El autogiro de la Laboral

agosto 20, 2010

La Nueva España

Estas semanas va creciendo la polémica sobre el giro copernicano que, de manera repentina, se ha decidido imprimir a uno de los equipamientos culturales regionales de mayor inversión pública de los últimos años: el teatro de la Universidad Laboral de Gijón. En el epicentro de las diatribas se ubica la presencia en el recinto de José Luis Moreno, productor de espectáculos televisivos y teatrales y muy popular desde hace décadas como ventrílocuo entre el gran público.

Sinceramente, no creo que la principal traba resida en la presencia o no de Moreno y sus espectáculos. No se trata, como se nos quiere hacer ver, de una cuestión de gustos (curiosa la transmutación entre los que antes defendían la vanguardia radical como eje de una programación y ahora se abrazan a la necesidad de que las grandes masas ocupen el patio y el teatro de la Laboral). El asunto tiene un calado mayor estrictamente vinculado al aprovechamiento del dinero público, que es el que pagamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos. Leer el resto de esta entrada »


Oviedo, capital cultural, ¿sin la Fábrica de Gas?

junio 22, 2010

Fuente LNE.

CARMEN GONZÁLEZ
ARTISTA PLÁSTICA, INTEGRANTE DEL FORO DE URBANISMO CRÍTICO

Este mes se inauguró en Bilbao el Centro Cultural Alhóndiga, unos antiguos almacenes de aceites y vinos se reinventaban, tras décadas cerrados, como salas de exposiciones, de cine, auditorio, piscinas, mediateca, gimnasio? Una formidable instalación que suponemos no sólo hará la vida más agradable a los vecinas y vecinas de la capital vizcaína, sino que será en el futuro un potente recurso para la promoción turística de una ciudad cada vez más insertada en la primera división de los circuitos culturales europeos. El contraste entre el acierto de los políticos bilbaínos (la Alhóndiga ha sido apoyada por todos los grupos políticos sin excepción, desde el PP al PNV, pasando por IU y PSOE) contrasta con el despropósito de nuestros gobernantes locales y regionales. A Alberto Mortera, concejal de Urbanismo, al que hasta hace poco el gasómetro le parecía poco más que un conjunto de hierros oxidados que dificultaban la visión de la Catedral, aparece ahora repentinamente entusiasmado con la idea de rellenarlo de oficinas y viviendas. Del concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, y de la consejera de Cultura del Principado sólo sabemos que no sabemos nada. Mientras tanto la empresa propietaria de un conjunto arquitectónico excepcional, Hidroeléctrica del Cantábrico, hace cuentas pensando en la cantidad de dinero que piensa embolsarse especulando con esos terrenos, que podrían ser con su patrocinio, un magnífico centro cultural, situado en el corazón histórico de Oviedo. Algo así como La Casa Encendida o El Matadero de Madrid. Un espacio para las artes plásticas, para el cine, para el teatro, para el encuentro de la gente? Nos preguntamos si el director de su Fundación, o alguno de los consejeros de ésta, un ex presidente de Asturias, un ex rector de la Universidad de Oviedo, están informados de que en Lisboa, Eléctrica de Portugal sí conserva su patrimonio, como es el caso de la Central del Tajo, reconvertida ahora en un bellísimo museo de la Electricidad.

La pregunta es bien sencilla, ¿tiene sentido postularse para la capitalidad europea de la cultura, y al mismo tiempo renunciar al aprovechamiento cultural de uno de los espacios más interesantes de la ciudad? Desde nuestro punto de vista, no. A veces se nos hace muy cuesta arriba vivir en una ciudad en la que tengamos que luchar, incluso por cosas tan evidentes.


A %d blogueros les gusta esto: