revitalizara. Lost surgió en una época dorada de la televisión estadounidense, una época en la que daba gusto engancharse a una serie porque todas eran buenas y tenían cierta originalidad, algo que en los últimos años se está perdiendo. Ha tenido sus imitadoras, como todo producto que funciona, imitadoras que en general no han durado mucho… pero no termino de ver que haya cambiado nada. Lo cual no es ni bueno ni malo, prefiero un producto que haya nacido con la voluntad de hacer las cosas bien a otro que haya nacido con la pedante intención de revolucionar su medio. Estos últimos suelen ser moderneces infumables.

Una crítica que he visto repetida muchas veces. Los guionistas se han llenado los bolsillos de dinero a base de tomar el pelo al fan, estirar el chicle… insértese la frase preferida. ¿Acaso tenían que trabajar gratis para demostrar lo mucho que quieren la serie? Lostserá todo lo especial que uno quiera, pero para todo su equipo es un trabajo. Yo podré hacer mi trabajo todo lo bien que pueda, pero desde luego que quiero que me paguen por él y no quiero que se me acabe en un año. Es más, si un trabajo solo me va a dar de comer un año, ¿para qué esforzarme en hacerlo bien? No me parece bien que se acuse a este equipo en particular de querer llenarse los bolsillos. Cualquier equipo de cualquier serie de cualquier cadena trabaja para “llenarse los bolsillos”, por buena o mala que sea la serie que hagan. Es su trabajo, de eso viven. Y de hecho, si los guionistas de Lost solo querían ganar dinero fueron bien tontos firmando para acabar la serie en seis temporadas. Podrían haber seguido haciendo caja durante una séptima, octava o novena temporada hasta que la serie degenerase tanto que nadie tuviera interés en ver como acababa. Podrían haber acordado las tres últimas temporadas de veintidós capítulos y no de dieciséis, que supongo que generan menos ingresos por publicidad. Claro que han ganado dinero con Lost. Es su trabajo, ganar dinero haciendo series. ¿Deberían devolver el dinero por no haber respondido qué es la Isla? ¿Y entonces qué hacemos con todos aquellos creadores que han permitido a sus series degenerar hasta hacer que se pierda el interés, como podría ser el caso de HéroesPrison Break? ¿Les ponemos una multa por zoquetes?

Sobre la serie de personajes

Desde la primera temporada he pensado que Lost es una serie de personajes,entendiendo como tal una serie en la que lo que más importa son sus personajes, sus relaciones y el desarrollo de sus vidas. Es más, en la primera temporada hay más misterios de personajes (¿por qué Jack se lleva mal con su padre? ¿Por qué Locke está en silla de ruedas? ¿Qué le pasa a Kate con los avioncitos de juguete? ¿Qué ha pasado con la mujer de Jack? ¿Qué ha hecho Kate? ¿Qué pasa con Walt?.. y más) que misterios isleños (¿qué pinta un oso polar allí? ¿Quiénes son los Otros? ¿Y la francesa? ¿Y el monstruo? ¿Qué hay en la escotilla?… y pocos más). Y lo que para mí es más importante: siempre tuve la impresión de que se trataba igual un misterio de personaje que un misterio isleño. Si la serie tratase únicamente sobre la Isla y sus misterios, ¿a qué viene darle igual categoría a misterios más personales como “por qué Locke va en silla de ruedas” o “qué ha hecho Kate”? Si lo importante es desvelar de dónde viene el oso polar o qué es la Isla, ¿por qué complicar las cosas dotando a los personajes de misterios propios? ¿Para rellenar? En mi opinión, porque los guionistas también han considerado a cada uno de los personajes como un misterio a resolver.

Estos misterios a resolver en forma de personajes individuales se han resuelto de forma bastante completa, salvo algunos detalles o personajes que se han abandonado rápidamente y que, generalmente, han sido poco importantes. Nota aparte: los extras con frase como Zoe no cuentan como personaje. Vuelvo al argumento, los personajes-misterio se han resuelto casi por completo mientras que son los misterios isleños los que han tenido menos cantidad de respuestas, menos precisas y en ocasiones menos coherentes. A mí eso me da una idea de qué faceta de la serie es más importante para los guionistas, sin necesidad de irme a una entrevista que se les hizo a finales de la tercera temporada, que encontré hace unas semanas y que ya decía, hace tres años, que para ellos lo más importante eran los personajes. No me extraña, es lo que está resuelto con más cuidado y con más mimo. Se nota que los guionistas quieren a estos personajes por el cuidado y la coherencia con la que los han tratado.

Pero cuando se dice eso de “lo importante son los personajes” siempre surge alguien que dice “ja, seguro que si la serie se ambientara en un hospital no la veríais”. Y por mi parte tiene razón, si esta serie se ambientara en un hospital o en una urbanización probablemente habría dejado de verla en la tercera temporada, como Anatomía de Grey, en la quinta-sexta como House o en la tercera como Mujeres Desesperadas. Y posiblemente no porque fuera mala, podría seguir siendo buena. Cuando dejé de ver Mujeres Desesperadas me gustaba mucho, pero me pilló una época en que no pude verla y nunca sentí ganas de recuperarla. ¿Por qué? Porque al estar ambientada en una urbanización y contar problemas cotidianos, sus tramas argumentales eran limitadas y previsibles, por originales que quisieran ser y bien contadas que estuvieran. Problemas con los niños, con el vecino, con el psicópata asesino de la casa de enfrente… Lo mismo ocurriría si los personajes de Lost se hubieran desarrollado en una serie de médicos: podrían desarrollarse muy bien, pero lo harían repitiendo una y otra vez los típicos argumentos de series de médicos que he visto mil veces y que me acaban cansando. Sinceramente, no veo como se puede encajar en una serie de médicos las discusiones sobre la Fe, la Ciencia, las mentiras a uno mismo, las perversidades, el destino, el libre albedrío, etc. Los personajes podrían ser buenísimos, pero los argumentos no les permitirían desarrollarse como sí han permitido los argumentos de Lost.

En ese sentido, Lost tiene lo que podríamos llamar un argumento total, en el que cabe cualquier cosa: una típica historia de médicos a cargo de un flashback de Jack, una historia de ladrones en un flashback de Kate o de Sawyer, una romántico-paranormal a cargo de Desmond, una intriga psicológica con Ben y Juliet, un argumento místico a cargo de Locke y los poderes de la Isla, una historia de supervivencia en los primeros capítulos de la serie, ciencia ficción con viajes en el tiempo, comedia, drama, tragedia, misticismo, suspense… en definitiva, los guionistas crearon un escenario en el que podían enfrentar a sus personajes a casi cualquier cosa que se les ocurriera, desde los irrelevantes problemas de vista de Sawyer en el 1×19 hasta los místicos enigmas sobre la Naturaleza de la Isla en el 6×15 pasando por los problemas de Hurley para encontrar novia o la tragedia de Desmond al ver una y otra vez que Charlie va a morir y tener que intentar evitarlo. Por eso, con un buen manejo de situaciones y personajes, los guionistas de Lost tenían una una partida ganada: es difícil caer en la monotonía cuando puedes inventar casi cualquier escenario en el que poner a tus personajes. Un hospital siempre será un hospital y sus habitantes siempre harán más o menos lo mismo, incluso aunque cambiemos de serie. Una serie ambientada en una isla misteriosa en la que además te permitesflashbacks, flashforwards y viajes en el tiempo permite una variedad argumental entre capítulos mucho mayor.

En resumen, si la serie se ambientara en un hospital acabaría cansándome por buena que fuera. El hecho de que se ambiente en una isla y permita otras historias a base de flashes de todo tipo le da mucha más variedad y aleja la monotonía… pero yo sigo necesitando unos buenos personajes para ver todo esto durante seis años, para creerme los misterios e interesarme en ellos. Y yo vi Lost hasta el final por Locke y Ben, por Jack, por Sawyer, por Hurley, Kate, Jin, Sun, Juliet, Desmond, Penny… por saber qué les pasaría a cada uno de ellos y cómo acabarían… en el contexto de esta isla que permite enfrentarles a situaciones anormales y más interesantes de lo normal… pero los veía a ellos. Y esto me pasa con cualquier serie. En cuanto no tiene unos buenos personajes y un alto protagonismo de dichos personajes, lo tengo muy difícil para seguirla. Es la razón por la que las series autoconclusivas de caso por semana no me enganchan, porque generalmente sus protagonistas tienen muy poco protagonismo, valga la redundancia, y para obtener un poquito de desarrollo de los mismos tienes que verte una temporada entera de casos y más casos que son todos iguales.

Otro argumento en contra de aquellos que vemos la serie por los personajes: lo único que nos importa son las relaciones personales, y “relaciones personales” es quién se lía con quién. Eso es un poco extraño porque mi relación personajil favorita ha sido la que incluye a Ben y Locke. Que yo sepa, no es romántica. Mis relaciones favoritas de esta temporada han sido Jack y Locke en la muerte y Jack y Hurley en la isla… y tampoco son románticas. Me daba bastante igual con quién acabara Kate, aunque siempre he teorizado sobre ello porque me parece divertido… y esa sí que es una relación romántica. Ni esperaba ni necesitaba que Juliet se liara con Sawyer en la quinta temporada, pero me gustó mucho por lo que aportó a ambos personajes. Mis personajes favoritos son Ben y Locke, y ninguno de ellos tiene una historia romántica protagonista. Locke tiene a Helen en flashback, pero son dos capítulos de más de ciento veinte. No veo cien capítulos de serie para que solo me gusten dos, en serio. Me encanta el personaje de Juliet, pero no porque se fuera a liar con Jack o con Sawyer, sino por ella misma. Uno de mis momentos favoritos de ese personaje ocurre en el 3×18 cuando, después de hacerle una ecografía a Sun, descubrimos que está espiando a los supervivientes y que no quiere hacerlo. Recordemos ese mensaje en la grabadora para Ben y el “te odio”. Caray, no es un momento romántico. Se me ocurren cientos de momentos no románticos de los personajes que me encantan y quizás una docena o una veintena de románticos que también me encantan, y los personajes me gustan más cuando se ponen a hablar de misticismos y de la verdadera naturaleza de cada uno de ellos que de amoríos. Prefiero un “miénteles Jack. Si lo haces la mitad de bien de lo que te mientes a ti mismo, te creerán” de boca de Locke, que un “te quiero”de boca de Kate. Y sin embargo, considero que ambos son necesarios y hay momentos románticos preciosos en la serie.

Además, en el terreno del tomateo romántico, Lost es tremendamente aburrida. ¿Por qué? Porque no ha habido mucho movimiento de parejas y desde que se atisba una relación, ésta no suele cambiar. Por ejemplo, Charlie y Claire siempre han sido ellos. No ha habido nadie que se interponga, ningún Adonis rubio que quiera separarles, Charlie no se ha decantado por otra y luego ha vuelto a por Claire. En su relación solo han estado ellos dos. Siempre he sabido que, de ser posible, acabarían juntos porque nunca se ha planteado otra opción. Y al final han acabado juntos… en la muerte. En esta categoría de romances inamovibles entrarían prácticamente todos los romances de la serie: Desmond y Penny, Jin y Sun, Hurley y Libby, Sayid y Shannon o Sayid y Nadia según estuviéramos en la isla o en los diversos flashes, etc. Para rematar, la mitad de estas relaciones, sino más, se han desarrollado en pocos capítulos. ¿Hurley y Libby? Diez, si es que llegan. ¿Desmond y Penny? Otros diez o quince probablemente. ¿Shannon y Sayid? Lo mismo. Si lo que a uno le interesa es que los personajes se líen entre ellos, ver tensiones sexuales no resueltas, besos y escenas de cama, Lost es un peñazo insoportable, porque tienes que aguantar un montón de capítulos de misterios y chorradas para que algún personaje le lance una miradita subida de tono a otro. Y para colmo son como los agapornis, que en cuanto encuentran a su pareja no miran el resto de la oferta. Un rollo. Nótese el tono irónico.

Un caso diferente, pero que me sigue sin parecer en absoluto interesante si a uno le gusta el lío de faldas tipo Anatomía de Grey. Sawyer y Jack. Err, esto se puede malinterpretar. Sawyer, Jack y sus respectivos intereses románticos. Sawyer y Jack siempre han tenido un objetivo común: Kate. Y Kate siempre ha tenido un objetivo común: marear a Jack, a Sawyer y al espectador. Ha habido otros intentos de meter más factores en la ecuación, de los cuales el más consistente ha sido Juliet. Con Jack hubo un poco de tonteo en la tercera temporada, que acabó abruptamente en la cuarta porque Juliet tonteará, pero no es tonta y no le gusta perder el tiempo. El tonteo de baja intensidad que hubo entre Jack y Juliet nunca me pareció serio porque Jack siempre ha demostrado que quiere a Kate, eso es algo que se ve a la legua. Alguien que en plena fase de tonteo se marca una escena como la que Jack le marca a Kate en el 3×13 diciendo que volverá a por ella es que no está tonteando seriamente. O que, sin buscar ninguna oportunidad, le dice a Kate que la quiere, como hace en el 3×23. Uno no puede tontear seriamente cuando está enamorado hasta las trancas de otra. En series como Anatomía de GreyFriends, esto sí se hace. En Lost no.

Vamos al caso de Sawyer, que acaba oscilando entre los mismos vértices del triángulo de Jack. Y Sawyer sí que sale ganando, porque se lleva al mejor vértice de la ecuación. Sawyer ha estado atontado con Kate desde la primera temporada. Culminó ese atontamiento en la tercera y, como suele pasar cuando alguien se acerca demasiado a Kate, ella acabó alejándose rápidamente. Sawyer se mantuvo como tontorrón enamorado… hasta que se quedó aislado con Juliet. ¿Se liará con ella, no se liará? Se lían, sí, pero si a uno le gusta el lío de faldas, la forma de liarlos es para colgar a los guionistas por los pulgares. Se cepillan todas las posibilidades románticas de la pareja liándola… ¡en un capítulo! Sin primer beso, sin escenas de cama, con dos miraditas de mierda… veo esta serie por los líos de faldas, le dedican cinco capítulos a viajes en el tiempo y solo uno a liar a una parejita y dejo de verla, sinceramente. Sí, luego mantienen un poco de tensión con la aparición de Kate, pero cuando Kate aparece en medio de esta relación es como un cáncer romántico. Personalmente, lo último que yo quería en este punto era que Kate se liara con alguien. Quería matarla para que dejara de torturar a la humanidad.

En fin, espero que el cachondeo de los últimos párrafos se haya entendido. Lost tiene historias románticas y tiene la típica relación entre los protagonistas que aparece en casi todas las series. Las han llevado bien, hay temporadas en las que han tenido más protagonismo (la tercera) y otras en las que su protagonismo ha sido bastante bajo (la sexta, a pesar del final). Si yo viera una serie por sus líos de faldas, no vería Lost. Puede pasarse diez o quince capítulos sin mostrar carnaza romántica, la mayor parte de sus parejas son muy fieles, las que son más infieles (Jack, Sawyer y sus oscilaciones) tampoco han sido tan, tan infieles y han resuelto relaciones que daban para mucho en dos capítulos. Para colmo, al final sobreviven Kate (sin Jack), Sawyer (sin Juliet) y Claire (sin Charlie). Matan a todas las parejas. Solo sobrevive Desmond y ni siquiera nos muestran su feliz reencuentro con Penny. Frustrante es decir poco. Si yo buscara simplemente tomateo romántico, este final me parecería una mierda. Y el colmo de los colmos es que, en el momento de la muerte, Jack recuerde su vida por su padre y Kate por un hijo que no era suyo. Solo Sawyer y Juliet recuerdan por el amor que se tenían. ¿Jack y Kate, la pareja protagonista? Ni chispas. Vamos, que encima ni siquiera eran lo más importante de sus respectivas vidas. Mi maruja interior se sentiría ofendida, sinceramente.

Agradecimientos

Vamos acabando con esto antes de quedarnos todos ciegos… iba a decir antes de quedarme sin manos, pero hace veinte páginas que escribo con los codos. Como tengo una memoria absurda, me acuerdo perfectamente de cuando empecé a escribir estas críticas en noviembre de 2005. Estaba foreando tranquilamente cuando vi que mi marcador de mensajes privados estaba iluminado. Y allí estaba la Jefa Langly diciéndome que si quería escribir una crítica semanal de cada capítulo de Lost, porque era lo que les faltaba en la página. Lo que no pensó entonces es que lo que le iba a faltar era espacio para subirlas a la web.

Si alguien me hubiera dicho entonces que Lost iba a llegar a seis temporadas, que aún me gustaría y que escribiría gustosa un comentario de cincuenta páginas sobre el capítulo final, le habría respondido “¡que te has fumaooo!”. Y si además me hubiera hablado de los más de doscientos correos de gente de medio mundo que me ha escrito durante estos años para compartir teorías o agradecer el esfuerzo, le habría dado el teléfono de un psiquiátrico. Pero así ha sido. Esto ha llegado más lejos de lo que probablemente ninguno de los que empezamos pensamos que iba a llegar y aunque a partir de ahora solo puede desaparecer, ha sido divertido mientras ha durado. Aunque no os negaré que estoy deseando acabar con Lost y tomarme unas vacaciones… y, si acaso, repasar la serie por gusto y no tomando notas mentales y pensando “hay que acabar el comentario antes del domingo”. Porque de eso sí que tengo muchas ganas. De repasarme Lost desde el primer capítulo, con todo lo bueno y todo lo malo que ha tenido.

Por tanto, voy a empezar los agradecimientos por donde se debe: a las Jefas, Langly y Tedeza, por la paliza que se han pegado todos estos años para mantener la web y el foro en funcionamiento y constante actualización, por esforzarse cada año más en sacar unos subtítulos lo antes posible hasta límites innecesarios… en serio, nadie necesita los subtítulos a las ocho de la mañana… en fin, por tomarse con la seriedad de un trabajo algo de lo que no han sacado ni un duro. Qué digo con la seriedad de un trabajo, ¡más aún! Una ovación para vosotras y otra para el equipo de subtituladores-trasnochadores. Sin la web y sin la indecente proposición de Langly aquel 11 de Noviembre de 2005, estas críticas nunca habrían existido, así que agradecimientos a ellas, por favor.

A los foreros con los que alguna vez he cruzado mensajes cuando aún tenía tiempo de entrar en el foro. He perdido la pista a algunos y ya no sé como andan las opiniones de la serie después de las tres últimas temporadas en las que he estado desconectada, pero eso no es lo importante. Cada uno tiene su opinión, y lo bueno no era que todos pensáramos lo mismo, sino pasarnos horas intentando dejar nuestros argumentos más claros que los del contrario y sin ánimo de insultar a nadie. Tiempos aquellos.

A todos los que, bien por el foro o bien por correo, me habéis señalado fallos en las críticas, muchas gracias por vuestra ayuda. Odio meter fallos en textos de este tipo, gracias por evitar que permanezcan ahí colgados sin corregir.

A todos los foreros en general, los buenos (especialmente los buenos), los malos, los esperpénticos… por teorizar, por quejaros, por señalar lo que os gusta y apuntar las dudas… en fin, por dar material para leer y para pensar (o no) en el que he encontrado algunos temas para comentar dentro de las críticas.

A todos los que me habéis escrito, bien sea para compartir teorías o simplemente para agradecer. Me gustaría haberos respondido a todos, pero desde la cuarta temporada, en la que estuve todo el año sin internet, muchos ya sabéis que apenas respondo a correos. No tengo mucho tiempo, pero quería aprovechar para dejar una respuesta común a todos esos agradecimientos que me habéis ido mandando durante años: muchas gracias a vosotros.Gracias por leeros estos tochos, gracias por comentarlos, gracias por mandarme vuestras teorías o simplemente por mandarme un mensaje de agradecimiento. Como cualquiera se podrá imaginar, escribir críticas de diez páginas de media lleva mucho tiempo, y desde que empecé a trabajar en serio y a vivir sola, mi tiempo libre ha caído en picado. Por resumir, desde la cuarta temporada, de Enero a Junio lo único que hago es trabajo y Lost. Algún fin de semana tengo tiempo para algo más, pero no mucho. Lo hago porque me gusta, nadie me obliga… pero por mucho que me guste, es bastante cansado. Y más de un fin de semana me da por pensar“que le den a la crítica, quiero (insértese cualquier actividad normal)”. Este año ha sido especialmente complicado, además, porque durante un par de meses he estado trabajando en dos hospitales a la vez, y colaborando en un blog de Cuatro durante toda la temporada. En esos dos meses, llegaba a casa todos los días a las nueve de la noche (salvo los viernes que llegaba a las siete) con la cabeza como un bombo, y a pesar de ello no podía descansar de Lost ni un día de la semana, siempre tenía algo pendiente. Entonces fue cuando más agradecí esos correos que llegaban el lunes siguiente a la publicación de cada crítica. Me animaban a pegarme otra paliza el fin de semana siguiente. Muchas gracias por todos los correos porque en muchas ocasiones habéis conseguido que días muy torcidos se enderecen con las cosas que me decís en ellos, y aunque no soy capaz de imaginarme a toda una familia imprimiendo mi crítica y comentándola entre todos, o a una pandilla de amigos esperando a ver qué escribo o a alguien leyéndose la crítica de la semana en el metro, es muy reconfortante saber que esto le alegra el día a alguien.

Y si agradezco a todos los que me leéis y me habéis escrito, por supuesto también un agradecimiento a todos los que simplemente me leéis. Uno bien grande. Por más que me lo agradezcáis, más os agradezco yo que hayáis leído estas críticas porque sin nadie que las leyera, escribirlas no tendría sentido. Hablaba arriba de que es un trabajo que, por mucho que guste, llega a cansar. Bueno, ningún fin de semana he pensado “paso, no escribo la crítica”porque en cuanto se me ocurría empezar a pensarlo surgía otro pensamiento “¡ponte a trabajar, que tienes a un montón de gente esperando!”.

Finalmente, una dedicatoria especial a mi hermana, la primera lectora de estos tochos hasta que me independicé, y que no para de preguntar “¿cuándo vas a sacar la última crítica?”, y de interesarse por el estado de mis muñones. Los muñones bien, gracias. Cada vez más cortos. Una pena que no pudiéramos ver el último capítulo juntas… pero en verano empezamos a ver la serie desde el principio, que lo sepas. Y un saludo a las dos primeras lectoras de carne y hueso que conozco, sus compañeras de piso.

Sobre el Libro

¿Libro? ¿Qué Libro? Ah, que no os basta con esto. Que encima queréis más. Pues yo me largo de vacaciones… a una isla desierta… a ser posible llena de Otros y Semidioses Juguetones… ¿todos festejando el final y a mi me ponéis a trabajar otra vez? Como dijo Superlopez en Villasoledad: ¡Dejadme en paaaaaaz!

Qué pena no poder poner un emoticono ahí arriba, con lo bien que quedaría.

Conclusión: ¿Conclusión de qué? Ah, sí, el final de Lost. Pero eso pasó hace mucho tiempo, ¿no? En fin, dejémonos de bromas. Un final de temporada, con sus partes muy buenas (los flashalternativos en general), partes buenas (ese Jack y ese Hurley, Richard y sus canas) y partes no tan buenas (lo del Corcho es demasiado fantasioso para mí y la pelea Jack-Humo Locke es demasiado tópica). Vamos, lo mismo que opinaba de “The incident”, francamente. Los últimos diez minutos de la serie preciosos, me los he visto un montón de veces y voy a seguir haciéndolo. Jack ha completado su transformación a Hombre de Fe y ha muerto (dos veces), Hurley ha completado su transformación a Líder (y también ha muerto) y Ben ha encontrado por fin a alguien que le quiera como número dos (y también ha muerto). Por otra parte, Kate, Sawyer, Claire, Richard, Frank y Miles han salido definitivamente de la isla, lo cual demuestra que ser protagonista en esta serie da muchos papeles para no llegar vivo al final. Solo han sobrevivido tres, y ninguno se escapa con su parejita del alma. Felicidades a Miles y Frank por ser secundarios y haber sobrevivido, y a Richard por librarse de su inmortalidad. ¿Con quién se encontrará en su muerte? Evidentemente con su mujer, pero espero que Jacob no esté también por allí. Mención Especial a… a… ay, que este capítulo dura dos horas… a ver, a Evangeline Lilly por su papel en el flashalternativo y su encuentro final con Jack, a Elizabeth Mitchell y Josh Holloway por volver a demostrar porqué son una de las mejores parejas de Lost, a Mathew Fox y su Jack isleño dispuesto a sacrificarse por algo que no entiende, a Jeff Fahey y Frank por su gruñona forma de sacar a todos de la isla (¿no podía haber invertido esa energía en llegar a la costa?), a Richard por su momento “cana-quiero vivir”, muy sencillo y muy bonito, a todas esas referencias a la apertura de la escotilla, especialmente ese plano descendente a la Cueva de Luz, al Ajira por no volar en pedazos nada más despegar, a la Isla por mantener su misterio para ella sola, a Claire, Charlie, Emilie de Ravin y Dominic Monaghan por su reencuentro-despertar en flashalternativo, a las Islas que no se mantienen a flote gracias a un Corcho Místico y Gran Mención del Jurado a Mathew Fox en el flashalternativo y especialmente en la escena final, a John Terry por interpretar con tanta convicción y soltura las que probablemente sean las líneas de diálogo más peliagudas de toda la serie, a Terry O’Quinn, a su Locke muerto, a esa sonrisa que suelta al despertar y ver a Jack ante sí, y a su encuentro con Ben, a Jorge García por su Hurley líder, por su Hurley alternativo y por toda su evolución en esta temporada, y finalmente a Michael Giacchino por… por ser Michael Giacchino. No hace falta más.

Me voy a ver la serie desde el primer capítulo.

Artículo original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: